Capitalismo Salvaje

Por Maximiliano Fiuxench

La mayoría de las personas están acostumbradas a convivir con el modelo económico y político en el que nacen, pasan la vida acoplándose a esa estructura, muchas veces sin conseguirlo, y mueren sin haber cuestionado las obligaciones que le fueron impuestas. El poder lo tienen unos pocos, el resto sobrevive como puede con lo que le dan, o con lo que consiguen por su cuenta muchas veces creyendo estar “fuera del sistema”, que quieran o no, los absorbe también.

Como marionetas, los habitantes de todo el mundo son controlados al antojo de unos pocos, que ponen y sacan presidentes, ministros o políticos de cualquier índole según convenga, declaran guerras y destruyen naciones enteras si es necesario, ya que tienen tatuado en su frente “el fin justifica los medios”.

Los datos son contundentes: el 0,7% de la población de la Tierra posee el 45,2% de las riquezas del mundo, mientras que el 71% de los habitantes se conforman con el 3% de la fortuna que existe en el planeta; y si se amplía un poco esta cúpula de poder la brecha es aún mayor, ya que el 8% más rico acumula casi el 85% del capital.

Acerca de esta cuestión, el teólogo y escritor brasileño Leonardo Boff publicó en su columna semanal: “16 grupos controlan casi todo el comercio de materias primas (cereales, minerales, energía, tierra y agua). Debido a que toda la comida obedece las leyes del mercado, sus precios suben y bajan a merced de la especulación, quitando a vastas poblaciones pobres el derecho a tener acceso a una alimentación suficiente y saludable”.

Boff se basó en una síntesis realizada por el economista Ladislau Dowbor, que además de producciones propias, utilizó estudios llevados a cabo por el Instituto Federal Suizo de Investigación Tecnológica y el Credit Suisse (uno de los bancos más ricos del mundo); que proporcionan datos alarmantes.

El planeta está controlado por poderosas organizaciones: 147 grupos (de los cuales el 75% son bancos) controlan el 40% del sistema corporativo mundial; los 29 más grandes generan un promedio de 1,8 billones de dólares, más que el PBI de Brasil (1,6), que es la octava potencia económica mundial, y mucho más que Argentina, que poseía un PBI de 583 mil millones en 2015, y este año bajó un 1,5%.

Que el 1% de la población tenga la misma cantidad de capital que el 99% restante es abrumador, pero no es algo que sucede en todos los países, ya que aunque en todo el globo existe desigualdad, casi la mitad de los más acaudalados residen en Estados Unidos: según el sitio Forbes de las 50 personas más ricas, 26 son de esa nación.

El resto del medio centenar se divide entre Alemania, que aporta 6 al conteo; China y sus 3 multimillonarios; Italia, Francia, Brasil, India y Hong Kong con 2 exponentes; y cierran la lista de naciones que tienen por lo menos un adinerado entre los 50 más ricos España (con Amancio Ortega y su fortuna de 67 mil millones de dólares), México (con Carlos Slim y sus 50 mil millones), Suecia, Canadá y Arabia Saudita.

La brecha entre ricos y pobres se agiganta a cada día, y aunque cada cierto tiempo distintas crisis azoten al planeta, esto sólo acentúa esa distancia, ya que estos escenarios entierran aún más a quienes menos tienen, mientras que los más poderosos sobrevuelan el terremoto social sin salir perjudicados, y en muchos casos incluso con ganancias exorbitantes. ¿Quién dijo que el capitalismo salvaje había quedado atrás?

 

Fuentes:

http://www.servicioskoinonia.org/boff/

http://www.forbes.com/

https://www.credit-suisse.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s