El bipartidismo español: la principal víctima de la crisis economica

Por Daniel Rosetti

El rey de España se encuentra en la más difícil de las coyunturas institucionales desde el fin de la dictadura de Francisco Franco y su personalista forma autoritaria de gobierno que duró hasta la reforma de la constitución en 1978. En esa reforma el artículo 99 capacita al rey,luego de las elecciones parlamentarias, a proponer un candidato para que forme gobierno si logra la mayoría absoluta en el recinto. En caso que esto no suceda puede proponer a otros candidatos hasta que alguno logre esa mayoría. Estas elecciones se desarrollan en dos modalidades. En la primera, el candidato que obtiene la mayoría absoluta, que puede lograrse a través de alianzas con otros partidos políticos y tiene dos meses para lograrlas, el rey, como Jefe de Estado, lo proclama Jefe de Gobierno. La otra es en caso de no lograr es mayoría, entonces se produce una segunda votación donde el jefe de gobierno es elegido por mayoría simple, es decir alcanza con que algunos parlamentarios se abstengan de votar para que surja el candidato que proclamará el monarca. Si esto no ocurre, el jefe de estado debe disolver la corte electoral y llamar a nuevas elecciones.

Desde la recuperación democrática española, este mecanismo nunca se había desarrollado completamente. Siempre luego del llamado del rey, en el parlamento se habían puesto en marcha distintas articulaciones con los representantes regionales y obtenido la mayoría necesaria. Esto afianzó el sistema bipartidista donde el cargo de primer ministro de gobierno se dividió entre el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Popular (PP).

Pero luego de la crisis financiera internacional de 2008 surgieron distintos movimientos sociales que confluyeron en lo que se conoció como el movimiento del 15M, cuando el 15 de mayo de 2011 en la Puerta del Sol madrileña y en distintos puntos de España, el Movimiento de Indignados realizó una multitudinaria protesta contra las medidas económicas que desde la Comunidad Económica Europea se tomaron en rescate del sistema financiero en detraimiento de la población. De este heterogéneo grupo nace Podemos. Una nueva agrupación que vino a romper con el bipartidismo. Identificados como la nueva izquierda y los movimientos populista latinoamericanos, se plantearon como una alternativa a Izquierda Unida (IU), la tradicional alianza de partidos de izquierda español.

En 2006 en respuesta al secesionismo catalán surge el Partido de la Ciudadanía (Ciudadanos; C’s). Defensores de las autonomías regionales, pero opuestos a los independentistas, consideran que pueden representar a toda España. El partido se presenta como una construcción de centro izquierda, pero la sociedad española lo percibe como representantes de la derecha por sus propuestas económicas y el matiz progresista lo sostienen a partir de reivindicaciones de ciertos derechos individuales.

Tanto Podemos como Ciudadanos son, en este proceso, protagonistas de la definición sobre quien llega a la jefatura del gobierno español. Luego de las elecciones del 20 de diciembre de 2015, ningún partido tradicional logró la mayoría y las nuevas agrupaciones lograron la suficiente cantidad de bancas para que nadie pueda dejarlos fuera de cualquier discusión por el acceso al gobierno. La ruptura del bipartidismo puso en evidencia que entre el PSOE y el PP, fuera de los nombres, no había diferencias políticas.

Las elecciones del 20 de diciembre, donde el PP obtuvo la primera minoría, no avanzaron hacia la conformación de las alianzas para que surja un primer ministro. Los intentos fallidos llevaron, el 3 de mayo de este año, al rey Felipe VI a llamar nuevamente a elecciones. Estas se realizaron el 26 de junio y volvió a plantearse un escenario similar al de diciembre. Si bien el PP obtuvo un número mayor de parlamentarios, quedó lejos de los 176 delegados que necesita para lograr mayoría absoluta. El PSOE, fue el principal derrotado que, aunque quedó segundo en porcentaje de votantes, perdió 5 lugares. Podemos hizo alianza electoral con IU y se esperanzaron con el segundo lugar. Aunque sumaron más bancas, la suma de los dos partidos logró menos votos que cuando fueron por separado en la primera elección. A Ciudadanos no le fue mejor, atrapados por el “voto útil”, gran parte de la población que lo había apoyado en diciembre votó por el PP para que forme gobierno.

