El gran desafío de esta generación colombiana, decirle #SiALaPaz y #AdiosALaGuerra

por Eliana Córdoba

 

El 2 de octubre los colombianos tendremos la oportunidad de ser partícipes de un cambio de paradigma en nuestra sociedad, el compromiso y la decisión quizás más importante e histórica que nos acobija como Nación, refrendar o no  los acuerdos de paz entre el Estado Nacional y Las FARC- EP, (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejercito del Pueblo) siendo esta última la guerrilla más duradera y sangrienta del continente.

Este momento histórico que estamos atravesando como Nación exige un compromiso significativo  por parte de toda la sociedad,  eleva profundamente la importancia de estar informados, tener en cuenta más voces, ampliar los debates,  escuchar testimonios,  hablar entre nosotros y para nosotros,  es un momento que invita a la reflexión de nuestra realidad y entendimiento del por qué existe una guerra en nuestro país y su prolongación en el tiempo, reconocer, entender y reflexionar sobre las víctimas y consecuencias que ha traído consigo la destrucción de lo que es vivir en una sociedad con un “conflicto armado interno”

El desconocimiento de nuestra historia y bloqueo de la realidad de esa Colombia rural alejada y olvidada por gran parte de la sociedad urbana durante décadas, es una de las razones por las cuales la guerra persiste, nos acostumbramos a vivir con indiferencia, ignoramos las problemáticas de nuestro pueblo y la desgracia que padecen millones de colombianos que habitan y conforman el 40% del territorio donde la ausencia del Estado ha sido permanente desde los inicios de conflicto, de ahí entonces el empoderamiento de los grupos armados en dichas zonas ocasionando desplazamiento forzado de campesinos, desapariciones, homicidios, masacres, violaciones, extorsiones, secuestros, e innumerables formas de violencia que desencadena la guerra, la cual a hoy sigue siendo financiada en gran parte por el narcotráfico, principalmente cocaína, de la cual su mayor demanda proviene de Estados Unidos.

Es importante entonces ampliar mucho más la mirada de lo que creemos saber de nuestro país, y las consecuencias de un conflicto armado de más de medio siglo. Según los datos del informe “Basta Ya”, publicado por el CMH (Centro de Memoria Histórica), la guerra ha provocado  más de 220.000 muertos, la mayor parte civiles, unos 30.000 secuestros, más de 30.000 desaparecidos, más de 6 millones de desplazados y un número no establecido pero enorme de mujeres violadas. No podemos ser indiferentes a ese sufrimiento, especialmente duro en las zonas rurales.

Somos el único país del continente que vive todavía en conflicto, sin embargo, el pasado 24 de Agosto, después de 4 años de negociación, conversación y diálogo en La Habana entre Las FARC- EP y el Estado Nacional  se dio a conocer el  Acuerdo de paz final y definitivo que establece 6 puntos primordiales para el proceso de transformación que contribuye a una mayor integración de nuestros territorios, una mayor inclusión social  y fortalecimiento de nuestra democracia para que se despliegue en todo el territorio nacional y asegure que los conflictos sociales sean trabajados en el marco de las vías institucionales con las garantías necesarias para quienes participen en política, debemos entonces hacer una valoración global que tome en cuenta los beneficios de la paz, la calidad del  acuerdo y  su entendimiento.

Es importante darse a la tarea de la participación y el diálogo entre los diferentes sectores de la sociedad y entender como contribuyen a la construcción de confianza y a la promoción de una cultura de tolerancia, respeto y convivencia en general, esto es una tarea que implica un cambio cultural en nuestra sociedad ya que indiscutiblemente 52 años de guerra han abierto brechas de desconfianza en toda la población, en especial en los territorios más afectados por el conflicto. Para romper esas barreras se requiere abrir espacios para la participación ciudadana más variada y espacios que promuevan el reconocimiento de las víctimas por parte de toda la sociedad, entender lo ocurrido y la necesidad de aprovechar la oportunidad que tenemos todos los colombianos de empezar una nueva historia en paz.

Este proceso de transformación en el escenario político de Colombia marca objetivos claros que deben resolverse a corto, mediano y largo plazo, en el futuro inmediato, entender y refrendar los 6 puntos establecidos en el acuerdo para que el 2 de Octubre nos acerquemos a las urnas con claridad en cada uno de estos puntos y en qué consisten:

Reforma rural integral: Comprende la transformación social y estructural del campo, con el fin de cerrar la brecha que existe entre el campo colombiano y la ciudad, consiste en integrar las regiones del territorio que han sufrido la ausencia del Estado por más de medio siglo y brindar oportunidades de desarrollo y sostenimiento con un plan establecido que pretende contribuir a la erradicación de la pobreza, promover igualdad,  asegurar los mismos derechos para todo el territorio colombiano, construir ciudadanía, mercado, justicia pública, economía legal, educación, e inclusión.

Participación política: Uno de los grandes problemas en Colombia ha sido el bloqueo de participación política a cualquier ideología que tenga un pensamiento de izquierda, bloqueo generado por la guerra y la violencia,  la construcción y consolidación de una paz estable y duradera exige una ampliación democrática que permita el surgimiento de nuevos escenarios políticos y de esta manera enriquecer el debate sobre los grandes problemas nacionales, fortaleciendo así el pluralismo y la representación de las diferentes visiones e intereses de la sociedad generando una inclusión política necesaria y justa en nuestro país.Esta ampliación  democrática implica por supuesto el compromiso de la dejación de las armas y la proscripción de la violencia como método de acción política para todas y todos los colombianos, transitar a un modelo de fuerza a un modelo democrático con las garantías plenas de quienes participen en este escenario.

