Derramick Gold

Por Ka Eme

Un nuevo derrame de cianuro en el yacimiento Veladero, al noroeste de la provincia de San Juan, vuelve a poner el foco sobre la minería a “cielo abierto” y sobre la multinacional Barrick Gold que acapara las ganancias y socializa las pérdidas.

Durante la madrugada del pasado 8 de septiembre, en el valle de lixiaviación de la Mina Veladero, se produjo un nuevo derrame de agua con cianuro a causa del desacople de una cañería; según manifestó la empresa canadiense Barrick Gold, propietaria de la mina.

No es la primera vez que ocurre un incidente de éstas características. El 13 de septiembre de 2015, también en la Mina Veladero, se produjo la rotura de un caño que conducía agua cianurada y contaminó el río Potrerillos, entre otros, poniendo en alerta a los habitantes de la ciudad de Jáchal, la más cercana al emprendimiento minero.

Los derrames de cianuro son sólo uno de los tantos problemas ambientales que el proceso de extracción llamado “a cielo abierto” trae consigo. Para llevar a cabo esta industria extractiva se dinamitan las montañas y se crea una gigantesca olla de 10 kilómetros de diámetros y hasta 10 cuadras de profundidad. Explotan las paredes de este hoyo y luego transportan las rocas a trituración, donde se obtienen rocas más pequeñas de hasta tres centímetros. Finalmente se vuelcan en una pileta y se las rocía con una solución de agua y cianuro para que el químico extraiga el oro y la plata.

La remoción y trituración de la roca lanzan grandes cantidades de polvo que permanecerán en suspensión en la atmósfera. Esto acelera la producción natural de sulfuros, que en contacto con el aire y el agua producen drenajes ácidos.

Por otro lado, las poblaciones cercanas a estos emprendimientos sufren como consecuencia el agotamiento del agua. Las grandes cantidades que se requieren para el proceso agravan el impacto sobre las comunidades locales, como sucede en la localidad de Jáchal.

Así lo demuestra el periodista Darío Aranda en su libro “Tierra Arrasada” sobre el extractivismo ambiental: “Por la escasez de agua sufren cortes programados, siete días con agua, siete días con cortes”. Y continúa: “Por ley provincial el orden de prioridad es lógico: consumo humano, producción agropecuaria y, por último, la industria. Pero en Jáchal el orden se invierte”. Según el periodista a la mina de Barrick Gold nunca le cortan el suministro de agua a pesar de que el emprendimiento consume más líquido en un día que toda la ciudad.

La discreción a la hora de realizar los cortes del servicio no es la única de las inequidades que viven los pobladores de Jáchal. Los habitantes deben abonar por el agua un canon al Departamento de Hidráulica Provincial, mientras que la multinacional no paga nada.

Siguiendo con la obra de Aranda, el periodista también sostiene que además de la cantidad, la calidad del agua también es cuestionada. La organización Madres Jachaleras aportó estudios: el agua pasó de tener 69 miligramos de arsénico por litro a tener 120 miligramos; muy por encima de lo permitido.

A la exención de abonar por el agua utilizada en el proceso de extracción, las empresas mineras sumaron otro privilegio: el día 15 de Febrero de este año el presidente Mauricio Macri anunció la eliminación de retenciones a la minería. Tan solo del 5% era el gravamen que se cobraba a las exportaciones del sector.

El cambio de gobierno en el país, trajo consigo una idea muy difundida por los años noventa: la “Teoría del derrame”. Según ésta basta el crecimiento de los grupos económicos concentrados que luego “derramarán” su crecimiento al resto de la sociedad. Por lo cual, el Estado no debe entorpecer su actividad con regulación excesiva o cargas impositivas elevadas ya que el mismo mercado distribuirá los beneficios a todos los sectores.

Es evidente que las empresas mineras han crecido en nuestro país. Sin embargo, no podemos afirmar que hayan distribuido esos beneficios a la población local. Por lo pronto, lo único que ha derramado Mina Veladero es cianuro en los cauces del río Potrerillos, contaminando el agua y afectando a los habitantes de la ciudad de Jáchal. La compañía canadiense Barrick Gold continúa con su estrategia de mercado: acaparar ganancias y socializar las pérdidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s