La revolución mexicana viene oliendo a jazmín.

Truena el cañón, préstame tu fusil 
Que la revolución viene oliendo a jazmín 

Juana Azurduy – Félix Luna

Por Sabrina Perez (Lic. En Ciencia Política)

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) anunció el pasado 14 de octubre que por primera vez en sus 22 años de actividad política y militar en México, se presentarán a elecciones para la presidencia de la república, y llevarán como candidata a una mujer indígena.

Así lo resolvió el Consejo Nacional Indígena (CNI) en su último encuentro realizado en Chiapas, un estado situado geográficamente al sur del país, e histórico bastión del EZLN. Aún no han elegido a la mujer que los representará en el proceso electoral de 2018;  se prevé que su nombre surja de una intensa consulta popular en todos los territorios bajo su influencia.

A través de un comunicado, sostuvieron que “Es tiempo de construir una nueva nación y de fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista, de que paguen los culpables por el dolor de los pueblos de este México multicolor”.

El documento también habla de la necesidad de resistir a “la ofensiva capitalista que se vuelve cada día más agresiva y se ha convertido en una amenaza civilizatoria no sólo para los pueblos indígenas y campesinos sino para los pueblos de las ciudades que deben también crear formas dignas y rebeldes para no ser asesinados, despojados, contaminados, enfermados, esclavizados, secuestrados o desaparecidos”.

El movimiento Zapatista surge por primera vez en Chiapas, en 1983, con el objetivo de establecer una lucha armada contra el neoliberalismo y el despojo de tierras, discriminación y violencia institucional a la que históricamente fue sometido el pueblo indígena. También exige la consideración y participación de las múltiples etnias aborígenes en la organización política del Estado.

Se definen como anti-capitalistas y marxistas; su nombre reivindica a la figura de la revolución mexicana, Emiliano Zapata; y su histórico portavoz fue el Subcomandante Marcos. Hace años ya que no recurren a las armas, en cambio construyeron comunidades autónomas del Estado denominadas Caracoles, y “Juntas del Buen Gobierno” que funcionan como órgano político de dichas comunidades. Estas se rigen bajo sus propios criterios de justicia, ofrecen servicios de salud y educación para la población que es principalmente de origen indígena.

En cuanto a la situación de México, el gobierno actual está encabezado por Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de corte neoliberal y caracterizado por el ajuste y las privatizaciones. Si consideramos la cuestión económica, 56 millones de mexicanos se encuentran en condiciones de pobreza, lo que representa el 46% de la población total.  A esto se suma la corrupción, el narcotráfico y la grave situación de los derechos humanos.

Respecto a esto último, los organismos especializados encabezados por Open Society Justice Initiative denuncian crímenes de lesa humanidad tales como: asesinatos, desapariciones, tortura y otros tipos de maltrato perpetuados principalmente por cárteles de drogas pero también por el gobierno mexicano. En la última década, 150 mil personas fueron asesinadas en ese país, y 28 mil personas continúan desaparecidas, según datos oficiales. Las organizaciones de DDHH afirman que estas cifras son engañosas y el número es aún más elevado: “Nadie sabe cuántas personas han desaparecido en México desde diciembre de 2006”.

La situación es grave, y la derecha neoliberal que ha hegemonizado el gobierno mexicano por décadas no ha hecho más que empeorarla. La candidatura del EZLN a la presidencia propone una alternativa radicalmente distinta en cuanto a la ideología, formas de organización y objetivos de gobierno. Si bien cuenta con una importante base de apoyo popular, es indiscutible el poder del establishment político y económico (incluido en estos el narcotráfico), y no les será nada fácil enfrentarlo.

Además cabe preguntarse si Estados Unidos se va a quedar de brazos cruzados ante la posibilidad de tener un gobierno de izquierda y contrario a sus intereses justo en su país vecino al que ha dominado y utilizado a conveniencia en forma sistemática. Pero lo cierto es que México necesita urgentemente revertir los males que lo acechan y que impiden a su pueblo realizar una vida justa, digna y plena.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s