El bloqueo a Cuba: del acoso de EEUU al apoyo internacional

Por Daniel Rosetti

El maestro Don Osvaldo Pugliese decía que gracias a Cuba existía un país libre en América Latina. En Estados Unidos comparten esta afirmación, pero no están dispuestos a permitirlo, y por todos los medios intentan doblegar la voluntad del pueblo cubano de mantenerse independiente de la potencia vecina. Luego del triunfo de la revolución del Movimiento 26 de Julio, Estados Unidos apoyó la revolución de “los barbudos” y el pueblo cubano, que sacó del poder a Fulgencio Batista, el dictador que había decidido hacer sus propios negocios por fuera del área que le había permitido el gobierno de EEUU. Cuando el comandante Fidel Castro Ruz adhirió a las formas de gobierno comunista, el apoyo estadounidense se retiró. No necesitaban tan cerca una nación independiente que diera el mal ejemplo al resto de los países latinoamericanos.

En 1961, siguiendo la política de hostigamiento iniciada por su predecesor Dwight D. Eisenhower, el presidente John F. Kennedy autorizó la invasión a Cuba de un grupo de disidentes cubanos exiliados en Miami. Entrenados y armados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EEUU, los que habían sido expulsados por sus complicidades con el régimen de Batista, intentaron el asalto a Bahía de los Cochinos el 17 de abril de 1961. Ante la resistencia del pueblo cubano y la derrota de los contra revolucionarios, en menos de 72 horas, el presidente Kennedy tuvo que hacerse responsable del asalto y su fracaso.

Pero la intención de doblegar al pueblo cubano seguía. El 3 de febrero del año siguiente le impuso a Cuba la “Ley de Comercio con el Enemigo”, un estatuto de 1917, que se aplicaba ante una declaración de guerra. Apenas unos meses después, en octubre de 1962 se desató la llamada “Crisis de los Misiles”. Así fue como se conoció el intento de instalar misiles nucleares soviéticos en la isla, como respuesta a la intención de EEUU de poner una base misilística en Turquía. Después de 13 días de tensión mundial con riesgo de una guerra nuclear, el líder soviético Nikita Jruschov y el mandatario estadounidense llegaron al acuerdo de quitar los misiles si EEUU cesaba con los intentos armados contra Cuba. Veinte meses después del intento de invasión, Cuba liberó a los rebeldes capturados en Bahía de los Cochinos a cambio de 53 millones de dólares en alimentos y medicamentos, parte también del acuerdo de los protagonistas de la guerra fría.

Los ataques armados cesaron, pero el bloqueo siguió vigente y la isla sostuvo relaciones económicas casi exclusivas con el bloque soviético, mitigando los efectos del cerco comercial. Luego de la caída del “Muro de Berlín” y el derrumbe de la URSS, se intensificó el ataque estadounidense al pueblo cubano. En 1991 se promulgó la ley Torricelli, que intensificaba el bloqueo impidiendo el comercio con Cuba a todas las empresas norteamericanas establecidas en terceros países y cualquier barco que tocara puerto cubano, con fines comerciales, no podría llegar a puerto estadounidense por 180 días. El candidato Clinton, el día que el presidente George Bush promulgó la ley, dijo que era un día importante para la causa democrática cubana, mostrando la intención de intervenir en la política cubana cuando llegara a la presidencia con clara intención de doblegar la voluntad del pueblo cubano de mantener el gobierno de la revolución y a su jefe Fidel Castro.

En 1996 Clinton promulga la ley  Helms-Burtonintensificando las condiciones del bloqueo, llevándolo a escalas del comercio internacional. La ley básicamente desestimula la inversión extranjera, ya que sanciona a los países que negocian con la isla. El costo del cerrojo comercial fue de 4.680 millones de dólares entre abril de 2015 y marzo de 2016,llegando a un total de 753.688 millones de dólares desde que comenzó hace 52 años. A pesar de esto Cuba sigue siendo uno de los países con mejores índices sociales de la región, llegando a logros tales como un 100% de alfabetismo entre los jóvenes de 15 a 24 años,96 % de su población cubierta por el plan de vacunación, no hay trabajo infantil y tienen una tasa de mortalidad infantil de 6 por mil, menor que Argentina y Brasil, inclusive que la de EEUU que es de 7 por mil (datos de 2012 registrados por UNICEF).

La administración de Barack Obama está intentando desde el año 2013 un acercamiento con el gobierno revolucionario de Raúl Castro. A principios de setiembre se reestablecieron los vuelos comerciales entre EEUU y el aeropuerto cubano de Cienfuegos. El 12 de septiembre de este año, se realizó en Washington la primera reunión de Diálogo Económico Bilateral, donde representantes de las áreas políticas de comercio de ambas naciones, acordaron una agenda que tratará temas de carácter económico, financieros y comerciales, y que girarán en torno al levantamiento del bloqueo que impone EEUU. Pero el 23 de septiembre, el presidente Obama volvió a renovar el bloqueo comercial a Cuba con la extensión por otro año de la Ley de Comercio Enemigo. En un año electoral se somete a las presiones de los poderosos sectores de presión cubano-estadounidense de Miami.

Lo anacrónico de esta medida y la poca importancia que le dan las otras potencias mundiales queda expresada con las reuniones comerciales que se desarrollan en la isla. Solo en el mes de septiembre los primeros ministros de Japón y China acordaron con el gobierno revolucionario acuerdos económicos comerciales y sociales, e Irán y España firmaron acuerdos bilaterales de cooperación en distintas áreas. Sin olvidar el destacado papel que tuvo el gobierno cubano en el acuerdo de paz firmado en Colombia entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas.

En octubre del año pasado en la Asamblea de Naciones Unidas (UN) la comunidad internacional se expresó contundentemente en contra del bloqueo, donde solo EEUU y, su socio estratégico, el estado de Israel votaron a favor de mantenerlo, mientras que 191 países, sin abstenciones, se manifestaron por su levantamiento. Con esta suman 24 votaciones a favor del pueblo cubano. El 26 de setiembre de este año, la UN volvió a presentar una declaración en contra del bloqueo, por parte de los cancilleres de Trinidad y Tobago, Belice, Bahamas, Suriname, Tanzania, Seychelles y Palau.

Cuba se encuentra en una etapa de renovación política con recambio generacional en su dirigencia que está dispuesta a abrirse al mundo, pero lo hará bajo sus condiciones, como cualquier nación libre y soberana, tal como lo comprendía el Gran Maestro del Tango Argentino, Don Osvaldo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s