El Edén, a contramano

Por Rodrigo Adriel Iturriza

“Si el Papa es argentino y Dios es brasileño, Ecuador es el paraíso, donde todos son bienvenidos”. Así lo afirmaba el actual Presidente de ese país, Rafael Correa, en un ya lejano 2014.

Dicha nación se presenta en nuestra región como una de las pocas que, hasta el momento, logra resistir la restauración de gobiernos de tipo neoliberal. Pero su protagonismo, y el de su gobierno, no se limitan a esta única condición. En efecto, Ecuador asumió formalmente la presidencia pro-tempore del G77 + China por primera vez en su historia[1] el pasado 23 de septiembre.

El G77 es una organización intergubernamental de “naciones en vías de desarrollo” de la ONU “que proporciona los medios para que los países del Sur puedan articular y promover sus intereses económicos colectivos y mejorar su capacidad de negociación conjunta (…)”. Mientras que su presidencia se define por ser “el máximo órgano político dentro de la estructura organizativa”[2].

Más allá de esta novedad, hay una larga tradición por parte del Gobierno de la Revolución Ciudadana por enfrentar a las clásicas estructuras de poder. Sin embargo, en este nuevo rol, con la filosofía del Buen Vivir y levantando las banderas del Socialismo del Siglo XXI, el modelo ecuatoriano (económico pero no solamente) comienza a jugar un nuevo episodio de su universalización desde el Sur Global. No es noticia –pero tampoco es una constante- que un proyecto político se proponga transformar las relaciones de poder, menos aún en un escenario tan complejo como el internacional.

El trabajo a desempeñar no es nada sencillo porque, entre otras cosas, asistimos a un presente con un neoliberalismo fortalecido. Se trata, en definitiva, de mostrar al mundo y a la región una alternativa, un modelo, viable y legítimo en términos económicos, políticos y sociales para vivir juntos.

Es necesario resaltar que el proyecto neoliberal (occidental) es de tipo existencial. Con esto queremos decir que sus postulados van más allá del campo de la economía, e imprimen transversalmente la política, lo “verdadero” y “objetivo”, la dimensión subjetiva de los individuos, la cultura, la producción de conocimiento, la definición de lo humano, etc. Por ello, todo lo que se presenta como “lo Otro” carga consigo el rótulo de “ideologizado”, “inmoral” o “inhumano”. Toda alternativa (existencial) cae irremediablemente en el campo de lo ilegítimo.

Tanto en Ecuador, como en nuestra América, esto se traduce en un conflicto constante por: el control de los recursos; las formas de democracia y configuración republicana; la conquista de Derechos; la organización de nuestras estructuras productivas; y la institucionalización educativa. Por lo tanto queda en agenda de este pequeño país dos roles interrelacionados: uno dentro de la región y otro fuera de ella.

Por un lado, enfrentar esta presión a la unipolaridad totalizante de Occidente. Y la tarea empieza por lograr hacer que formas de vida tan disímiles (como las de Asia, África y América Latina) logren una equivalencia entre ellas a los efectos de impulsar acciones conjuntas en el escenario internacional.

Claro está que este camino no depende del país sudamericano, ni se agota en lo que proponga el G77. Depende específicamente de una multiplicidad de instancias y actores (incluso mucho más poderosos). En este sentido, además, recordemos que oponerse a algo, implica ofrecer otra cosa distinta. Y el camino de la construcción de esa distinción (existencial) exige colocar en el centro la cuestión de la pluralidad de formas de vida.

Por otro lado, esta nueva posición en el plano internacional deja al Ecuador a la vanguardia en lo que respecta a los gobiernos No-Neoliberales de la región. Esto es especialmente cierto al momento de llevar a cabo un trabajo articulado entre dichos actores.

Es claro que existe un modus operandi bien aceitado en estas latitudes que hace posible el viraje a la derecha de nuestros países (Brasil, Argentina, Paraguay, etc.). Sean los mecanismos más o menos “institucionales”, constitucionales o democráticos, existen condiciones objetivas y subjetivas que, bien activadas, logran generar los cambios que hoy vivenciamos. No obstante lo cual, también es resultado de esas condiciones que América Latina haya vivido un período de gobiernos “progresistas”. Por lo que en un contexto adverso en términos internacionales (caída del precio de las commodities, debilitamiento del BRICs, caída del crecimiento chino, etc.) es necesario consolidar fuertes sujetos políticos que resistan el proyecto neoliberal, e instituyan una alternativa. Más complejo aún –pero necesario- es lograr que esos sujetos políticos confluyan en una estrategia compartida. De esta manera, es central volver a construir fuerza o “nuevas mayorías” desde una pluralidad de sectores, con presencia en una multiplicidad de instancias y terrenos políticos, y articularlas en una estrategia regional a los efectos de recuperar y profundizar los procesos de los primeros años de este milenio.

Ecuador tiene, por tanto, a partir de este nuevo lugar, un doble rol: aportar a la articulación regional de actores políticos y orientar al G77 + China hacia la coalición de agendas/identidades de cara al modelo existencial neoliberal. Así, mientras el Dios carioca y la tierra del Papa juegan a la par por sumarnos al esquema occidental, el “paraíso” tendrá que desentenderse de los otros polos de la trinidad y hacer su aporte para impulsar una forma no imperial y soberana de relacionamiento entre los Pueblos. Es decir, andar a contramano.

[1] http://www.telesurtv.net/news/Ecuador-asume-presidencia-del-Grupo-de-los-77-mas-China-20160923-0032.html.

[2] http://www.cancilleria.gov.co/international/multilateral/consensus/g77-china.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s