Sin justicia para las víctimas y participación política para los que dejen las armas no hay acuerdo, este proceso garantiza las dos cosas, las FARC – EP se somete a la justica transicional y a cambio de esto debemos respetar sus vidas y garantizar su participación política, para ello tendrán 5 curules en cámara y 5 en senado por dos periodos, después tendrán que hacerlo a través de los votos, esto nos lleva a la reflexión de pensar que la apertura del escenario político a ex miembros de las FARC –EP una vez hayan sometido al tribunal de justicia transicional, es una oportunidad para defender y hacer válidas sus ideas por medio de la democracia, y no 15.000 guerrilleros armados fomentando la guerra en territorio colombiano rural.

Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y la Dejación de las Armas: La transición y re incorporación de ex guerrilleros a la población civil, exige y compromete cerrar un capítulo de violencia, en el que las ideas serán defendidas con argumentos e ideales que trascienden a toda la sociedad, dejando atrás el hostigamiento y las armas, la reincorporación ratifica el compromiso de las FARC-EP de cerrar el capítulo del conflicto interno, convertirse en actor válido dentro de la democracia y contribuir decididamente a la consolidación de la convivencia pacífica, a la no repetición y a transformar las condiciones que han facilitado la persistencia de la violencia en el territorio como es el caso del narcotráfico.

Solución del problema de las drogas ilícitas: Cuando se habla de Colombia, se habla de drogas, de cocaína, de narcotráfico y este sin duda ha sido el caldo de cultivo para fomentar la guerra y que esta persista,  los acuerdos plantean un modelo que asegura el remplazo de esos cultivos ilícitos por cultivos que generan desarrollo económico en el campo colombiano, compromete no solo a ex combatientes si no también asegura que las 65.000 familias que hoy en día viven empleadas por Las FARC-EP,  tengan posibilidades de desarrollo económico y reconstrucción de sus tierras.

Las zonas  de mayor producción son el suroccidente del país (sobre todo Nariño, Putumayo, Cauca y Caquetá), el Guaviare, el centro del Chocó, el sur de Bolívar, noreste antioqueño y el Catatumbo, según el censo de cultivos ilícitos que hace cada año la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc). En todos ellos hay una presencia de las FARC y son frecuentes sus acciones guerrilleras. El compromiso de las FARC de ayudar a esclarecer el vínculo entre el narcotráfico y el conflicto, podría arrojar información valiosa sobre rutas, lavadores de activos (Muchos de ellos camuflados en la alta sociedad), sobre las alianzas con la Fuerza Pública, los empresarios y los políticos que son cómplices de los ilegales y así ir construyendo un camino de transparencia.

Esta transformación en la forma de abordar los cultivos ilícitos podría ayudar a mejorar en el mediano plazo la relación entre las comunidades de las zonas más remotas del país y la Fuerza Pública pues ya no se les tratará de entrada como criminales sino que por el contrario es un trabajo en conjunto para el fortalecimiento de las tierras del campo colombiano.

Reparación de víctimas: El presidente Juan Manuel Santos ha destacado en varias ocasiones que este acuerdo pone a las víctimas en el centro del escenario, bajo esa primicia el acuerdo crea el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que contribuye a la lucha contra la impunidad a través de  mecanismos judiciales que permiten la investigación y sanción de las graves violaciones a los derechos humanos  y  mecanismos extrajudiciales complementarios que contribuyan al esclarecimiento de la verdad de lo ocurrido, la búsqueda de los seres queridos desaparecidos y la reparación del daño causado a todas las víctimas y su territorio.

Todo un procedimiento de esclarecimiento que nunca antes había tenido Colombia, la oportunidad también de conocer la verdad, y contarla para que quede en la memoria de todo el pueblo.

Verificación e implementación: Si bien existe un compromiso de cada una de las partes, es fundamental la verificación de la implementación de cada punto establecido, para ello se  crea una “Comisión de implementación, seguimiento y verificación del Acuerdo Final de Paz y de resolución de diferencias”, integrada por representantes del Gobierno Nacional y de las FARC-EP Adicionalmente crea un mecanismo de acompañamiento para que la comunidad internacional contribuya de distintas maneras garantizando la implementación del acuerdo final, como es el caso de La ONU quienes estarán al frente del proceso de verificación de dejación de armas y transición a la vida civil de los exguerrilleros.

Teniendo en cuenta cada uno de los puntos mencionados es claro que nuestro objetivo como sociedad a corto plazo es sin duda entender estos acuerdos y ser partícipes como colombianos en este proceso de transformación, desarmar la guerrilla más duradera del occidente con el fin de empezar a reconstruir una historia nueva en la que la lucha del pueblo sea orientada a la igualdad, la transparencia, la justica, la reivindicación hacia las víctimas de estos 52 años de guerra que ha padecido todo un país.

No todos los días tenemos la oportunidad de cambiar la historia de una sociedad, no todos los días nos vemos enfrentados a tomar decisiones que fijen transformaciones contundentes hacia el futuro, no todos los días tenemos la oportunidad de reivindicar nuestra historia  de dolor y sufrimiento por la esperanza y convicción de un país mejor, la oportunidad es ahora y somos nosotros los colombianos los que estaremos tomando una decisión histórica al decir #SiAlaPaz y #AdiosALaGuerra.

Un comentario sobre “El gran desafío de esta generación colombiana, decirle #SiALaPaz y #AdiosALaGuerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s