La posverdad o la forma de explicar mucho con poco

Por Lautaro Pérez

El Diccionario Oxford ha coronado un neologismo como palabra del año. Se trata de post-truth, la posverdad, definida como “circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”.Es una manera de entender lo sucedido en el Reino Unido con el Brexit, la elección presidencial en los Estados Unidos, el no a la paz en Colombia, el no a la reelección de Evo Morales en Bolivia y hasta la presidencia de Mauricio Macri.

Se pueden observar por lo menos 3 circunstancias que abonan la posibilidad de que surjan las posverdades. La primera es la polarización del espectro político y social. Los plebiscitos, referendos,  ballotage, etc.,  la contienda entre una posición y otra colabora en la aparición de estas posverdades. La segunda, el uso masivo de las redes sociales. Éstas permiten verdades a media, mentiras, rumores, etc., a través de la comunicación viral (de hecho el contenido negativo es 27 veces más viral que el contenido positivo del mismo tema[1]) que posibilita llegar a millones de personas para convertirse en “firmes convicciones”, a pesar de que carecen de verificación o comprobación; y una vez adquieren la calidad de posverdades, están blindadas de su contraste con la realidad objetiva. Por último, la creciente debilidad y/o fortaleza de los medios tradicionales de comunicación.Los mismos no pueden doblegar en algunos casos estas posverdades, como sucedió en EE.UU., o la utilización de los mismos, por parte del poder económico-financiero, para amplificar las mismas como sucedió en Bolivia con la invención del supuesto hijo no reconocido de Evo Morales, luego desmentida por el mismo autor.

La posverdad funciona mayormente en clave negativa, casi no se encuentran contenidos positivos.  Por ejemplo en EE.UU, durante las elecciones entre Hillary y Trump se llegó a decir que los Clinton le habían pagado 400 millones a ISIS. En el Brexitque el Reino Unido pagaba 50 millones de libras diarias como cuota de membresía a la Unión Europea. En Colombia, el gerente de campaña del no a la paz, Juan Carlos Vélez, dijo que “la estrategia era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación y la impunidad”[2].

En Argentina, Mauricio Macri en la campaña para jefe de gobierno de 2011 realizó una serie de encuestas telefónicas truchas apuntando contra el candidato opositor en ese entonces, Daniel Filmus. En la encuesta se preguntaba “¿Sabía usted que el padre del candidato Daniel Filmus es arquitecto y trabaja en el proyecto de viviendas por el que Sergio Schoklender se encuentra investigado? Ahora que sabe esto, ¿usted lo votaría?”[3].  En la campaña presidencial del año pasado se llegó a decir que Argentina no crecía hace 4 años, 6 meses después el INDEC de Macri demostraba lo contrario, el país había crecido en el último año (2015) más de 2%. Pero la aparición de estas cifras provistas por el INDEC macrista no fue suficiente, el discurso que penetró en el sentido común es que hacía 4 años que no se crecía, se puede observar como todavía se sigue manteniendo la posverdad. En la misma sintonía, está el discurso de que en la última gestión de CFK no se generaron nuevos puestos de trabajo, una posverdad que todavía hoy se sigue repitiendo a pesar de que el SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) demuestre que en 2015 se generaron 172 mil nuevos puestos de trabajo sólo en el sector privado.[4]

En resumen, no podemos exigirle veracidad a este tipo de relatos, discursos o a un meme, sería no entender cómo opera la posverdad. Lo que se busca es que el relato cierre por sí mismo, no necesita que sea chequeado, ya no se trata de buscar y encontrar la verdad, sino de que se sienta y crea verosímil.

 

[1]https://medium.com/@foier/es-el-algoritmo-estupido-dae3f788a229#.cpof3jq1m

[2]http://www.telesurtv.net/news/Campana-del-No-en-Colombia-apelo-a-la-mentira-20161006-0028.html

[3]https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-276884-2015-07-11.html

[4]https://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-284417-2015-10-22.html

3 comentarios sobre “La posverdad o la forma de explicar mucho con poco

  1. Posverdad, es un concepto que ha sido banalizado por los mismos medios que la declararon ‘palabra del año’…

    no refiere meramente a que enceguecidos por la pasión de una contienda la verdad sea la primera víctima…

    viene primeramente de algún elegante salón de Oxford, en la sala alfombrada de un día brumoso, el equivalente inglés de Roberto Giordano se habrá preguntado qué era la ‘verdad’…

    en ese mismo momento retumbaron los truenos sobre las escuelas de magia y hechicería…

    recordaron a Descartes que duda de lo que ven sus propios ojos y tocan sus propias manos, el derrumbe de los cánones religiosos, incluso la deconstrucción del ‘sentido común’ que proveía una ‘verdad’…

    incluso la física teórica también aporta sus verdades posibles, incluso plantea la posibilidad de que algo sea verdad y no lo sea simultáneamente.

    a esto obviamente también aporta el desprestigio de los medios de comunicación.

    incluso las teorías psicoanalíticas y las tácticas de interrogatorio de la CIA en cierto modo giran sobre una verdad o la imposibilidad de la verdad o el valor moral de resistir a la tortura e incluso de aceptar la muerte…

    el revisionismo histórico, la divulgación de nuevas teorías genéticas que se entrelazan con la política y la filosofía…

    las teorías de género que causaron gran estupor en la población al informar que la expresión popular ¡macho, gritó la cartera! era políticamente incorrecta…

    incluso la expresión “creo en la Ciencia” podía poner en problemas a la hora de explicar los asuntos científicos más elementales…

    nihilísmo.

    hay dos tipos dice Nietzche, uno que banaliza y otro que libera o algo así…

    simultáneamente otros decían que la cruz de la crucifixión representa la materia: tierra, agua, aire, fuego.

    sin contar con las ideas surgidas en la India, hace miles de años, y ahora de moda sobre que todo es “maya” o sea ilusión…

    estos nos llega a través del multiculturalismo.

    en definitiva se destinaron ingentes esfuerzos para pensar, despensar, repensar, sobre la verdad…

    no debería sorprendernos tanto que el público sea indiferente a las noticias o que seleccione las de su agrado, para más dentro de lo que es la “política espectáculo”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s