Marihuanizen la legalihuana

Por Eva Morales Guido

El 29 de marzo de este año se aprobó en el Congreso la Ley N° 27.350 de  Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados, sin embargo, hasta el día de hoy  sigue sin ejecución. El plazo para implementarla venció el 14 de julio y aún el Ministerio de Salud de la Nación, quien debe actuar como autoridad de aplicación de la ley, no dio respuesta. La norma propone la creación de un Registro Nacional para la inscripción de pacientes y familiares, un Consejo Consultivo Honorario que estará integrado por instituciones, asociaciones, organizaciones no gubernamentales y profesionales, además de autorizar el cultivo de cannabis por parte del Conicet e INTA con fines de investigación médica y/o científica.

En todo el cuerpo de la ley, la palabra Autocultivo no es mencionada, dejando un hueco enorme en la regulación de esta práctica, la cual llevan y llevaron a cabo los familiares de pacientes que encontraron en ello la solución a sus problemas de salud. La fundadora de la organización Mamá Cultiva, Valeria  Salech, comentó: “Resolvimos el problema (del acceso al cannabis medicinal) dentro de nuestra casa, pero cada vez que pasa un patrullero sufrimos palpitaciones y nos transpiran las manos, y esto no puede seguir pasando, porque fuimos a golpear despachos del Congreso porque no queremos ir presos, se aprobó la ley y seguimos con el mismo miedo”.[1]

En nuestro país la ley 23.737 de 1989, establece la prisión y sanción para quien “siembre, cultive o guarde semillas, precursores químicos o cualquier otra materia prima para su producción o fabricación o lo tenga con fines de comercialización o los distribuya”. Por su parte, el abogado y docente de la Universidad de Buenos Aires, Andrés Gil Domínguez, aclaró en Página 12 en relación a la autorización del cultivo con fines medicinales, que ambas leyes, la actual y la de estupefacientes “son complementarias “, sin embargo el autocultivo “no surge de manera indubitable de la ley, es una interpretación realizada en base a la Constitución Nacional y los tratados internacionales sobre derechos humanos”.

¿Qué sabemos sobre el Cannabis?

Cannabis Sativa, el nombre de la planta a la que popularmente conocemos como “Marihuana”, posee unos 400 componentes de los cuales 60 pertenecer al grupo de los Cannabinoides, en donde reside su interés farmacológico. Los principales son el Cannbinol (CBN), Cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC), al cual se le atribuyen las propiedades psicoactivas de la sustancia. Estos compuestos actúan directamente sobre receptores (CB1 y CB2)  presentes en nuestro organismo, más precisamente en el Sistema Nervioso Central, en el Periférico y en el Inmune.[2]

Estos compuestos se encuentran naturalmente en la planta, así como también están presentes en nuestro cuerpo como endocannabinoides, funcionando dentro de un sistema endocannabinoide que regula diversas funciones de nuestro organismo, estas funciones pueden ser activadas por los compuestos de la planta, así como también por cannabinoides sintéticos. En los últimos años, los avances en la investigación clínica, impulsaron la producción de compuestos sintéticos como la Nabilona, Dronabibol, Ácido Ajulémico, Nabiximols y Levonantradol.[3]

La planta tiene una larga historia con usos diversos; desde recreacionales, medicinales y espirituales, hicieron que recorriera el mundo, siendo unas de las sustancias más populares. En la actualidad su consumo como uso recreacional en nuestro país es elevado. Se estima que el 3,8% de la población mundial y el 3,2% de los argentinos consumieron cannabis alguna vez durante el 2014.

Los cannabinoides han sido estudiados para su uso farmacológico en el tratamiento del dolor crónico, para el tratamiento de las náuseas y vómitos debido a la quimioterapia, en la estimulación del apetito en paciente con VIH/SIDA, en la espasticidad presente en enfermedades neurológicas y en otros trastornos. Su uso más difundido,  ha sido como alternativa a los tratamientos convencionales de epilepsia refractaria.

