Una semana de alto voltaje

Por Eliana Córdoba

Activa, enérgica, intensa y muy movida, serían algunas de las palabras para describir la semana posterior al plebiscito que triunfó en Colombia con un NO el pasado 2 de octubre, con una diferencia mínima de tan sólo 54.000 votos, dentro de un total de 12.808.858 votos válidos.

Ese día no se podía explicar lo que sucedía en el país, era evidente la sorpresa de un NO a los Acuerdos de Paz entre LAS FARC –EP y el Estado Nacional, que ya se habían firmado una semana atrás en Cartagena y fue noticia en el mundo. “Colombia firma La Paz”,eran los titulares de los diarios,  pero faltaba el voto, hicieron la fiesta antes.

Los ánimos se mostraron completamente irascibles en la sociedad, unos con una tristeza absoluta y otros celebrando como si fuese un triunfo de la selección de fútbol, lo cual sumaba bastante a la sensibilidad del momento, hubo quienes se eliminaron de Facebook , , no compartieron taxi esa semana o se dejaron de hablar..

Los voceros del NO, no tenían muy claro qué decir, la noticia también fue sorpresiva para ellos, su plan a seguir se notó improvisado, y apenas una semana después se conocieron sus propuestas. Lamentablemente, eran No muy brillantes, No muy viables y No muy concretas.

El 3 de octubre se levantaron todos con la pregunta ¿y ahora qué? Era el título de varias notas, el análisis a cubrir en los medios, las columnas de opinión arrojaban diferentes críticas, la incertidumbre se hizo unánime y una sensación de estar en el limbo fue quizás lo que generó acción.

Un grupo de estudiantes universitarios convocó una marcha en Bogotá a través de redes sociales para el 5 de octubre, tomando como punto de encuentro el Planetario. #LaMarchaDelSilencio fue la consigna, un hecho significativo y destacable, pues hacía muchos años no se veía una manifestación que congregara tanta gente en un mismo lugar y con un mismo fin, la paz. Esta lograría tener eco en otras ciudades del país, logrando así una movilización de carácter nacional.

Si bien la marcha fue convocada por estudiantes, al encuentro se sumaron familias enteras, personas de todas las edades, organizaciones, comunidades LGTBI, entre otros.  Juntos marcharon hacia la Plaza de Bolívar, donde lograron que miles de personas reemplazaran las arengas por el silencio. Un silencio que solo se rompió para cantar el Himno Nacional y escuchar la oración por la paz que Jorge Eliecer Gaitán había leído 68 años atrás en esa misma plaza repleta de banderas blancas y de gente en silencio. “Señor presidente: Aquí no se oyen aplausos: ¡Solo se ven banderas blancas que se agitan!” leía un estudiante trepado en la tarima, mientras sostenía una pancarta que decía: “Por todo lo que nos une y contra todo lo que nos separa”.

Después de un tiempo la gente empezó a cantar y se empezó a escuchar en coro “¡Queremos la paz, acuerdo ya!”, “¡Queremos la paz, ni un paso atrás!” y “Amigo, campesino, la paz está contigo!”. Estas frases fueron colmando la Plaza de Bolívar de vida, y de clamor por la paz.

Se trató de una marcha que tuvo un gran impacto en toda la población, un hecho que  sirvió como inspiración para seguir avanzando y unir fuerzas desde todas las regiones, la movilización ciudadana empieza así a tener un gran protagonismo en este nuevo escenario político que transita Colombia.

Cuando el pueblo colombiano se encontraba con la esperanza más enaltecida después de las marchas, los ánimos estables para darle continuidad al aceleramiento del proceso de paz, apareció una noticia reveladora: Juan Carlos Vélez, ex gerente de comunicación de campaña  “La Paz es de Todos” del Centro democrático, que buscaba el NO, reveló la “estrategia” que fue implementada, dando a conocer sus maniobras de mentiras y su objetivo: “apelamos a la indignación, queríamos que la gente saliera a votar berraca  (de mal genio)”. Como prueba de ello dio un ejemplo contundente: “un concejal me pasó una imagen de Santos y ‘Timochenko’ con un mensaje de por qué se le iba a dar dinero a los guerrilleros si el país estaba en la olla. La publiqué en Facebook y tuvo un alcance de seis millones”. Estas fueron sus declaraciones en una entrevista con el periódico La República.

El ex gerente, que se entiende porque es ex, reveló el detalle con el cual llevaron a cabo la implementación de su gran estrategia comunicativa. Desinformar era la tarea, tener un mensaje que calara en cada segmento identificado por estrato y ubicación geográfica. “En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios”. Según él, esa había sido una recomendación de asesores panameños y brasileños.

Reveló los nombres de las cinco empresas que habrían financiado principalmente la campaña del No: la Organización Ardila Lülle, Grupo Bolívar, Grupo Uribe, Corbeta y Codiscos. Asimismo dijo que la campaña, la “más barata y efectiva de la historia”, había costado 1.300 millones de pesos.

La revelación de la estrategia produjo una fuerte indignación, al punto que se presentaron tres demandas contra el Centro Democrático por fraude, y una gran ola de movilización que se sigue haciendo presente en una semana de suma intensidad en Colombia.

El 7 de octubre llega con la noticia que es primera plana en el mundo, el Presidente Juan Manuel Santos gana el Nobel de Paz. Esta noticia  llega como una bomba de oxígeno para revivir con más convicción que nunca el camino de la paz, un premio que significó el respaldo del mundo ante la situación de incertidumbre que atraviesa el país latinoamericano.

Es un impulso para los jóvenes, para las comunidades indígenas, para los campesinos, para las organizaciones de Derechos Humanos, para las agrupaciones que se han venido gestando durante este tiempo con el fin de apoyar la causa más importante que convoca a todos los colombianos como nación, en un momento histórico en el que se vive la política como hace mucho antes no se sentía en el  país.

Es un reconocimiento para quienes han padecido la destrucción y la violencia de la guerra, un gran gesto del Presidente Juan Manuel Santos dedicarle ese premio a los protagonistas de este conflicto, las víctimas, que como siempre ha hecho hincapié, están  en el centro de los Acuerdos y es con ellos y ellas que hoy sigue habiendo una deuda absoluta, hasta que la paz en Colombia sea un hecho real.

Esta semana habrá nuevas marchas, nuevas delegaciones y representantes de estudiantes agitando sus banderas blancas, comunidades indígenas marchando desde la sierra nevada de Santa Marta hacia Bogotá para sumarse. Habrá movimientos culturales con expresiones artísticas que invitarán a la memoria por las víctimas en la Plaza de Bolívar, esa misma Plaza que ha sido punto de encuentro constante de todos los colombianos y colombianas que piden y marchan por la paz de su pueblo. Allí se instaló un campamento que reúne compatriotas de todos los sectores sociales y pretende seguir presente para exigir la celeridad en los Acuerdos y decir #LaPazEstaEnLaCalle  #AcuerdoYa.

Ante la incertidumbre cualquier cosa puede pasar, y todos los hechos que han ocurrido en Colombia en estos 10 días son la muestra de ello. Es entonces una gran ocasión para citar otro merecido Nobel colombiano:

“Era como si Dios hubiera resuelto poner a prueba toda capacidad de asombro y mantuviera a los habitantes de Macondo en un permanente vaivén, entre el alborozo y el desencanto, la duda y la revelación, hasta el extremo que ya nadie podía saber a ciencia cierta donde estaban los límites de la realidad”

Gabriel García Márquez, Fragmento de 100 años de soledad.

Semana de alta intensidad y movimiento en Colombia, un país donde la realidad sin duda supera la ficción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s