Fihav 2016, otra forma de entender la globalización.

Por Daniel Rossetti

Cuando comenzó el dialogo entre Cuba y Estados Unidos, el imaginario de los sectores concentrados de la economía puso a sus comunicadores aliados a construir imágenes donde las multinacionales invadían la isla, dando por triunfador al capitalismo sobre la voluntad del pueblo. McDonald’s, Coca-Cola y Ford, entre otras; reemplazarían a los íconos de la revolución. Pero no, ese bastión de resistencia enseña que puede haber una inserción dentro de la economía planetaria, priorizando la decisión soberana y los intereses del pueblo sobre la ambición de los dueños de capital internacional.

En ese camino, se llevó a cabo entre el 31 de octubre y el 4 de noviembre pasado la XXXIV Feria Internacional de La Habana (Fihav 2016). Este foro que comenzó en 1982, se transformó en el mayor evento de promoción de inversiones del Caribe. Con la participación de 75 países que representan a 4.500 expositores y 355 empresas cubanas relacionadas con los 15 sectores productivos que se divide la producción local, recibieron más 150.000 visitantes en los veinticinco pabellones de los 28.000 metros cuadrados del centro de exposiciones Expocuba.

La Fihav 2016 enfocó su principal actividad en el Primer Foro de inversiones, espacio principal de para el desarrollo y establecimiento de vínculos comerciales con Cuba, con el objetivo de diversificar las inversiones de capital y así evitar la dependencia de uno pocos mercados. Todo esto se encuentra alineado con la conceptualización de un modelo de expansión económica y proyecciones de desarrollo industrial y tecnológico que se extienden hasta el año 2030.

Durante la inauguración del evento, el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Rodrigo Malmierca, enfatizó en la necesidad de contar con la colaboración de socios comerciales serios y comprometidos con Cuba. El ministro reconoció que esta edición sobrepasó los límites físicos de Expocuba, lo que demuestra la importancia de la mayor exposición del Caribe. Reconoció que la crisis internacional y el huracán Matthew afectaron la economía cubana, aunque destacó que la renegociación de la deuda con el Club de Paris abre nuevas oportunidades de inversión con los países.

En esta edición, la feria sumó nuevas naciones luego del acercamiento que se produjo entre los gobiernos cubanos y estadounidenses, aunque el gobierno revolucionario no ha dejado de reclamar por el fin del bloqueo. Si bien en el discurso ante la Organización de Naciones Unidas el Ministro de Relaciones exteriores, Bruno Rodriguez, destacó la abstención de la delegación de Estados Unidos; remarcó que las medidas de obstaculización de las inversiones siguen vigentes. Recordemos que en la última votación del 26 de octubre, por la finalización del bloqueo, toda la asamblea voto a favor de su levantamiento, menos Estados Unidos y su aliado Israel que esta vez se abstuvieron. Esto puede tomarse como una buena señal, reflejada en el éxito de la Fihav, pero todavía insuficiente, más aún si se considera el costo económico total de la ilegítima medida.

Se destaca que dentro de los nuevos expositores se presentaron las naciones africanas de Etiopía, Gabón y Tanzania. El embajador de Etiopía en Cuba, Dawano Kedir Haji, se manifestó en favor del avance entre las relaciones entre ambas naciones, destacando el desarrollo en el sector metalúrgico.

Otro importante expositor fue Japón, país que tuvo su propio día en le feria. Desde la visita de su primer ministro, Shinzo Abe, en septiembre de este año y su reunión con el Comandante Fidel Castro Rus, se fortalecieron los lazos de cooperación entre ambas naciones. Esto se cristalizó en las declaraciones del presidente de la Orga­ni­za­ción de Promoción del Comercio Exterior de Japón (Jetro, por sus siglas en inglés), Hiroyuki Ishige, quien destacó que la potencia asiática ocupó un pabellón completo de la exposición. El embajador japonés, Masaru Watanabe, realizó declaraciones donde propuso a su país como un socio confiable en relaciones ganar-ganar, haciendo referencia a la presencia de empresas como Hitachi, Sumitomo o Mitsubishi entre otras.

