Basta de guerra de trincheras

A una semana del masivo despido docente en la carrera de medicina de la UNLaM, los diversos actores comienzan a definir los siguientes pasos a tomar en el conflicto.

por Mauro Butman

Un 30 de diciembre por la tarde a días de comenzar el año se ejecuto la jugada que muchos anticipamos tiempo atrás. La mano autoritaria de la UNLaM le daba fin a la participación de 15 docentes en la carrera de medicina. Docentes que, en primer lugar, formaban parte de este proyecto hace varios años, de manera irremplazable; y que, en segundo lugar, se encontraban adheridos al Sindicato de Investigadores y Docentes de la UNLaM, siendo 14 de ellos parte de la comisión directiva del mismo. El primer trago fue amargo, pero hoy 5 de enero, nos enteramos de que la lista se extendía.

El trasfondo es sin dudas, el lugar por donde deberíamos arrancar. Hace alrededor de 6 años comenzaba en esta universidad un proyecto de carrera de medicina innovada que difería de los clásicos modelos de formación médica, tanto en el objeto como en la forma: buscaba ser una carrera centrada en el estudiante, de carácter participativo y muy democrático (palabras poco frecuentes en esta casa de altos estudios), cuyo fin era formar profesionales capaces de entender y dar respuesta a las verdaderas problemáticas de la comunidad, con un fuerte compromiso social, lejos de los viejos modelos biologicistas y medicalizantes, que invitaba a insertar al médico en un grupo de trabajo compuesto, también, por otras disciplinas. De vanguardia, muy crítico (y criticado).

De la mano de varias eminencias y un gran grupo de profesionales despegaba entonces, y con rápido impacto en el tablero. Del mismo modo no tardaron en llegar las respuestas; en gran medidapor parte de la misma universidad. El conflicto actual comienza a principios de 2015, con el desplazamiento de varios fundadores de la carrera fuera de la misma o a puestos cada vez menos relevantes. Ante esta avanzada es que se originaSidunlam, no ausente de represalias: los últimos días de ese año, un grupo de docentes afines fue despedido de la carrera vía mail, con el mismo modus operandi que hace una semana.

Arrancó el 2016 con asperezas, con varios tira y afloja, amenazas y acciones medidas. Pero el conflicto tomó otra dimensión, principalmente dentro del estudiantado, con el desplazamiento de Mario Rovere, en ese momento vicedecano y uno de los fundadores de la carrera. Fue ese el momento en el que se hizo claro el objetivo de aquellos que hoy se paran del otro lado, lejos de los docentes, lejos de los estudiantes, lejos del proyecto. Por un lado, el ataque directo a la currícula innovada, desmantelando sus escenarios de aprendizaje ydespojándolade sus rasgos característicos, los que incluían una estrecha relación estudiante-docente. Y por el otro, la persecución a todo aquel que se oponga a las medidas destructivas y despóticas de las autoridades de la universidad, del departamento de salud y de sus alfiles. Esto último no sólo se ha visto en los masivos despidos docentes: ha habido explícitas y abiertas amenazas hacia varios estudiantes después de haberse manifestado en contra de la vulneración de esta carrera.

Así, concluimos el año con el cesanteo de casi toda la comisión directiva de un ente gremial que, más allá de lo legal de dicha acción, expone la verdadera debilidad de las autoridades ejecutoras: el miedo a todo aquel que alce la voz, que no se calle, que decida defender este proyecto superando las reiteradas advertencias e intimidaciones. Y será ese, entonces, el camino a seguir.

Nos dejó el año, pero no los ataques. Aun habiéndose explotado todos los medios democráticos de diálogo de consenso, la situación sigue avanzando sobre aquello que nos convocó, tanto a docentes como a estudiantes. Ya no quedan caminos cómodos, caminos limpios, por lo que la lucha debe llevarse a todas las instancias. Ya conocemos el móvil, los ejecutores y los hechos.Y cierro entonces con las palabras de un compañero docente, que se fundieron luego en un sonoro aplauso unificador, y que espero sirvan para resolver las dudas de los que aún no saben cómo seguir: “basta de guerra de trincheras, es momento de tomar el palacio de invierno”.

Un comentario sobre “Basta de guerra de trincheras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s