¿Qué dice la evidencia?

A la hora de decidir el tratamiento de cualquier enfermedad, es fundamental evaluar tanto la evidencia científica que se encuentra por sobre la terapéutica que queremos aplicar, como su eficacia, es decir la capacidad de la droga de producir el efecto deseado, al igual que los efectos adversos de su uso, y también tener en cuenta su costo.

Hasta el día de hoy nos encontramos con diversos estudios en relación al uso medicinal del cannabis, sin embargo, muchos de ellos presentan incertidumbre en sus resultados, contradicciones, baja calidad metodológica, o alto riesgo de sesgo.

En cuanto al uso de los cannabinoides como tratamiento del dolor crónico, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Medica (ANMAT) mediante el análisis de 12 revisiones sistemáticas[4], concluyó que en cualquiera de sus formas farmacéuticas los cannabinoides mostraron efectos de leves a moderados para el tratamiento del dolor. El THC fumado ha demostrado ser la intervención con mayor eficacia, es decir podrían ser considerados como un tratamiento alternativo.

La epilepsia refractaria se presenta en enfermedades poco frecuentes como el Síndrome de Lennox-Gastaut o el Síndrome Dravet, donde los tratamientos farmacológicos convencionales no producen una mejora en la calidad de vida de los pacientes, ya que no logran disminuir los episodios de convulsiones que produce la enfermedad. Dos estudios (Devinsky[5], 2015 y Tzadok[6], 2016), incluyeron un total de 335 pacientes con ambas patologías, consideradas por su frecuencia como enfermedades raras. En ambos estudios se observó una reducción mayor o igual al 50% en la frecuencia de las convulsiones en el 47% de los pacientes tratados con CBD o su asociación con THC. Aún existe cierta incertidumbre en relación a la dosis a utilizar, sin embargo, la evidencia (aunque puede ser considerada como débil por algunos autores), demuestra que el tratamiento con endocannabinoides puede ser considerado como una alternativa en el tratamiento de estos pacientes y una esperanza para una mejora en su calidad de vida.

La Esclerosis Múltiple, es una enfermedad crónica neurodegenerativa que afecta el Sistema Nervioso Central, suele aparecer en personas jóvenes y causa grave discapacidad física y mental. Uno de sus síntomas más frecuentes es la espasticidad, en la que los músculos se encuentran tensos y rígidos, producen dificultad tanto como para caminar o para hablar y suele tener una afectación general en la calidad de vida de los pacientes. El Nabiximols, uno de los cannabinoides sintéticos, podrían tener un rol importante en el manejo de la espasticidad no controlable con las terapéuticas habituales, en tres estudios (Wade 2010[7], Koppel[8] 2014, Whiting[9] 2015) el efecto observado de los cannabinoides trajeron beneficios.

En cuanto a la reducción de náuseas y vómitos en pacientes con tratamiento con quimioterapia, la evidencia resulta más contundente: los cannabinoides fueron cuatro veces más efectivos que el placebo.

Al momento de discutir acerca de los efectos adversos de su uso, no se encontraron diferencias entre los cannabinoides utilizados. Algunos de los más frecuentes suelen ser: mareos, boca seca, náuseas, fatiga, somnolencia, trastornos respiratorios y gastrointestinales.

Es importante tener en cuenta que la evidencia no considera el uso de cannabis como único medicamento ni como primera opción terapéutica para ninguna condición clínica.

Los avances en las investigaciones científicas han permitido considerar el uso de los cannabinoides como una opción más en el tratamiento de diversas afecciones, por lo que discutir sobre ello resulta más que necesario, y un marco que lo regule es demandante, por toda la comunidad, tanto médicos, como pacientes y sus familias.

 

¿Y ahora?

