¿Qué es el paisaje? Un mirada sintética desde la geografía

Por Ariel Gonzalez (1)

Quizás muchas veces se utiliza la palabra ¨Paisaje¨, generalmente haciendo alusión a lo bello o sublime de algún sector de La Tierra. Esta es una manera pictórica del uso de este concepto. En parte es correcta, pero no alcanza para definir científicamente al Paisaje.

Por un lado, el paisaje es una manifestación del espacio. Puede decirse que el espacio es concreto, medible, geométrico en definitiva, filosóficamente, es una categoría abstracta. Entonces, presentado de esta manera, cualquier persona podría afirmar que el espacio no existe. La respuesta sería que sí existe pero a partir de  diferentes representaciones. La Geografía es la ciencia  encargada de poner en relieve las distintas construcciones sociales del espacio. Se puede manifestar como territorio, como lugar, como región y también como paisaje. En esta oportunidad se analizará el recorrido del concepto paisaje y su rol en la Tierra.

Según la Real Academia Española, Paisaje significa: ‘territorio rural’, ‘país’; parte de un territorio que puede ser observada desde un determinado lugar, espacio natural admirable por su aspecto artístico o pintura o dibujo que representa un paisaje. Ahora bien, el paisaje se constituyó en un concepto clave en la definición de la Geografía. El mismo fue asociado al estudio de las formas visibles, a lo morfológico. Sin embargo, hacia 1950 y 1960, se consideraba que, en tanto concepto descriptivo, no daba cuenta de procesos sociales o políticos sino que trabajaba solo las apariencias y no tenía un carácter explicativo o crítico.

Con el paso del tiempo, la mirada conceptual del paisaje ha cambiado. Hacia finales de la década de 1970, el geógrafo brasilero Milton Santos (1979) planteó la idea de ¨Rugosidades¨ del espacio. En línea general, este concepto plantea como las diferentes manifestaciones del tiempo se localizan y proyectan el aspecto visible del espacio llamado ¨paisaje¨. El paisaje para Santos es la superposición de diferentes momentos que ordenan y resultan de tal manera el espacio geográfico. Con esta nueva conceptualización, el paisaje vuelve a cobrar un valor analítico en la ciencia geográfica.

Agrega Santos (1996; 59) que ¨todos los espacios son geográficos porque están determinados por el movimiento de la sociedad, de la producción. Pero tanto el paisaje como el espacio provienen de movimientos superficiales y profundos de la sociedad, una realidad de funcionamiento unitario, un mosaico de relaciones,  de formas, funciones y sentidos. El paisaje adquiere escalas diferentes y se presenta de formas diversas a nuestros ojos, según donde estemos, ampliándose cuanto más se sube en altura, porque de ese modo desaparecen o se atenúan los obstáculos de la visión, y el horizonte vislumbrado no se interrumpe. La dimensión del paisaje es la dimensión de la percepción, lo que llega a los sentidos¨.

Por su lado, la geógrafa Perla Zusman (2015) establece diferentes tipos de hibridez para el concepto paisaje. Una primera hibridez es el continuo paisaje material y paisaje pictórico. Esto es la relación existente entre cómo se analiza el paisaje como unidad contemplatoria de elementos naturales y sociales, y la cómo se la contempla desde lo artístico o literatura.

Una segunda hibridez es la escisión y fusión entre el mundo y el espectador. Esto es entendido como la mirada como mediación. Es el paisaje y el hombre como observador del mismo pero aislado, sin vínculo con el paisaje. Esto incluye lo que propone el geógrafo chino Yi Fu Tuán, que los paisajes establecen de algún modo ¨valores polarizados¨. Un ejemplo de esto sería: ¨Al principio Dios creó el cielo y la Tierra. La Tierra era un caos amorfo; sobre la faz del abismo, las tinieblas. Y el aliento de Dios se cernía sobre la faz de las aguas. Dijo Dios, que exista la luz, y la luz existió. Vio Dios que la luz era buena, y Dios causó la separación entre la luz y las tinieblas¨. Aquí se asignan valores a los paisajes, como pueden ser: paisaje con caos y con forma; paisajes con alturas y con depresiones; paisajes amplios o estrechos; etc. (Tuán; 2015: 29)

Una tercera hibridez es la dicotomía ¨naturaleza y cultura¨ pierde significación. Desde este punto de vista no hay paisajes naturales sino que todo paisaje es construido culturalmente. Es la valoración cultural de ciertos elementos de la naturaleza (ej: recursos naturales) lo que lleva a su construcción. La propia cultura otorga ciertos significados a dichos elementos.

Por último para esta autora, la cuarta hibridez es que los paisajes son construidos racional y emocionalmente. El Romanticismo ha distinguido tres valores asociados al paisaje: aquellos vinculados a lo bello, a lo sublime y a lo pintoresco. La idea de belleza por ejemplo orientó la organización de Parques Nacionales por medio de la ley 12103/34. Esta ley tuvo como objetivo crear áreas para proteger la belleza de los paisajes argentinos. La idea de sublime hace referencia a la inmensidad y monumentalidad de determinadas áreas de la Tierra, como lo pueden ser las montañas, los océanos o los desiertos. Aquí el observador se ve reducido ante tanta magnitud paisajística. Por último, la idea de pintoresco remite al intercambio entre el arte y la naturaleza, a través de combinaciones entre lo quebrado y lo abrupto, con aquello que evita el orden geométrico. En la actualidad, la actividad turística devela ciertos paisajes pintorescos, aquellos que no son bellos pero sí particulares e identificables con un lugar, por ejemplo el paisaje del barrio de La Boca, o el Obelisco.

