Deuda externa, desarrollo y subtrenmetrocleta financiera (2da parte)

“Se está al servicio del pueblo contra la deuda,

o se está contra el pueblo al servicio de la deuda”

Alejandro Olmos

Por Lautaro Perez 

El final del siglo XIX traía un gran incremento en el total de la deuda, 884 millones de pesos moneda nacional. Hipólito Yrigoyen logró bajar la misma, mediante un intento de desarrollo, en 350 millones, haciendo un total de 535 millones al final de su mandato. Marcelo Torcuato de Alvear, perteneciente a la UCR como Yrigoyen, duplicó las obligaciones en su gobierno hasta el monto de 1.111 millones de pesos moneda nacional.

La crisis económica mundial de 1929 llamada Gran Depresión tuvo un profundo impacto en la Argentina. Afectó primero económicamente ya que el 80% de los ingresos fiscales del país provenían del comercio exterior, debido al modelo agroexportador. Se contrajo  la economía generando una baja en el salario, aumento del desempleo y gran descontento popular. Fue un factor que creó una situación de tensión en términos sociales, de malestar sobre la economía y de preocupación e incertidumbre en las elites económicas. Esto contribuyó, en el plano político, a que se produjera el golpe de 1930 a Yrigoyen.

 

Deuda infame

Dos años después del golpe de estado de José Félix Uriburu a Hipólito Yrigoyen. Asume en 1932 la presidencia el Gral. Agustín Pedro Justo, con un nuevo proyecto económico distinto al de Yrigoyen, retomando la gran tradición conservadora respecto al capital extranjero. En 1933, debido a las presiones ejercidas por Gran Bretaña y el intento del país de que la posición hegemónica comercial del Commonwealth lo siga perjudicando (o eso decían), se firma el Pacto Roca-Runciman, un acuerdo mediante el cual el reino unido se comprometía a comprar determinados cupos de carne destinadas a la exportación. Como no podía ser de otra manera, por el artículo 2 del tratado, se establecía que la suma de las exportaciones se destinaría “al pago del servicio de la deuda externa argentina con ellos”. Además, el 85% de la exportación debía realizarse a través de frigoríficos británicos, las tarifas de los ferrocarriles operados por el Reino Unido no se regularían, no se fijarían derechos aduaneros sobre el carbón, se daría tratamiento especial a las empresas británicas con inversiones en Argentina y se reducirían los precios de la exportación.

En 1935 se crea el Banco Central como organismo mixto, controlado en un 50% nominalmente por el estado nacional, y el otro 50% por bancos extranjeros. La idea teórica, era que el Banco al no estar sometido a la órbita del gobierno, sus decisiones no iban a estar sujetas a los vaivenes políticos que pudieran ocurrir. Todos los activos del estado y la deuda que manejaba el Banco de la Nación pasaron al nuevo Banco, que aunque en manos extranjeras, comienza a ser el nuevo agente financiero de la República. Cuando se efectúa la transferencia se hace constar, entre otras operaciones que en ese año se ha pagado al gobierno de Gran Bretaña la suma de 66 millones de pesos en concepto de intereses de los compromisos con ese país, y la suma de 28 millones pesos en concepto de cancelación de un préstamo de la Casa Baring.

Durante la década infame hubo una constante presión de diplomáticos de Estados Unidos para sumar a la Argentina a su esfera de influencia. El avance del país del norte, no solo fue político, sino también económico. A través de una especie de pacto tácito con Gran Bretaña, con quienes estaban aliados en la guerra, se reparten diversas áreas del comercio y de las finanzas, aun cuando estas seguían mayoritariamente en manos europeas.

Para el final de la década infame, en 1943, el monto de la deuda externa asciende a 325 millones de dólares.

 

Perón, desendeudamiento e industrialización

En 1946, resultó ganador en la elección a presidente Juan Domingo Perón, comicios que pusieron fin a 16 años de gobiernos de facto o elegidos mediante el fraude. Perón cambia la lógica con respecto a la deuda externa, método que venía reinando desde que Yrigoyen terminara su primer mandato. Decide no tomar obligaciones de organismos como el FMI y el Banco Mundial, ambos recientemente creados en Bretton Woods. Resuelve apartarse de cualquier organismo multilateral de crédito para establecer una política de independencia económica.

La Segunda Guerra Mundial había creado ciertas condiciones en el país que permitieron tener sucesivos superávits comerciales. Estos excedentes comerciales combinados con una política de desendeudamiento, sumada la aplicación de la ISI (industrialización por sustitución de importaciones), permitieron al país lograr un avance en las vías del desarrollo y el pago de la deuda.

En 1948 se toma una medida inédita hasta ese momento, decisión que no se volvería a repetir en la historia del país, Perón decide pagar la totalidad de la deuda externa. Además de haber pagado toda la deuda, para ese mismo año, ya se contaba con el voto femenino por primera vez en su historia; se nacionalizaron los trenes (pertenecientes a los ingleses); se creó la empresa pública de Teléfonos del Estado y SOMISA (Sociedad Mixta Siderúrgica Argentina). Dos años antes, en 1946, se creaba el IAPI (Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio) mediante la nacionalización del comercio exterior. Esto permitió al Estado obtener los recursos que utilizaría para fomentar la industrialización. Dicho intercambio intersectorial, del agro a la industria, provocó conflictos con algunas asociaciones patronales agropecuarias, en especial la Sociedad Rural Argentina.

