Cuando el consumo cae, todo alrededor se cae

Por Rodrigo Adriel Iturriza

 

A pesar de nuestro título, la caída del consumo de la gran mayoría de la población no es ninguna metáfora. En última instancia es, y de acuerdo al sector socioeconómico, menos comida en las mesas familiares. Las razones son muchas y todas tienen el claro perfil de ser producto de decisiones políticas tomadas por el gobierno y respaldas por ciertos actores. Pero vamos a centrarnos en una causa: la devaluación.

En efecto, la estrategia del gobierno nacional para “sincerar” la economía no es otra que ajustar una serie de variables, siendo una de ellas el valor de la moneda. Es en este contexto en el que el dólar pasó de valer $9.60 a $15.30 (cotización promedio de estos días).

El aumento en el tipo de cambio produce (entre otras cosas) un auge en los precios de los bienes importados para la producción local, con la consecuente presión inflacionaria[1], lo que deriva en la pérdida del poder adquisitivo del salario[2], frente a una divisa que se aprecia. Todo produce la caída del consumo y en la depreciación del mercado interno, lo que, combinado con la eliminación de las retenciones que empuja los importes del diario vivir a los valores internacionales, refuerza una tendencia que se viene afianzando desde diciembre pasado: la concentración de la riqueza.

En base a esto, estamos en lo cierto si percibimos que existen grandes beneficios para algunos, que en este caso son los mayores exportadores del sector agro (de ahí su impulso y apoyo a las medidas del actual gobierno), mientras que otros se llevan todas las de perder. Entre ellos podemos contar a los asalariados, jubilados, trabajadores de la economía popular e informal, industriales, y todos aquellos que tengan algún ingreso fijo. En definitiva, la enorme mayoría de los/as argentinos/as.

Ahora bien, la caída del consumo no es solo el problema que se deriva de esta decisión política e ideológica, sino que también parece ser un síntoma más de una determinada orientación de la economía nacional. Con la idea de seguir devaluando la moneda hasta 2019, lo que el gobierno federal impulsa es profundizar la presión inflacionaria y depreciar el salario. Así se dejó en evidencia cuando el Ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, dio a conocer el Proyecto de Ley de Presupuesto para 2017 donde detalla, desde ahora, el valor de la moneda estadounidense hasta el fin del mandato de Cambiemos.

cambio

Por lo tanto, con los valores que se pueden ver en el gráfico[3], es esperable un ajuste más pronunciado de la variable del consumo con las complejidades que eso acarrea para la llegada efectiva de inversiones productivas. ¿Fabricar qué para vendérselo a quién? Por otro lado, incentiva a que los que siguen teniendo la posibilidad de ahorrar tiendan a comprar dólares sin ningún tipo de control, presionando sobre las reservas del Banco Central y la necesidad de contar con dicha divisa para saciar un consumo desenfrenado de los sectores que vayan concentrando la riqueza y sobreviviendo a las medidas de corte neoliberal (forman parte del club aquellos que pertenecen, sí, al sector agroexportador).

El resultado es, en tanto las exportaciones no sigan ese ritmo, acelerar la actual fase de endeudamiento con la pérdida consecuente de los márgenes de decisión en materia de política económica.

Devaluación, caída de reservas, disminución de la inversión pública y productiva, venta ilimitada de dólares en un contexto de fuga sistemática y sin control[4], con aumento de deuda externa, en el marco de un mundo recesivo que tiende a proteger sus producciones, desplome del salario, reprimarización de la economía, pérdida de soberanía en materia de política económica. Como dijimos, mientras el consumo cae, todo cae.

[1] Disponible en: http://www.cronista.com/economiapolitica/Por-mayor-inflacion-en-el-ultimo-ano-el-poder-adquisitivo-de-los-salarios-cayo-un-8-20160909-0062.html.

[2] Disponible en: http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-299896-2016-05-21.html.

[3] Disponible en: http://www.infobae.com/economia/2016/09/15/el-gobierno-estimo-la-cotizacion-del-dolar-hasta-2019/.

[4] Disponible en: http://www.eldestapeweb.com/tras-la-salida-del-cepo-la-fuga-divisas-se-duplico-lo-que-va-del-ano-n20882.

 

Un comentario sobre “Cuando el consumo cae, todo alrededor se cae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s