Universidad de La Matanza: Fotocopias 50% más caras

por Arsat

Todos esperan que el centro de estudiantes de la Universidad de la Matanza sea una organización democrática de representación de los estudiantes dentro de dicha institución.

El objetivo es ofrecer a los alumnos diferentes herramientas para que mejoren su rendimiento académico, utilizando recursos técnicos y monetarios que la universidad dispone para tal fin. Pero esto no esta sucediendo.

Esta organización, representada por la Liga Federal ha recibido más de 1500 firmas de alumnos, para pedirles que bajen el precio de las copias, y no hubo respuesta al respecto hasta el momento, ya que “El Mástil”, centro de fotocopiado representado por la liga, es una fuente de recaudación para sus representantes de dicha organización.

Al no haber becas para apuntes, muchos de los alumnos necesitan que el precio sea menor para poder conseguir fotocopiar todos los apuntes, y cursar la mayor cantidad de materias por año posible. En la universidad los profesores hablan de la inclusión social, y el poder conseguir apuntes para seguir en carrera es uno de los factores más importantes de inclusión universitaria. Cuando el precio más caro de una fotocopia en el centro de fotocopiado más cercano a la universidad cuesta $0,45 en la fotocopiadora de la universidad cuesta $0,75.

Una encuesta realizada entre un grupo de alumnos dio como resultado que, si se suman la cantidad total de apuntes para una sola materia, ésta cuesta un promedio de $300. Por ende, si uno quiere cursar 4 materias y también se le suma el costo del viaje hasta la universidad, el resultado es un gasto altísimo por cuatrimestre. Por este motivo, muchos alumnos encuestados cursan sólo 2 materias al mismo tiempo.

Muchos estudiantes han llegado a la conclusión de que el centro de estudiantes hace un negocio privado con la fotocopiadora, pero también hacen con el deporte, con el comedor, con los posgrados dictados en dicha universidad, y otros “kioscos” repartidos por la institución, recaudando para ellos y no para ayudar al alumnado.

Todo esto es sabido por el rectorado de la UNLAM, pero al parecer se produce una “retroayuda”, ya que por ejemplo, luego de cansados pedidos, la administración financiera de la universidad nunca muestra la partida anual presupuestaria, cuando debería ser pública, lo que evidencia su falta de interés por cambiar esta situación.

Ahora la duda entre muchos estudiantes es si el centro de estudiantes es una ayuda para el estudiantado o es un sostén de la cúpula mafiosa del rectorado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s