Poder Económico y Representación Política.

por Emiliano Delucchi

A lo largo de la historia moderna, grupos de personas se han asociado por motivos tan disímiles como pudieron ser la etnia, la religión o la nacionalidad, y como fruto de esa asociación han logrado relevancia en la vida económica de su comunidad. Esto les ha valido entrar en disputa con otros grupos para controlar las instituciones existentes o crear nuevas, por lo que puede observarse que tras conquistar poder económico, todo grupo reclama poder político como consecuencia de que sus nuevas condiciones materiales tienen incidencia sobre su representación política en el sistema social.

Así, las burguesías de fines del siglo XVIII reclamaron una expresión política que ponderara a quienes tenían amplias riquezas, pero carecían de atribuciones institucionales frente a las monarquías, por lo que la primera generación de derechos humanos está íntimamente ligada con la creación de límites a los poderes de la corona. Los orígenes de la libertad de expresión, entonces, tienen mucho menos que ver con el resguardo a la incondicional difusión de ideas de todos los ciudadanos que con el dominio de los dueños de las imprentas para utilizarlas como órganos que plasmaran sus ideologías sin censura real.

Del otro lado del Atlántico y durante el mismo periodo histórico, la burguesía estadounidense lograba, tras un largo robustecimiento, reclamar exitosamente poder político ante el Imperio británico, logrando la independencia en 1776. Ya en nuestros pagos, luego de que una fracción de la oligarquía bonaerense asentada en la ciudad-puerto hiciera lo propio ante el mando español, se inició un periodo de guerras civiles en las que los caudillos del interior intentaron sin éxito conseguir una expresión política de las economías regionales proto-industriales, objetivo sólo conseguido por el Paraguay de Francisco Solano López y aplastado posteriormente por las elites liberales de Argentina, Brasil y Uruguay con apoyo británico en la guerra de la Triple Alianza (1864-1870)

En nuestro país el triunfo oligárquico-liberal fue casi total por lo que a partir de 1880 logró establecer un Estado a su imagen y semejanza, así, quienes habían detentado el poder económico desde la independencia lograban institucionalizarlo. Pero la tranquilidad no duraría demasiado, ya que la combinación de las grandes migraciones de colonos con el agotamiento del modelo agroexportador, seguido por la dificultad de importar productos manufacturados debido a la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y a la posterior caída de Wall Street (1929) produjeron el nacimiento de una nueva clase social en nuestro país: el obrero industrial.

Si bien en ese entonces debería hablarse de talleristas más que de obreros, es notorio como su participación en la renta nacional aumentó sin parar en las primeras cuatro décadas del siglo XX, produciendo la conquista de parte del poder económico por un grupo social nuevo, lo que derivó en el reclamo del político. La consecuencia directa de este proceso fue el surgimiento del movimiento peronista mediante el cual esas fuerzas, totalmente relegadas por las expresiones institucionales existentes, saltaron a la vida política del país y su punto más alto fue la redacción de la constitución de 1949 en la que se buscó institucionalizar las victorias políticas obtenidas durante esas décadas.

Como el avance de la nueva clase obrera fue precario en comparación con el triunfo de los sectores dominantes durante el siglo XIX, a partir de ese momento la historia argentina habría de transcurrir en torno a una lucha entre dos modelos bien diferenciados: el de las elites liberales, que en mayor o menor medida siempre retuvieron el poder económico y nunca han podido imponerse en elecciones limpias; y el nacional popular, victorioso en todas las votaciones libres desde la aprobación de la ley Sáenz Peña en 1912, aunque encarnado en diversos frentes políticos con hegemonía del radicalismo en la primer mitad del siglo XX, y del peronismo durante la segunda.

Tras el triunfo de la alianza Cambiemos en el siglo XXI asistimos a la primera consagración electoral de las elites por vía democrática, por lo que los grupos sociales que lograron poder económico luego de la crisis de 2001 a través de menor desigualdad del ingreso, incremento sostenido del salario real, inclusión al mercado laboral y aumento de consumo, entre otros, no vieron en el FPV un representante de sus intereses en los comicios de 2015, sino que ese lugar fue ocupado por la alianza, que era un ¿claro? representante de los beneficios de las clases dominantes.

Una pregunta clave se genera en torno a los motivos por los cuales buena parte de las clases medias y populares no lograron identificar al frente gobernante como lugarteniente político de sus intereses económicos, lo que los llevó a votar en masa a un candidato que no solo no era tal, sino que tras la asunción de la administración está llevando adelante un modelo neoliberal que transfiere enormes sumas de dinero desde todos los sectores sociales hacia el más rico.

La respuesta es compleja, pero podríamos comenzar pensando en las particularidades del Cono Sur, donde un enorme porcentaje de la población se define a sí misma como perteneciente a los sectores medios, al mismo tiempo que esa clase, entendida como construcción simbólica más que como realidad concreta, ha intentado históricamente emular los usos y costumbres de las élites, si a eso le sumamos la enorme maquinaria comunicacional al servicio del poder económico la colonización de las subjetividades populares alcanza dimensiones más que preocupantes.

El desafío debe ser, entonces, construir una conciencia nacional-popular que incluya a los sectores medios y los no-obreros en un proyecto de país industrial y con un mercado interno fuerte que beneficie a todos. Un desarrollo con el pueblo como único motor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s