Hoy España se encuentra nuevamente cerca del límite para tener que convocar a una tercera elección. Pero ciertas negociaciones de cúpulas podrían dejar nuevamente a Mariano Rajoy en el gobierno. En el PSOE se produjeron rupturas entre quienes se niegan a apoyar al PP y quienes ante la imposibilidad de lograr los apoyos necesarios por parte de Podemos o Ciudadanos, podrían abstenerse y permitir en la segunda instancia llegar a Rajoy al gobierno. Los primeros son representados por el candidato en las elecciones del PSOE, Pedro Sánchez, mientras que los segundos son representados por un viejo adversario suyo, Javier Fernández .Las reuniones dentro del partido aún no definieron una posición. Ante el caso que el PP consiga la mayoría simple, Ciudadanos apoyaría abiertamente a Rajoy

En Podemos también surgieron diferencias entre el candidato Pablo Iglesias y uno de sus más importantes referentes, Iñigo Errejón, sobre qué hacer en las regiones y las alianzas locales con el PSOE por la ciada del acuerdo nacional.Pero más allá de esto no están dispuestos a allanarle el paso a Rajoy. Iglesias, Errejón y el resto de sus cuadros están dispuesto a seguir construyendo a Podemos como una alternativa sólida y duradera. Desde las elecciones para eurodiputados de 2014, donde Podemos junto con Izquierda Unida lograron colocar 5 representantes, la construcción se ha solidificado y seguirán en este camino.

Podemos intenta recuperar el valor del término populismo de las connotaciones negativas que dan en los medios europeos, que adrede confunden la demagogia de los partidos de derecha nacionalistas con los representantes de los sectores populares. Identificado con los movimientos populistas latinoamericanos, se manifestó en repudiodel golpe institucional a Dilma Rousseff, apoya a Nicolás Maduro y el proceso bolivariano,apoyó activamente de paz colombiano y participó del III Encuentro Latinoamericano Progresista realizado en Ecuador a fines de septiembre.Iñigo Errejón fue disertante en el Foro Internacional Emancipación e Igualdad, celebrado en nuestro país en 2015

Si bien hubo conversaciones con entre Podemos y PSOE, el objetivo de Podemos fue armar un proyecto común y no solo un reparto de cargos. Ante la falta de acuerdo, Iglesias llamo a los diputados del PSOE a romper con la disciplina partidaria y forzar una tercera elección, si fuera necesario. Los plazos se acortan. Antes del 31 de octubre debería haber gobierno, si esto no ocurre Felipe VI llamaría a elecciones para el 13 de diciembre.

Luego de un año de negociaciones, no se logró un acuerdo político para definir cuál es la posición que tomará España frente a la Troika en la Unión Europea. Formado por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), imponen a los naciones partes duras reformas económicas que cada vez se alejan más del estado de bienestar. El PP quiere seguir firmemente sus indicaciones. El PSOE nunca se opuso abiertamente y fue Felipe González, uno de sus mayores referentes, cuando era primer ministro, quien hizo ingresar a España a la Comunidad. Algunas encuestas ponen a Rajoy como ganador si hubiera nuevas elecciones, dato que el primer ministro usa para evitar este trámite.

La crisis del 2008 dejó en España altos noveles de desocupación, agravado en la franja de los menores de 25 años. El PP está atravesado por acusaciones de corrupción a muchos de sus funcionarios. Podemos es el que reclama al estado el papel de garante de educación y salud pública y acceso a una vivienda digna. Lo inverso de lo que el bipartidismo viene haciendo.

¿Podrá la sociedad española romper sus temores e imponerse a la voluntad de la Troika que beneficio a los artífices de la crisis 2008? ¿Dará este largo debate lugar para que surjan nuevas ideas políticas y un nuevo camino económico social? No hay demasiados datos para ser optimistas en el corto plazo, pero la ruptura del bipartidismo es un buen punto de partida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s