Sin embargo, hacia finales de la década (en 1950) se sumaron diversos problemas para la economía argentina. La industrialización requería divisas, o sea dólares para comprar en Estados Unidos, casi el único proveedor disponible para los bienes de capital que necesitaba el país para la industrialización. Pero las dificultades impuestas a las exportaciones por la inconvertibilidad de la libra, la implementación del plan Marshall (que preservó los mercados europeos para Estados Unidos), y el deterioro de los términos del intercambio, llevaron a una crisis del sector externo. Ese mismo año Argentina pide un préstamo por 125 millones de dólares a Eximbank, debido a la falta de esa divisa para comparar los bienes de capital. Los saldos comerciales favorables de 1953 y 1954 permitieron reducir la nueva deuda externa en 1955 a 57 millones.

El 16 de septiembre de 1955 se produce otro golpe de estado. La autodenominada revolución libertadora, derroca a Juan Domingo Perón, clausura el Congreso Nacional y depone a los miembros de la Corte Suprema.

Conclusiones

El modelo sustitutivo de importaciones surgió debido a un contexto mundial de posguerra donde la mayoría de las economías se encontraban cerradas hacia el exterior. Se intentó llevar adelante un proyecto industrialista como modelo de desarrollo basado en la abundante mano de obra y un importante mercado interno. Funcionalmente a estas características se dio un proceso de intervencionismo estatal. En este período se produjo una mejora sustancial en las condiciones de vida de las clases populares de la sociedad basada en una distribución progresiva del ingreso.

El bloque concentrado de la economía estuvo conformado por diferentes grupos de poder que representaban a sectores antagónicos. Durante los primeros años se presentaron los mismos que en el modelo agroexportador: los terratenientes, quienes desaparecieron de la escena como grupo de poder formal una vez afianzado el peronismo. Este sector, si bien perdió participación relativa en la producción, continuó representando un grupo poderoso, sobre todo en la medida que eran quienes generaban el mayor caudal de las exportaciones argentinas. Durante el peronismo, con los sectores industriales nacionales, apareció el movimiento obrero liderado por los sindicatos (nucleados en la CGT) y la Confederación General Económica (CGE) que representaba a los empresarios.

Al principio, se comenzó con una industrialización liviana con carencias en términos de eficiencia productiva, se utilizaban copias de diseños que se encontraban atrasados con respecto a las últimas tecnologías y con un alto grado de obsolescencia. Dado que en un principio el proyecto industrialista no era sino la estrategia de los sectores terratenientes para obtener rentas en un contexto internacional de entreguerras, con economías muy cerradas y donde ya no se podía colocar con éxito los productos agrícolas, no se buscó delinear un sistema industrial que se mantuviera en el tiempo, es decir no se trató de un proyecto en sí mismo. Con la llegada del peronismo al poder se va implementando el proyecto industrialista tomando gran impulso en la producción de bienes durables.

Si bien el proceso industrial se afianzó recién con el peronismo, hasta entonces todavía resultaba ser el sector agrario quien dominaba la escena económica, y con la vuelta de los conservadores al gobierno tras derrocar a Yrigoyen, la elite librecambista se demostró conservadora, luego, bajo el amparo de la protección estatal algunos de los poderosos terratenientes pasaron a dedicarse a actividades industriales.

El sector competitivo estuvo conformado por los pequeños industriales y comerciantes que comenzaron a aparecer una vez que la industrialización fue tomando cuerpo en Argentina. Este grupo fue clave en el transcurso del período ya que acompañó el desempeño económico del país, sobre todo en cuanto se vinculó la producción al mercado interno.

El bloque estatal tuvo un rol fundamental durante este tiempo. El estado fue quién pasó a dirigir la economía. Ejerció una influencia política clave en materia económica, redistribuyó los ingresos constantemente, además se conformaron los grandes monopolios estatales. En materia social, durante el gobierno de Perón, tuvo un rol primordial que nunca antes había cumplido y que perduró durante todo este modelo. Se incorporaron a los sectores de las clases sociales bajas con una fuerte política social.

Si bien las industrias que se desarrollaron con el peronismo, en su mayoría,  fueron industrias livianas como venía sucediendo anteriormente: alimenticias, textiles, químicos, metales y vehículos. El contrato económico durante este gobierno se asentó en cuatro pilares fundamentales: mercado interno, nacionalismo económico, estatismo, e industrialización.

Mario Rapoport cita en su texto “historia económica, política y social de la Argentina” el discurso de Perón al congreso de la nación cuando presenta su primer plan quinquenal de gobierno:

“Debemos producir el doble de lo que estamos produciendo, multiplicarlo por cuatro mediante una buena industrialización, es decir, enriqueciendo la producción por la industria, distribuir equitativamente esa riqueza, y aumentar el estándar de vida de nuestras poblaciones hambrientas que son la mitad del país; cerrar ese ciclo con una conveniente distribución y comercialización de esa riqueza; y cuando el ciclo de la producción, industrialización, y consumo se haya cerrado, no tendremos la necesidad de mendigar mercados extranjeros, porque tendremos el mercado dentro del país y habremos solucionado con ello una de las cuestiones más importantes: la estabilidad social”.

El movimiento justicialista, liderado por Juan Domingo Perón, no sólo incorporó a los trabajadores al sistema político y amplió considerablemente sus derechos sociales, sino también les proporcionó nuevas formas de consumo basadas en una redistribución progresiva del ingreso a favor de los asalariados. Además se formalizó un nuevo contrato económico y social planteado por el gobierno. Cambió el paradigma del estado cautivo de las elites. Se incorporó a los trabajadores, los sindicatos, los empresarios y se desplazó al agro como élite económica dominante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s