Voces Desocupadas

La desocupación ha llegado una vez más de la mano del modelo neoliberal macrista, miles de trabajadores de prensa fueron echados de sus funciones por no aceptar el disciplinamiento del cambio en favor de la desinformación.

Por Víctor E.G.

El neoliberalismo macrista mostró una de sus caras más temidas: la desocupación. El flagelo necesario para llevar a cabo las políticas de ajuste en contra de los trabajadores. Según los datos oficiales de INDEC (de Todesca) la tasa de desempleo trepó al 9,2%, en el primer trimestre del 2017.  La tasa de subocupación (ocupados que trabajan menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestos a trabajar más horas) alcanzó el 9,9%. Además, un informe del Instituto de Estudios Laborales y Sociales (IDELAS) de la UCES señaló que “en la Argentina poco más de la mitad de los trabajadores enfrenta algún grado de insatisfacción laboral“. Este “efecto desaliento”, al que se suma una porción de la población de baja calificación laboral que no concurre formalmente al mercado de trabajo porque consideró infructuosa la búsqueda de un empleo.

En cifras concretas, hay en el territorio nacional, unos 3,5 millones de autoexcluidos, por el denominado efecto desaliento, se suman 1,2 millones de desocupados, y otro tanto de subempleados, más 3,5 millones de ocupados en negro, en total suman más de 8 millones de personas que no encuentran satisfactoria la oferta del mercado laboral.

El dato más relevante y tal vez único en la historia de nuestro país es que hubo 2.500 trabajadores de prensa despedidos durante el régimen del cambio. El discurso del presidente en favor de la pluralidad de voces y libertad de expresión quedó como una mentira más en su prontuario de mitómano empedernido. Y lo más curioso aún es que los despedidos pertenecían a medios críticos del PRO. El triste número de la salida laboral de los trabajadores de los diversos órganos de información fue dado a conocer por el secretario de Organización de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), Flavio Frangolini, en la última audiencia de la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados de la Nación, quien informó que hubo mil trabajadores despedidos en CABA, el resto se produjo en distintas provincias.

Además, Frangolini agregó: “No sólo son despidos en los ámbitos privados sino también por parte del Estado, el cual cuando es patronal despide, precariza y persigue. Así pasa en las 48 emisoras de Radio Nacional, en todas las emisoras universitarias; en las diez FM que tiene la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) no hay un solo trabajador en blanco, y tuvimos despidos en la UTN de Avellaneda. Por lo que no son solamente las empresas privadas si bien allí tenemos la mayor problemática”.

Los grandes medios no dieron a conocer la noticia en forma masiva, el apagón mediático estuvo al servicio del gobierno encubriendo el despido de sus colegas, claro está, que no pertenecían a los medios amigos al macrismo, quienes cuentan con el aumento del pago de la pauta publicitaria. Según un relevamiento realizado por la jefatura de Gabinete y el portal datos.gob.ar, órgano dependiente del Ministerio de Modernización; el grupo Clarín recibió en el año 2016 una suma alrededor de $369.915.997 en concepto de pauta oficial siendo el principal beneficiario en relación al último mandato de Cristina Fernández de Kirchner, en el cual recibió sólo $55.218.451. Los números no mienten, y muchas veces en las alianzas políticas los favores se pagan con creses, Clarín y Macri son socios políticos y comerciales.

La transferencia de recursos llegó para beneficiar a las empresas concentradas de información, las cuales funcionan como operadores oficiales. Los hábiles cirujanos mediáticos son la oposición de la verdadera oposición de Cambiemos. Sin embargo, el gobierno quiere atacar todos los frentes periodísticos, no les alcanzó con cooptar los programas políticos, también fue en búsqueda del periodismo de espectáculo. Mauricio Macri, protagonizó la “cumbre de periodistas” en la Quinta de Olivos, a la que invitó a seis reconocidos panelistas y periodistas del espectáculo, los cuales intercambiaron información y pareceres de la situación actual del país. Desde el gobierno aseguraron que la reunión tiene el mismo tono serio utilizado para los periodistas políticos.

Cerca de las elecciones, no parece casual la invitación, teniendo en cuenta el perfil al que apuntan los programas que conducen los invitados del primer mandatario. La banalización de la política es una arista muy importante en el armado de la cultura antipolítica del PRO. ¿Qué se puede esperar del periodismo especialistas en chimentos y escándalos? El filósofo Noam Chomsky, hace tiempo tuvo la respuesta: “Mientras la población general sea pasiva, apática y desviada hacia el consumismo o el odio de los vulnerables, los poderosos podrán hacer lo que quieran, y los que sobrevivan se quedarán a contemplar el resultado”. Las palabras del lingüista son apropiadas para el presente. Se fusionaron el periodismo amarillo con los políticos amarillos, formula que atenta seriamente la lógica y el sentido común de los argentinos en general.

La manipulación de la ignorancia fue y es llevada a cabo para no hablar de los temas importantes que aquejan a los argentinos en general, y esta praxis no es nueva en la ideología neoliberal, durante la década de los ´90, hubo un presidente que se presentó a la sociedad como el recordado “Tigre de los Llanos” y terminó siendo el símbolo de la “pizza con champagne”. Hoy, Macri representa al neoconservador farandulero con menos carisma, pero con un cerco mediático que lo protege y lo enaltese. El presidente no tiene las características y las cualidades de un líder político de peso intelectual, simplemente es un producto armado por el marketing periodístico.

El gobierno asienta sus bases políticas en similar concordancia con los armados mediáticos de la farándula que vive de los escándalos y de las mentiras, en donde todo es un show de acusaciones y frivolidades. Es su forma de acercarse al ciudadano de a pie y de esta forma darse un baño de masa, simulando estar cerca del pueblo bajo, dejan de lado (por un rato) su desdén por las clases más bajas y simulan ser populares. Los nuevos descendientes de las oligarquías agrarias, de las familias patricias y de los nuevos ricos que construyeron su fortuna estafando al Estado, se disfrazan de personas comunes con la complicidad de la hegemonía mediática que los muestra en sus pantallas como la nueva política que ha vencido a los partidos tradicionales, en donde los cuentos de hadas se convirtieron en promesas de campaña y hoy se repiten en el relato de culpa y justificación por la supuesta crisis heredada, y del sacrificio que tienen que hacer los argentinos para pagar la fiesta que duró 12 años, en el cual el despilfarro y la demagogia estuvieron presentes en el gobierno populista sólo para cooptar votos de los pobres y de la clase media.

Por esa razón, los periodistas opositores a las fábulas y los engaños del gobierno fueron echados de sus trabajos, para ellos no estuvo presente el eslogan de la Televisión Pública: “Todas las voces”. Sus voces fueron silenciadas, solamente por llevar acabo la función principal de un periodista: ser un comunicador social al servicio de la información veraz y libre de las presiones de los poderes concentrados.

”Mantener la atención del público distraída, lejos de los problemas sociales de verdad y cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin tiempo para pensar; de vuelta a la granja como los otros animales”

                                                                                                          Noam Chomsky

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s