Muchas más

Por Florencia Dávalos

“Cada 37 horas muere una mujer en la Argentina por el solo hecho de serlo. Meses atrás presentamos un plan nacional para erradicar la violencia de género pero necesitamos hacer  más, comprometer cada vez a más personas, era parte del texto publicado el 11 de noviembre en la cuenta de la red social Facebook del presidente Mauricio Macri, el cual iba acompañado de un link que redireccionaba a un evento generado por el Ministerio de Modernización de la Nación para desarrollar soluciones “digitales e innovadoras”  que supuestamente, siguiendo la cita publicada por el jefe de Estado iba a tener un enorme impacto e iba a ayudar a cientos de mujeres a salir de situaciones violentas, y a muchas otras a no “llegar a ese lugar”.

Al igual que todas las medidas anunciadas en la campaña electoral, y todas aquellas que se sumaron en boca del actual presidente a lo largo de este primer año del  gobierno de Cambiemos, este “Plan Nacional de acción para la prevención, asistencia y erradicación de la violencia contra la mujer” que pretende llevarse a cabo a partir del año próximo que tiene como eje : “Promover la transformación de patrones culturales que naturalizan la violencia contra las mujeres” y “fortalecer espacios que brinden atención integral desde una perspectiva de género a mujeres en situación de violencia y/o vínculos cercanos”, resuena más como una utopía, que promesa para este mandato.

Y es que vemos la cara comprometida con la lucha política y cultural contra la violencia machista del presidente únicamente en momentos clave con un fin oportunista, al momento de gestionar y apoyar las medidas con recursos estatales como debería, sale a la luz el Macri ajustador, indiferente y misógino que conocemos. Desde los sectores activistas, movimientos feministas y organizaciones sociales/populares, e incluso de gran parte de la sociedad era imaginable y se esperaba un fuerte retroceso en los avances, en las políticas y conquistas logradas en términos de políticas de género y diversidad sexual en los últimos años si el ex jefe de Gobierno de la Ciudad asumía como presidente.

Y sucedió, ya desde fines de diciembre de 2015 y principios de enero se dieron a conocer rumores sobre despidos y vaciamiento en áreas de prevención y asistencia en casos de violencia de género que continúan hasta el día de hoy. A pocos días de asumir como presidente, Mauricio Macri modificó el Decreto N° 357/2002 que reglamentaba la ley 25.673 de creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, con un único fin: la disolución del mismo; al igual que otras tantas medidas en las cuales el gobierno tuvo que dar marcha atrás, ésta no fue la excepción, al darse a conocer y bajo la presión de organizaciones que temían el freno del programa, varios funcionarios tuvieron que salir a aclarar y asegurar la continuidad del mismo.

En enero de este año, ante la ola de despidos ejecutada por el PRO en los distintos sectores del Estado, se vieron afectados también la continuidad de distintos programas y áreas dedicadas específicamente a la prevención y ayuda a mujeres víctimas de violencia, delito de trata y explotación. En Neuquén, se habían despedido seis de nueve trabajadoras del equipo de atención telefónica para mujeres víctimas de violencia de la ciudad por decisión del intendente del PRO Horacio Quiroga (medida denunciada por las afectadas a través de la página de Facebook del colectivo Ni Una Menos). En La Plata la situación no fue diferente, en junio de este año el intendente Julio Garro en un intento de sacar ventaja de las repercusiones de la marchas que se llevaron a cabo en todo el país con la consigna “Ni Una Menos” daba a conocer a través de una radio local un convenio de la Municipalidad con la ONG “Las Mirabal”, el cual fue desmentido rápidamente por las integrantes de la misma, dejando en claro que desde el municipio no sólo no habían firmando ningún acuerdo, sino que el programa que ya estaba había sido dejado sin efecto, dejando así sin espacio de contención a mujeres víctimas de violencia, y a otras tantas sin trabajo. Otra gran preocupación fue la acefalía del Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia de Victimas, que se encontraba desde un día antes de que asumiera el nuevo gobierno sin titular  ya que la anterior, Cecilia Merchán, había presentado su renuncia, sumando a esto que tampoco se habían renovado el contrato de 20 personas más que trabajaban en el organismo. El presupuesto actual que recibe el Consejo Nacional de Mujeres se vio gravemente afectado con los recortes que realizó el gobierno, actualmente cuenta con tan sólo del 0,0055% del total del presupuesto nacional lo que equivale a 4,25 pesos por mujer.

