El selecto club offshore

Por Facundo Pajon. (somoscepoc@gmail.com)

Luego del declive financiero, ocurrido a fines del año 2008, los estados del norte decidieron ponerle un “tope” a los juegos financieros de las grandes multinacionales y empresarios;entendiendo que sus estados eran permeables a la voluntad de los movimientos de capitales que dichos actores desearan realizar.

A raíz de la gran estafa hipotecaria, en la que se vieron inmersos millones de estadounidenses, y que obligó al por aquel entonces flamante presidente Barack Obama a salvar a grandes entidades bancarias; el mundo comprendió que el capitalismo había cambiado. Ya no era aquel capitalismo que describían Marx y Weber, ni tampoco aquel demo-liberalismo capitalista del que se distinguían los populismos latinoamericanos, como el encabezado por Juan Domingo Perón en la Argentina. El mundo se encontraba en la antesala de lo que podemos denominar anarco-capitalismo financiero, como alguna vez ha definido la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner. Ahora bien, cabe preguntarnos ¿Por qué definimos a este nuevo fenómeno económico como anarco-capitalismo financiero? Las explicaciones pueden ser variadas y muchas, pero Joseph Stiglitz puede ayudarnos a esclarecerlo.

En el prefacio de su libro “Caída Libre, el libremercado y el hundimiento de la Economía Mundial” publicado en el año 2010, el Premio Nobel de Economía expone que no existe mercado que funcione bien por sí mismo, sin intervención estatal. Los mercados financieros han generado créditos sin la capacidad de solventarlos. Sabiendo que las economías de los estados dependen de su accionar, han privilegiado aumentar sus ganancias al corto plazo generando grandes burbujas financieras, que envuelven a los ciudadanos en diversos créditos que les permita mantener un estándar de vida ajeno a sus ganancias, y así, generar la famosa bicicleta financiera en donde al no poder hacer frente a los pagos, se financian con otros créditos y así sucesivamente. ¿Qué produce este accionar? Que los Estados se encuentren a “la merced” de las grandes entidades financieras y que, por ende, de lo que el crédito ficticio dure.

Al no haber regulaciones, ni controles, ni leyes que puedan alcanzar las evasiones y fugas de capitales, vivimos en una anarquía financiera. Todos aquellos actores que deseen licuar sus ganancias, y no declarar el origen de las mismas, pueden acceder a paraísos financieros. Estos son un privilegio para unos pocos honorarios de ese selecto club, que jamás es alcanzado por las crisis y las corridas bancarias. De ese ”club”, son parte familias como las de Macri y De La Rúa.

Como es de público conocimiento, a principio de año, un Consorcio Internacional de periodistas publicó una serie de documentos clasificados – conocidos como Panamá Papers – en donde diversas celebridades, empresarios,políticos, etc; aparecen vinculados a empresas offshore que radican en países del Caribe. En éstas últimas semanas, dicho consorcio, descubrió nueva información acerca de más de 175.000 compañías, trust y fundaciones que operan realizando transacciones sin controles sobre el origen de los fondos, mayor libertad para disponer de los mismos, opacidad y confidencialidad sobre el origen de las sociedades y los directorios.

Es en éste marco en donde fueron descubiertas las sociedades de la familia Macri, vinculadas con Socma y las de la familia De La Rúa, en donde figuran Airton y Antonio como nombres relevantes de la familia. Según expliclaron ambas familias ésta sociedad fue constituída para conformar una empresa de viajes. Fuera cual fuese el motivo, acceder a un paraíso fiscal, como hemos argumentado con anterioridad, es para un grupo selecto de personas que evitan los controles del Estado y, además, buscan escapar de las crisis financieras que puedan surgir en sus países de origen.

Ante este panorama podemos realizarnos diversas preguntas y reflexiones, en primer lugar, de qué sirve que un presidente realice una Convención Internacional para fomentar la inversión de las multinacionales, denominada “Mini-Davos”, si él mismo no confía en su país para tener sus depósitos y realizar sus transacciones. En segundo lugar, sería interesante pensar cómo es posible que los periódicos locales y los funcionarios hablen de supuestos casos de corrupción en la obra pública, y el destino del dinero de las licitaciones en el gobierno anterior cuando hay dos presidentes, uno con mandato cumplido y el otro en función, que tienen millones de dólares no declarados en paraísos fiscales fuera del país (a ellos sí que no se les consulta sobre la procedencia y el destino de esos fondos). Por último, es clave reflexionar acerca del sistema en el cual nos encontramos; que ya no es un capitalismo de mercado -tradicional- en donde bienes y servicios son ofrecidos y demandados en un mercado local; sino que estamos ante la merced de algunas pocas firmas bancarias que eligen qué, cómo y cuándo se producen las crisis, y el flujo del dinero que puede o no encontrarse en circulación a nivel global. En suma, sólo el selecto club, se encuentra a salvo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s