Elecciones 2017: ¿Qué se vota?

Elecciones de medio término, ¿Qué se vota? ¿Es un “test” para el gobierno como sostiene Kicillof? ¿Es favorable para Macri que se presente Cristina Kirchner?

por Facundo Ariel Pajon (somoscepoc@gmail.com)

 

En las últimas semanas, han sido centro de atención de los medios masivos de comunicación las declaraciones del ex-Ministro de Economía y actual diputado nacional, Axel Kicillof, sobre la posible candidatura de Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones legislativas de medio término de éste año.

Entrevistado por un programa de radio, el diputado sostuvo que una posible candidatura de la ex-Presidenta sería “funcional” para el macrismo ya que “una elección de medio término es por definición, y por historia, un test del Gobierno”. Por ello, aseveró que “si gana Cristina o pierde Cristina; es un plebiscito a Cristina” y que “el pueblo argentino no debe plebiscitar a Cristina, debe plebiscitar a Mauricio Macri”.

Luego de estas declaraciones, a través de las redes sociales y los diversos medios informativos, comenzaron los tradicionales intercambios de opiniones acerca de ¿qué se vota este año? 

 Para responderlo, se puede analizar la declaración del ex Ministro. En ella aparecen dos interesantes definiciones sobre las elecciones de medio término.

Kicillof sostiene que “una elección de medio término es por definición un test del Gobierno”. Como todos los grandes debates dentro de las ciencias, y sus diversas escuelas de pensamiento, la Ciencia Política no es ajena aquella frase popular que indica “la mitad de la biblioteca indicaría que sí, y la otra mitad indicaría que no”; sin embargo, hay algunos conceptos que pueden certificar esta afirmación.

En primer lugar, es crucial dejar en claro para el lector, cuáles y cuántos son los cargos que “están en juego” en una elección legislativa de medio término en nuestro sistema presidencial.

 Argentina ha adoptado para sí un sistema político de tipo presidencial, en donde el Poder Ejecutivo es electo de forma directa por sus ciudadanos. El candidato accede al cargo a través de la obtención de la mayoría de los votos (más del 50% o más el 40% con una diferencia de 10 puntos por sobre la segunda fuerza). En caso de no obtenerse esa mayoría, los dos primeros candidatos disputan el cargo en  una segunda vuelta electoral, conocida como ballotage.

En cuanto a su organización legislativa, la Argentina cuenta con un Poder Legislativo de tipo bicameral. Según lo dispuesto en la segunda parte de nuestra Constitución Nacional, desde el artículo 44 al artículo 84 inclusive; nuestro Congreso Nacional está compuesto por dos cámaras. La primera, denominada Honorable Cámara de Diputados, está conformada por los legisladores de las distintas provincias y la Capital Federal, que son elegidos como “representantes de un solo Estado; y la otra, denominada Honorable Cámara de Senadores, en donde legislan los representantes democráticamente elegidos por las distintas provincias, tres por cada una de ellas (dos de la primera fuerza y uno de la segunda). En otras palabras, la Cámara de Diputados está compuesta por los “representantes de la Nación” y la del Senado, por los “representantes de las provincias federadas”.

Ambas cámaras han sido concebidas con diferentes formas de representatividad y recambio. Los diputados son electos por un período de cuatro años, y la renovación de las bancas, es por mitades. Es decir, la mitad de los miembros son elegidos en elecciones concurrentes con las ejecutivas, y la otra mitad es renovada en elecciones de medio término, que se realizan transcurridos dos años del mandato presidencial. Por otra parte, la Cámara de senadores se renueva por tercios y sus cargos son por seis años; esto hace su renovación menos dinámica y menos ligada, también, al mandato presidencial.

Sin embargo, el mayor número de representantes es el de la Cámara de Diputados (257), por lo cual, su renovación puede significar un alto impacto debido a la performance que debe tener en las elecciones intermedias el gobierno de turno para sostener -o conseguir- una mayoría legislativa de representantes.

Desarrollado el marco institucional de nuestro país, puede observarse la trascendencia que tiene la Cámara de Diputados -en principio- en cuanto a la accountability vertical que puede obtenerse en las elecciones de medio término; esto es la capacidad decontrolar a las autoridades políticas.

En este sentido, retomando la noción de democracias delegativas de Guillermo O’Donnell, en las actuales democracias –poliarquías en palabras del politólogo argentino- los ciudadanos participan mediante el voto para manifestarse a favor o en contra de los gobernantes. En este sentido, siguiendo al autor, los presidencialismos latinoamericanos tienen la particularidad de brindar una gran fortaleza institucional a los primeros mandatarios, sin una necesaria rendición de cuentas a las asambleas legislativas. Por tal motivo, el gobernante tiene facultades extraordinarias para ejercer su poder. De igual modo, el elector, al delegar en el Ejecutivo la capacidad de gobierno como actor principal de las decisiones concernientes a la elaboración de políticas públicas; evalúa su gestión en las elecciones intermedias.

De este modo, puede afirmarse que técnicamente -siguiendo la línea de lo sostenido por Kicillof y O’Donnell- las elecciones intermedias son un test al gobierno de turno.

Por otra parte, nos encontramos con la parte histórica de la definición del ex Ministro de Economía, en la misma afirmación.

Según datos de la Dirección Nacional Electoral (disponibles en su página web www.elecciones.gov.ar), en todas las elecciones de medio término (excepto las del 2005, cuyos resultados son arbitrarios ya que el Presidente por aquel entonces, Néstor Kirchner, había accedido al poder con el 22% de los votos y ante un ballotage que no se llevó a cabo por decisión de su contrincante Carlos Menem), luego de la reforma de 1994, los partidos opositores siempre han triunfado sobre los partidos gobernantes (elecciones legislativas, 1997, 2001, 2009 y 2013).

En síntesis, desde un análisis politológico, podría afirmarse que las elecciones de medio término han funcionado como un test de aprobación del gobierno de turno, ya que es la única instancia de participación masiva donde el electorado puede evaluar y emitir un juicio determinado sobre la satisfacción o insatisfacción de las políticas públicas que ha implementado durante su gestión.

Kicillof pone en cuestión si la presentación de la ex Presidenta, puede o no, ser favorable al Frente para la Victoria como partido opositor; ya que podría confundir al electorado el contexto, al punto que no se sabe a qué gobierno  está evaluando si el de Cristina Fernández o el de Mauricio Macri.

Emitir un juicio sobre decisiones de frentes electorales o partidos, no es apropiado para un análisis. Lo apropiado, en este sentido, sería indicar que las elecciones de medio término son la instancia principal, a través de la cual, los gobernados emiten los outputs necesarios para que se produzca un feedback en la gestión de políticas públicas elaboradas por el gobierno de turno, acorde a la satisfacción de sus necesidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s