Justicia por mano propia

Por Víctor E.G.

Charles Lynch, juez estadounidense, quien en 1780 condenó a muerte en la orca a una banda de Tories (integrantes del partido conservador); la ejecución fue sin juicio previo. Hoy ya pasados más de dos siglos nos encontramos en la misma escena, el ejercicio de justicia por mano propia, sin haber pasado previamente por los estrados judiciales. El juez de antaño pasó a ser el ciudadano de hoy día, quien toma la decisión de ejecutar al reo, amparándose en el derecho de defensa propia.

En un tiempo muy corto sucedieron dos lamentables asesinatos entre civiles con el pretexto del uso de la legítima defensa. El caso del médico Lino Villar Cataldo, quien fue arrestado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. El galeno mató de cuatro tiros a un delincuente. Y argumentó: “tuve que salvaguardar mi vida”. Al hecho se suma el show mediático, montado por el programa “Animales Sueltos”, conducido por Alejandro Fantino, que se emite por el canal América.

Lino Villar se presentó ante las cámaras como un arrepentido; llevó y exhibió sobre la mesa sus cuatro libros de anatomía, que fueron la prueba de su esfuerzo en sus pasados años de estudiante de medicina, y fueron rescatados de un incendio de su antigua casa en una villa de emergencia. El programa juega con el sentido común de los telespectadores, quienes en una amplia mayoría legitimaron el accionar del médico, y contó con el solapado apoyo del panelista: el abogado y periodista Eduardo Feinmann.

A medida que avanzó el programa se vislumbró la defensa mediática del acusado de homicidio. Fantino felicitó con énfasis a los abogados defensores del médico, por la defensa en los medios. Las redes sociales apoyaron y compartieron la medida drástica tomada por Lino Villar Cataldo. El jurado televisivo daba su veredicto: el cirujano es una víctima inocente.

Eduardo Feinmann corroboró y aumentó el apoyo al facultativo, y en el final del programa le dijo al médico:” le comunico doctor que su testimonio provocó mucho llanto en miles y miles de argentinos y provocó llanto en la mitad del gabinete nacional, y le cuento que se está pensando seriamente en recibirlo, no se sí eso ayuda o no ayuda.(…)Y lo que yo noté en las redes sociales cómo concepto general, era todos somos Cataldo”.

Programas después Feinmann redobló el discurso y disparó: “Uno menos, este no jode más. No roba más a nadie, no viola más a nadie, que Dios me perdone. La única víctima es el médico”. Legitimó sus palabras por los antecedentes penales del asaltante muerto.  El periodista es fiel a su idea del “uno menos”, y años atrás repetía la misma frase por el canal C5N, durante el noticiero de la tarde- noche y se alegraba cuando un delincuente era muerto.

La defensa mediática no tiene peso dentro de un marco legal, pero, sí tiene fuerza en una importante parte de la sociedad que se encuentra inmersa dentro de una escalada de violencia, que se acrecentó en forma alarmante en el transcurso de éste año. Y a éste tema están atentos los políticos de turno, como lo demuestran las declaraciones de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal,  quien pidió “no confundir a las víctimas con los delincuentes”.

El segundo caso, es el de Daniel Oyarsún, alias “el carnicero”; quien fue robado en su negocio por dos delincuentes que le habían disparado dentro del local y luego se dieron a la fuga con el botín en mano. Raudamente el carnicero abordó su auto, los persiguió vehementemente y no se amedrentó ante las varias detonaciones de quienes huían. En una maniobra, el carnicero embistió con su rodado a uno de los ladrones, que poco tiempo después muere en el hospital producto de las heridas del choque.

Como marca la ley el carnicero fue encarcelado, con la carátula de homicidio simple. En pocas horas se produjo una manifestación en apoyo a Oyarsún. En la Plaza de Zárate, vecinos y clientes dieron fe de la honorabilidad como ciudadano y comerciante, y querían la libertad del mismo. Los residentes de esa ciudad fueron invitados a pasar dentro del edificio comunal, en donde se encontraba reunido el intendente con el hermano del detenido, y además se quería hacer una asamblea para tratar los hechos de inseguridad dentro del partido y la falta de personal de seguridad que depende del poder ejecutivo nacional.

Allí se sucedieron insultos al intendente por parte de los vecinos y una imperante exigencia a la justicia para que liberen al imputado. En la turba se mezclaban los conceptos, algunos vecinos achacaban  los hechos de inseguridad a integrantes de una villa de emergencia que se alojó en su territorio poco tiempo atrás; otros pedían la presencia del ejército en las calles y otros simplemente se quejaban con la repetida y falaz frase, “los derechos humanos son solamente para los delincuentes”.