Rusia, viejo aliado del gobierno revolucionario, también tuvo un día destacado. En esa jornada se firmaron distintos tratados de cooperación, ampliación de inversiones y desarrollo, como la modernización en sectores del transporte ferroviario o el azucarero donde se suscribieron acuerdos de cooperación con las empresas cubanas Azuimport y la rusa Ruselprom. También hubo importantes avances en el favorecimiento del sector comunicaciones con la firma del acuerdo entre la empresa rusa Vniira S.A (Instituto de Investigación de Aparatos de Radio) y la empresa nacional Aviaimport, para el mejoramiento del sistema de comunicaciones en los aeropuertos.

Otro día fue dedicado al país con mayor inversión en la isla, España. Con una representación de más de 150 empresas, 39 de ellas que llegan por primera vez a la feria, ocupó 5 de sus pabellones, afianzando el intercambio comercial entre la isla y el país ibérico, que llegó a más de 1.000 millones de euros en 2015. Desde 2011 las inversiones con España se incrementaron más del 50%, incluida los acercamientos con las regiones autonomistas de Valencia y Murcia, en los sectores de hotelería, logística y agroalimentos, según confirmó el delegado del Instituto Español de Comercio Exterior, Francisco Javier Garzón.

China, otro importante protagonista y socio de Cuba, obtuvo gran protagonismo con la presencia de la empresa de transporte público Yutong Internacional, que hace más de una década está presente en la isla. La atracción de la empresa fueron los ocho modelos que se diseñaron de acuerdo a las necesidades de transporte del mercado cubano, tanto urbano como interprovincial, donde se destacaron un modelo totalmente eléctrico y otro para transporte ciudadano con capacidad de 105 pasajeros, 35 de ellos sentados, y de bajo impacto ambiental.

En el cierre de la feria el día 4 de noviembre, se hicieron entrega de los premios a los mejores productos, pabellones y stands, siendo el país anfitrión el más premiado y reconocido. Venezuela fue reconocida por su solidaridad en las relaciones bilaterales en tanto que a los países del Caribe por ser su primera participación en la muestra. El ministro Malmierca remarcó el crecimiento sostenido de la muestra, no solo en el número de países y expositores, sino que amplió sus propósitos y se han consolidado sus resultados, además de constituir una muestra de auténtica amistad entre las naciones. Para el representante del Mincex resultó estimulante que los participantes de Fihav no solo exhiben sus bienes y servicios, sino que también traen consigo la visión de la forma de aplicarlos en beneficio del desarrollo de Cuba y la resolución de sus problemas económicos concretos, al reconocer las propuestas que se corresponden con sectores estratégicos como energía renovable, construcción, transporte, turismo, alimentos y nuevas soluciones tecnológicas para la recuperación del país y la protección del medio ambiente. La necesidad de facilitar y acelerar las inversiones de las iniciativas extrajeras para integrarse a los procesos productivos buscan ayudar al fortalecimiento de la industria cubana y reducir las importaciones.

Cuba sigue siendo ese lugar de resistencia contra el avance de la globalización dentro del paradigma neoliberal. La cooperación entre las naciones, para la revolución es la cooperación de los pueblos, no la concentración de ganancias en pocas manos. Los “Principios generales de política para la inversión extranjera”, impulsan el desarrollo de fuentes de energía sustentable, la autonomía alimentaria, y conciben a la inversión extranjera como una fuente de desarrollo cubano. Cada uno de sus 24 puntos remarca la soberanía del pueblo sobre los intereses individuales de los inversores.

Cuba tiene la suficiente imaginación para dar vuelta las imágenes que proyectan sobre la salida del bloqueo los sectores dominantes de la economía. El pueblo cubano sigue decidiendo que tipo de economía necesita para seguir creciendo. Para el pueblo revolucionario, la globalización es el llamado fraternal de la humanidad en pos del bien común.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s