¿Quién defiende a los trabajadores?

Por Facundo Pajon (somoscepoc@gmail.com)

“No existe para el peronismo más que una sola clase de hombres: los que trabajan” dice la cuarta verdad mencionada por el Consejo Superior Peronista en las “Veinte Verdades”, donde el movimiento conducido por Juan Domingo Perón indicaba abiertamente cuál era el sujeto hegemónico, en su construcción populista: el pueblo “trabajador”.

A través de esta concepción, en nuestro país se ha dado una particularidad: la mayoría de los sindicatos se han autodenominado “peronistas”, excluyendo a las grandes ideologías y movimientos de origen europeo en la conducción de sus gremios. Esto se debe al rol y al ejercicio de poder, que el presidente Perón les otorgó a las centrales obreras. De esta manera, se han convertido con el paso del tiempo, en actores-clave en la política argentina y en la conformación del Partido Justicialista.

En este sentido, desde el “peronismo sin Perón” proclamado por Vandor durante la década del 60; pasando por los más de 13 paros de Ubaldini al gobierno de Alfonsín, y la división de la Confederación General del Trabajo (CGT) durante los noventa, en conciliación y resistencia al menemismo; la articulación gremial, junto a sus demandas, movilizaciones y articulaciones políticas; han demostrado ser un factor fundamental para asegurar la gobernabilidad y la estabilidad de los gobiernos. Incluso, la ruptura de la alianza entre Cristina Fernández de Kirchner y el referente de camioneros, Hugo Moyano, produjo fuertes tensiones que culminaron en paro de transportes, desabastecimiento y reclamos irreconciliables -como puede ser el caso del impuesto las ganancias- hasta el fin de su mandato.

Con la llegada de Mauricio Macri al sillón de Rivadavia, los sindicatos pautaron una reunificación de la mesa de la CGT, con el argumento de “combatir el ajuste” y las “políticas neoliberales” que el establishment venía a proponer. Sin embargo, no fue lo que ocurrió. A 10 meses del inicio de su gestión, el Presidente, puede jactarse de no haber sufrido ni un solo paro nacional. Pero… ¿A qué se debe esto? ¿Es un acierto de la gestión de Macri? ¿O es una alianza de “gobernabilidad” entre los sindicatos y el gobierno?

En principio, la historia del sindicalismo en nuestro país, ha estado siempre ligada a dos cuestiones claves: a la construcción de un pueblo y al ejercicio del poder político. Y esto será clave en el análisis de la cuestión.

Ahora bien, ¿qué se entiende por sindicato? La mayoría de las personas, conciben al sindicato como aquel gremio u organización que defiende los derechos de los trabajadores, y al mismo tiempo, es la voz de sus reclamos ante las instituciones que influyen sobre su trabajo. Además, puede asumirse que, de acuerdo a la forma de accionar de los sindicalistas en defensa de sus derechos laborales y en búsqueda de nuevos, existen diferentes tipos de sindicatos; que partidizan su accionar y ubican en diferentes frentes u organizaciones sus propuestas e ideas. Siguiendo el estudio de Disch sobre el modo de articulación populista y la construcción política en base al antagonismo, puede observarse que todos los partidos- inclusive los sindicales- buscan desde su particularidad alcanzar un universal, que les permita obtener representatividad popular, y compiten por ello.

Siguiendo con éste aspecto, la ruptura del acuerdo existente entre camioneros y el gobierno kirchnerista supuso una ruptura en los lazos existentes que los unía, y el gremio más grande de transportes de todo el país, decidió utilizar el paro y la movilización a fin de coaccionar diversas políticas públicas en su favor, antagonizando el escenario político. Sin embargo, la pregunta que surge es ¿cómo se explica la inacción de los sindicatos ante la baja del consumo, la devaluación (o inflación) y el estancamiento de las paritarias?

Al antagonizar el escenario político, camioneros, junto al sector de la CGT que se desligó del kirchnerismo y se ubicó detrás de él, busco disputar la demanda hegemónica del pueblo trabajador, que por aquel entonces era -acorde a lo que la opinión pública reflejaba- la mejora de los salarios y la quita del impuesto a la ganancia. En éste sentido, el sector alejado del gobierno anterior, buscó afianzar su representatividad, en palabras de Disch universalizarla, en la opción partidaria que más antagonizaba con el Frente para la Victoria, es decir, el PRO, de Mauricio Macri.

Luego de ganar las elecciones, el gobierno de la alianza Cambiemos, lejos de convocar al sector ue había antagonizado con el kirchnerismo pretendiendo universalizar en sus propuestas la representatividad del pueblo trabajador, decidió gobernar a través del establishment económico y los CEOs de las grandes multinacionales. Con lo cual dejó en una encrucijada al sindicalismo, ya que admitir una “enemistad” con el actual gobierno de Mauricio Macri, posibilitaría que muchos de los sectores que habían visto en su antagonismo con el anterior gobierno una representatividad en sus demandas, pudieran desconfiar de sus propuestas y reivindicar lo hecho por la gestión anterior. Pero, por otra parte, no atender a las nuevas demandas que surgen desde los sectores populares: el tarifazo, la devaluación, la inflación, la suspensión de paritarias y los despidos; también le genera al sector sindical disidente un nuevo problema ¿Cómo puede hegemonizar las demandas de un pueblo, si “convive” con el gobierno que está generando este nuevo escenario?

En síntesis, es necesaria una última -pero crucial- reflexión: si por un lado, el gobierno con las medidas políticas de ajuste económico (o transferencia de recursos) y de flexibilización laboral declaradas, no atiende las demandas del pueblo trabajador; y por otro, el sindicalismo, al no querer perder su vocación de universalizar su representatividad en dicho pueblo, no pretende cambiar de enemigo -es decir seguir confrontando con el kirchnerismo- y por lo tanto, no antagoniza con el macrismo y no reconoce la gravedad de las políticas económicas implementadas por el establishment; la pregunta que surge es: ¿quién defiende a los trabajadores?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s