Ajuste Tecnológico.

Por Víctor E. G.

En la Argentina los planes neoliberales estuvieron siempre presentes durante todas las dictaduras cívico militares. En 1955, con la “Revolución Libertadora”; en 1966 con “La Revolución Argentina”; en 1976 con “El Proceso de Reorganización Nacional”.

La represión ideológica provocó la “fuga de cerebros”. El fenómeno también se dio en los gobiernos democráticos de corte neoliberal; la emigración se produjo por los ajustes económicos. Como fue el caso del menemismo de los noventa, y ya comenzado el Siglo XXI, con la Alianza de Fernando De la Rúa. Pero: ¿De qué hablamos  exactamente cuando hablamos de la fuga de cerebros?

La fuga de cerebros, según la enciclopedia británica es: la salida de personas instruidas o profesionales de un determinado país hacia otro, en busca de unas mejores condiciones de vida o de salario. Generalmente el flujo se produce en los países en vías de desarrollo, hacia los países ya desarrollados; con una característica especial, la fuga se produce en un solo sentido, es decir, el territorio del que se emigra siempre es el mismo. Las razones pueden ser varias, sin embargo, las más destacables son: la persecución política en los tiempos dictatoriales yen las épocas democráticasla bajade recursos por la falta de interés en los trabajos tecnológicos.

En los mandatos  del presidente Néstor Kirchner y de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la tecnología tuvo un rol protagónico.En 2007se creó el Ministerio de Ciencia y Tecnología e Innovación Productiva. También se inauguró Tecnópolis. Se lanzaron al espacio los satélites Arsat I y ArsatII. Además, salió al aire la Televisión Digital Abierta, que llega a todos los rincones del país en forma gratuita. Y lo más importante, se repatriaron 1316 científicos a través del programa Raíces. Los intelectuales argentinos fueron tratados como correspondía acorde su sabiduría. Se le mejoraron los sueldos y se les ampliaron las esferas de trabajo

Hoy nos encontramos  en una situación distinta. El Arsat III se encuentra parado por faltas de fondos, el gobierno busca socios colaborativos para reiniciar el proyecto. En la historia de los discursos quedaron las palabras de Macri, cuando era Jefe de Gobierno de la CABA, quien dijo:“Hay un despilfarro, empresas tecnológicas que no hacen falta y empresas satelitales que no funcionan”. Del dicho pasamos al hecho, el gobierno del Pro de a poco avanza en el desmantelamiento del Estado y en la  extranjerización de los recursos.

Ya pasó un año de las promesas de campaña del presidente Macri, quien había prometido una inversión del 1,5 por ciento del PBI destinados a ciencia y tecnología. La palabra jurada no se cumplió.

Sí, se aplicó la vieja y mal conocida receta por intermedio del ajuste conservador. La “inversión” pasaría al 0,59 por ciento en 2017. En este marco miembros de la comunidad científica y tecnológica (CyTA), denuncian: “que el presupuesto asesta un duro golpe al corazón de la ciencia argentina, pone en riesgo los logros de la última década y atenta contra cualquier política de fomento del desarrollo económico soberano”.

Pero, aquí no se detiene la tijera neoliberal, lapoda también llega al CONICET, quien se verá seriamente afectada su capacidad de incorporar nuevos investigadores y becarios así también la de financiar sus tareas. Al INTA, se le recortaran un 25 por ciento en su presupuesto. Itedef ; Fabricaciones Militares; el Instituto Nacional del agua, y la Comisión de Energía Atómica, sufrirán serios “sinceramientos”. El eximio matemático Adrián Paenza  dijo: “no se hace ciencia en una burbuja, esto forma parte de la política de un modelo.Si vas a comprar todo afuera, si te endeudaste, la ciencia es superflua. Es un gasto y no una inversión”

Queda claro que para la alianza Cambiemos el saber tecnológico es sólo un costo, cómo en los tiempos del Ministro Cavallo, los científicos serán mandados a lavar los platos, El macrismo colocó a los intelectuales en “la antesala de un nuevo escape”, los situó en la búsqueda de mejores horizontes, en donde la ignorancia de la derecha no se encuentre destruyendo el conocimiento argentino a causa  de sus ansias de revancha hacia  todo lo bueno que dio  la ciencia en estos últimos años.

Al cierre de esta nota el gobierno del “cambio” dio un paso atrás y otorgó más dinero al presupuesto. Aunque, la comunidad científica no quedó del todo conforme. El régimen de la derecha apela a la “Teoría del Goteo”, desea que rebalse la copa del rico para que pueda ser saciada la sed del pobreque se encuentra de rodillas debajo de la mesa. A la tecnología no le sirve la limosna del gobierno, quien ha hecho un juramento que no fue cumplido, dentro de un ámbito primordial paraun indiscutible avance del país y para insertar verdaderamente a la Argentina en el mundo globalizado. La tozudez y la mezquindad de los neoliberales provocara una nueva fuga de cerebros y a esa ausencia intelectual, que diezmara el desarrollo de la Nación  la pagaremos todos los argentinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s