Reflexiona Zusman sobre estas cuatro mezclas y afirma que el paisaje puede ser conceptualizado desde la interacción entre procesos de producción territorial y producción pictórica, de la vinculación entre el mundo, los espectadores y las miradas mediadoras, en un contexto en que la cultura define los atributos que aparecerán como significativos en su definición.

Entrado el siglo XXI, en el 2000 en Florencia (Italia), el Consejo Europeo firma la Convención Europea del Paisaje. La firma de esta convención es promovida a partir del avance del capital inmobiliario sobre áreas históricas de las ciudades europeas. La globalización se expresa físicamente homogeneizando los paisajes y palabras del geógrafo español Joan Nogué, a través de pérdidas traumáticas del sentido de lugar. Las transformaciones que genera el acelerado paso del capital producen alteraciones en los paisajes. El paisaje te hace migrar sin moverse del lugar. La gentrificación está asociada a los cambios de paisajes urbanos.

El peligro de extinción de ciertos paisajes derivan en la concreción de patrimonios de la humanidad para que estos no sean alterados o destruidos por los hombre. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (en inglés, UNESCO) crea en 1972 la Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural. En la actualidad existen 1052 sitios declarados patrimonio de la humanidad. Se dividen de la siguiente manera: 814 son bienes culturales, 203 bienes naturales y 35 bienes mixtos, distribuidos en 165 Estados miembros. En 2016, los 192 miembros de la UNESCO (ONU) ratificaron el convenio de 1972. En Argentina existen 11 patrimonios, 5 naturales y 6 culturales. Dentro del conjunto natural se encuentran el Parque Nacional Los Glaciares, el Parque Nacional Iguazú, la Reserva Península de Valdez, el Parque Nacional Ischigualasto / Talampaya y el Parque Nacional Los Alerces. A su vez, conforman los bienes culturales: Las Ruinas de San Ignacio, Las Cuevas de las Manos, Estancias Jesuitas de Córdoba, la Quebrada de Humahuaca, el camino de Qhapaq Ñan y la casa Curutchet obra del Arquitecto Le Corbousier.

Para finalizar, hay que entender que el paisaje es una construcción social. No es natural, es naturalizado. Se forma de tres elementos claves: lo material, las representaciones y la mirada que se sintetiza en el paisaje. El mismo Eric Dardel (geógrafo francés) defendió hacia 1952 un concepto de paisaje que no solo tenga en cuenta su materialidad objetiva (elementos naturales), sino también el mundo de los símbolos, de las significaciones, de las percepciones, de las representaciones y de las emociones.

Hoy el concepto de paisaje se vuelve a poner en agenda científica y social, por medio del Observatorio de Paisaje en Cataluña, por la Universidad de Madrid, por el Observatorio del Paisaje del Municipio de Exaltación de la Cruz (Buenos Aires), o la colección que publicó la editorial Biblioteca Nueva llamada ¨Paisaje y Teoría¨ cuyo director es Joan Nogué.

A modo de conclusión

El paisaje es una dimensión en la cual se concreta el espacio. Está ahí, se puede disfrutar o padecer. Envuelve, contiene y es contemplado. ¿Puede definirse al paisaje como ¨lo visible¨ o acaso una persona no vidente percibe el paisaje a su manera sin verlo? Entonces hay que seguir redefiniéndolo. Otros interrogantes que surgen son: ¿quién o quiénes son los dueños del paisaje? ¿Hay dueños del paisaje o es consecuencia de algún modo de producción o sistema económico?  Por ejemplo, al analizar un proceso de gentrificación, los desarrollados e inversores inmobiliarios (de la mano de gobiernos cómplices) producen un paisaje determinado para un cierto sector de la sociedad. Por eso, es oportuno colocar en debate este concepto básico de la geografía.

El paisaje entonces no es un concepto fácil de determinar, como señala Milton Santos: ¨El espacio es el resultado de la suma y la síntesis, siempre reelaborada, del paisaje con la sociedad a través de la espacialidad. El paisaje permanece y la espacialidad es un momento. El paisaje es cosa, la espacialización es funcional y espacio es estructural. El paisaje precede la historia que se escribirá sobre él o se modifica para acoger una nueva actualidad, una innovación. La espacialización es siempre el presente, un presente que huye, mientras que el paisaje es siempre el pasado, aunque sea reciente¨ (Santos, 1996; 70).

 

  • Ariel Fernando Gonzalez es Profesor en Geografía, Licenciado en Geografía y Diplomado Superior en Desarrollo Territorial y Economía Social. Alumno de la Maestría en Políticas Ambientales y Territoriales UBA. Contacto: arielgonzalez_afa@hotmail.com

Un comentario sobre “¿Qué es el paisaje? Un mirada sintética desde la geografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s