Como vemos, las medidas anunciadas hace pocas semanas por el actual gobierno resuenan a una total subestimación no sólo de las organizaciones sociales, activistas, sino también de gran parte de la sociedad que se encuentra comprometida con la lucha, ya que si repasamos los 8 años que tuvo de gestión el PRO en la ciudad encabezado en quien es hoy el presidente de la Nación  vamos a darnos cuenta que estos avasallamientos contra las políticas de género y diversidad sexual no son nuevas: vaciamiento de programas, recortes presupuestarios y una perspectiva política conservadora es lo que más caracterizaron esos años de gobierno, y lo que lo sigue caracterizando hoy día con la continuidad del PRO en este caso con Horacio Rodríguez Larreta a la cabeza. Si se ingresa a la página web se puede acceder a las Unidades Convivenciales para mujeres y sus niñas/os que sufren o hayan sufrido alguna situación de violencia que no cuentan con un alojamiento que dependen hoy de Desarrollo Social, allí podemos encontrar que el fortalecimiento del cual habla el presidente en los espacios de contención después de años de gestión de su espacio nunca se dio. En toda la ciudad hay tan sólo tres hogares, dos para mujeres que están atravesando situaciones de violencia y uno para madres jóvenes embarazadas con niños pequeños, además existen apenas siete Centros Integrales de la Mujer (CIM) que funcionan únicamente de lunes a viernes en horarios de oficina, excepto uno que lo hace las 24 horas pero sólo de lunes a viernes, lo cual indicaría que para este gobierno la violencia de género se toma un descanso los fines de semana.

Podemos también hacer memoria y trazar un largo recorrido en dichos con alto contenido machista y misógino y que atenta directamente a uno de los ejes principales que plantea su Plan Nacional: “Promover la transformación de patrones culturales que naturalizan la violencia contra las mujeres”. Empezando por el presidente, quien entre una de sus frases más polémicas decía sobre el acoso callejero ” A todas les gustan los piropos. Por más que te digan alguna grosería como Qué lindo culo que tenés. Pero está todo bien” o también sobre la homosexualidad, comentaba “Es una enfermedad, no es una persona cien por ciento sana”. En la misma línea siguieron Miguel Del Sel, ex candidato a gobernador de la provincia de Santa Fe y actual embajador de Argentina en Panamá, quien bromeo en un spot de campaña en el año 2011 sobre “Traer putas” a un asado con obreros, también es quien afirmó que “las mujeres quedan embarazadas para cobrar la Asignación Universal por Hijo” y no nos olvidemos de sus dichos hacia la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner donde la califica durante una entrevista de “hija de puta” y “vieja chota”, mensajes totalmente violentos y misóginos disfrazados de humoradas. Recientemente otro que se suma a la larga lista de funcionarios PRO es Carlos Arroyo, el conocido intendente de Mar del Plata quien en varias ocasiones fue noticia por sus polémicas declaraciones, comentaba en un acto político y semanas después del femicidio de Lucía Pérez: “Creo que muchos políticos invierten innecesariamente en campañas cuando deberían priorizar en la educación. Malgastan dinero en campañas que están de moda, como la de violencia de género”.

Y está más que claro que esa es la línea de pensamiento de todos los funcionarios del actual gobierno, no cabe dentro de sus políticas conservadoras la perspectiva de género, el empoderamiento de la mujer, la lucha contra el sistema patriarcal y mucho menos la igualdad de género en todas las esferas de la sociedad. Las políticas llevadas a cabo hasta ahora no son más que malgastar fondos para muchos de ellos, sin embargo sirven, para el oportunismo político al cual está acostumbrado esta gestión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s