Resulta más que indignante, que con una ley ya aprobada, los mismos organismos que impulsaron su sanción, como Mamá Cultiva, Cannabis Medicinal Argentina (Cameda), Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas (FOCA), médicos e investigadores, estén hoy en día pidiendo por su aplicación. Miles de pacientes son los que aún esperan el alivio que podría traer que cuenten con esta alternativa para su padecimiento. La legislación actual del cannabis debe estar centrada en el beneficio de la salud de la población, sobre los cimientos que nos brinda la evidencia científica para su aplicación, es responsabilidad del Estado responder: “el gobierno tiene que saber que con el dolor no se juega “ (Mariela Morante, médica y usuaria del aceite de cannabis)[10].

 

 

 

 

 

[1]     “Con el dolor no se juega”. 10 de agosto del 2017, Página 12.https://www.pagina12.com.ar/55540-con-el-dolor-no-se-juega

[2]    Suero García, Martín Banderas, Holgado. Efecto neuroprotector de los cannabinoides en las enfermedades neurodegenerativas.  Ars Pharm. 2015; 56(2): 77-87

[3]    Usos terapéuticos de los Cannabinoides. Informe ultrarrápido de Evaluación de Tecnología Sanitaria. 8 de Junio de 2016. Asociación Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica. Ministerio de Salud de la Nación.

[4]    Las Revisiones sistemáticas son investigaciones científicas donde se analizan varios estudios sobre determinado tema, son considerados como el eslabón más alto para la evidencia cientifica.

[5]    Devinsky O., Thiele E., Linder I et al. Efficacy and safety of epidiolex (cannabidiol) in children and young adults with treatment-resistant epilepsy: update from the expanded access program american epilepsy society. American Epilepsy Society. Annual Meeting. 2015; Abst. 3.397

[6]          Tzadok M., Uliel-Siboni S., Linder I.et al. CBD-enriched medical cannabis for intractable pediatric epilepsy. The current Israeli      experience. Seizure. 2016; (35): 41–44.

[7]             Wade DT, Collin C, Stott C, et al. Meta- analysis of the Efficacy and safety of Sativex® (nabiximols), on spasticity in people with multiple sclerosis. Multiple Sclerosis. 2010; 0(00) 1-8. https://www.researchgate.net/publication/44683223_Meta-analysis_of_the_efficacy_and_safety_of_Sativex®_on_spasticity_in_people_with_multiple_sclerosis

[8]    Koppel BS, Brust, JC, Fife T, et al. Systematic review: Efficacy and safety of medical marijuana in selective neurologic disorders. Neurology. 2014; 82: 1556-1563. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4011465/

[9]    Whiting PF, Wolff RF, Desphande S et al. Cannabinoids for Medical Use: A Systematic Review and Meta-analysis. JAMA. 2015; 313(24):2456-2473. http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=2338251

[10]  “Con el dolor no se juega”. 10 de agosto del 2017, Página 12.https://www.pagina12.com.ar/55540-con-el-dolor-no-se-juega

Un comentario sobre “Marihuanizen la legalihuana

  1. Excelente nota, que refleja sin lugar a dudas una realidad. El contexto actual, nos exige que se brinde atención a estas temáticas que hoy en día definen por demás la calidad de vida de muchas personas, que se ven afectadas por una mirada desatenta de las fuerzas responsables de aplicación de este tipo de leyes. El cajoneo y la instalación de factores distractores (incluso a través de los medios de comunicación), para evitar dar continuidad a los debates y reglamentación de leyes que generan ciertas “polémicas” enraizadas en estereotipos y concepciones arcaicas y que modelan una formad e pensamiento, es característico de nuestro país. Pero no se puede tapar el sol con la mano, y hablar y poner nuevamente en agenda estas problemáticas, es el desafío para expresar e impulsar la voz de una minoría en términos de “poder”, pero no de voluntad y de capacidad de lucha contra el sufrimiento. Destaco tu nota colega y celebro tu dedicación por la valentía de luchar en batallas en las cuáles existen muchos intereses perversos que inclusive hacer fuerza para que las mismas no se libren.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s