En resumen, los ciudadanos expresaban lo que oyen cotidianamente en los medios, sin pensar que dichos medios venden la inseguridad como un producto más que deja en sus arcas buenas ganancias; es costumbre del periodismo en general echar culpas a los políticos, a los aparatos de seguridad, a los jueces, fiscales, etc., sin embargo, nunca se hacen responsables de la violencia gestual y simbólica que emiten sus programas, y que colaboran en la alienación de la subjetividad de la población, llevándola a estados de odio que terminan siempre en tragedias.

Y sí todo esto fuera poco, se agregó la presión de las palabras del presidente Macri sobre el poder judicial declaradas por radio la Red en el programa de Luis Novaresio: “Quiero decir que más allá de toda reflexión que tenga que hacer la justicia, la investigación, si no hay riesgo de fuga, porque es un ciudadano sano, querido, reconocido por la comunidad, él debería estar con su familia, tranquilo, tratando de reflexionar sobre todo lo que pasó, mientras la Justicia decide por qué sucedió la muerte que hemos tenido”.

Sin lugar a dudas en éstos tiempos post modernos la tecnología y la comunicación tienen un gran efecto de impacto sobre el conjunto de la sociedad. La televisión, la radio y los periódicos, pueden ejercer presiones sobre los tres poderes de la República. Quedará en la sapiencia de los magistrados y en su valor ético y moral llevar adelante los juicios correspondientes y en ellos se debe encontrar la verdad, por intermedio de una justicia imparcial, que no esté contaminada por presiones mediáticas.

Los medios de hoy forman la opinión pública y atizan los peores sentimientos del ser humano. Un buen rating es sinónimo de suculentas ganancias y por ello están dispuestos a todo.

Un comentario sobre “Justicia por mano propia

  1. está plagada de golpes bajos que la desmerecen más allá de las formas es decir que además de quedar feo queda mal y esto no es una invitación a debatir sobre los cánones, por ejemplo decir: alias “el carnicero”, al carnicero antes de esto nadie lo estigmatizaba por trabajar en una carnicería, no necesita golpes bajos y hay una cantidad excesiva, a veces una expresión de estas -pero mascullada, entre dientes, o con rabia- puede ser válida pero para esto debe estar dosificada como un veneno y acá en vez de sanar, mata. Muy parcial pero además de parcial, bifurcada. Juega con las dos piernas, se rasga las vestiduras con la expresión “uno menos” pero después maldice que el imputado aguarde el juicio con prisión domiciliaria o algún modo parecido, si el mismo Pato es atrapado por la policía por asaltar a un comerciante, el autor de esta nota pediría que se lo excarcelase, es decir que -dejando de lado la falsa ecuanimidad esmerada y minuciosa- no defiende a los seres humanos, sino que defiende o justifica roles, el otro día, una nota que publicó Pág.12 se titulaba “El carnicero”, después no hablen del poder de los medios de comunicación. Leete esta letra y después venía a escribir sobre Pato.

    Pato trabaja en una carnicería

    Todo empezó con el chiste que decía
    lo tuyo es mío y lo mío es mío
    no comprendimos que eso sería
    lo que algún día nos heriría
    fueron los días, los días de oro
    y el sol brillaba sin preguntar
    después crecimos y nos fuimos del barrio
    pato trabaja en una carnicería
    tiempos aquellos de rosedales
    novias de Flores, primeros cigarrillos
    nunca al colegio, siempre la vida
    y las mañanas del sol aquel
    hemos crecido y visto el mundo en los diarios
    el comunismo resultó complicado
    lo tuyo es mío y lo mío es mío
    nos ha llevado a la indiferencia
    tenés excusas, los otros tienen
    que te mantengan para eso están
    sos el burgués mas corrompido que existe
    y te engañas pensando que sos un hippie
    vos explotas a todos y no das nada
    y eso es ser el peor capitalista
    cuando tenés, te hacés el burro
    vivís de arriba, que asco me das
    vos te reís del mundo y de las personas
    pero querés que el mundo te alimente
    otros te proporcionan lo necesario
    y vos seguís creyendo que es lo corriente
    que inútil sos, que mantenido
    mírate un poco, baja de ahí
    siempre estás en artista y te hacés el genio
    cultivas tu aire ausente y despreocupado
    porque te supergusta hacerte el raro
    y tu fama te tiene muy preocupado
    te haces copar, como engañas
    sos de mentira y no servís.
    Pato trabaja en una carnicería.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s