El derecho según la derecha

Por Víctor E.G.

En notas anteriores se mencionó el tridente de presión, venganza y mentiras; conformado por una parte de poder Judicial que anida en Comodoro Py, la alianza Cambiemos y los medios hegemónicos, más exactamente representados por Magneto. De alguna forma, el trío se encontró envalentonado por esa parte de la población de pensamientos y acciones reaccionarias que siempre simpatizan con la ley Mosaica, la cual deja de lado todas las garantías del derecho positivo y peor aún , cuando la ilegalidad se hace ley y es llevada cabo por algunos magistrados. En concordancia, el gobierno nacional actuó invirtiendo las decisiones plasmadas en  los sufragios para coaccionar con las recetas neoliberales. A eso debe sumarse el siempre presente apoyo del monopolio de la comunicación, habilitado por el rating y la lealtad de sus televidentes que ven con agrado la para-cultura de los noticieros falaces.

Todo este conjunto de legitimaciones aceleraron el proceso de apriete a la verdadera oposición a la causa del capitalismo salvaje. El ataque siempre estuvo direccionado en una sola orientación, todo lo relacionado con la gestión de los gobiernos kirchneristas. La corporación mediática con su metralla mediática logró que la letra K funcione como un insulto o un sinónimo de corrupción, despertando los más bajos instintos de odio y rencor hacia las políticas populares.

El estado de derecho argentino se encuentra manejado de una manera muy particular, a tal punto que la dama de la justicia corrió la venda de su ojo derecho y actúa en forma parcial defendiendo los intereses de los especuladores que se encuentran dentro y fuera del gobierno. Las diatribas pronunciadas por el presidente y demás actores del cambio surtió el efecto deseado visceralmente: ya no existe el principio de inocencia para los adversarios del macrismo. Ahora, se es culpable, hasta al punto de ser llevado a la cárcel y desde ahí probar la inocencia. Tras las rejas los imputados sin juicio y sin condena firme deberán aguardar los tiempos de la justicia que son ni más ni menos que los tiempos del presidente y su séquito.

Extrañamente, el partido que políticamente maneja nuestros destinos como ciudadanos, se haya olvidado de hacerle honor a su nombre cuando  en 2008 tomó el nombre de “Propuesta Republicana”(Pro). Los abanderados de “republicanismo”, celebraron con champagne, la anulación de lo que está escrito en nuestra Constitución Nacional en su Artículo 18: “Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales o sacado de los jueces designados por ley antes del hecho de la causa”.

Los jueces se encuentran bajo el pie amarillo que quiere patear a todo aquel magistrado que no siga sus bravuconadas inconstitucionales. Ejemplos claro son los casos de Freiler y Rafecas. El primero fue destituido de su cargo por medio de un jury. Según manifestó TN, “El doctor Freiler no honra el cargo para el que ha sido designado. Es deber de este jurado removerlo de sus funciones” aprovechando el momento de la destitución para seguir acusando al camarista de ser “K”. Sin embargo, el medio se olvidó de informar a su audiencia que Freiler, firmó el fallo que estableció el sobreseimiento de Macri en la causa de escuchas ilegales cuando era jefe de gobierno porteño. Actuación del juez que recibió una denuncia por cobrar coimas del propio Macri.

Rafecas, por su parte, quedó marcado por la causa Papel Prensa y dijo que el tema debía investigarse en el marco de la causa por el circuito Camps en la provincia de Buenos Aires. Apenas se pronunció en ese sentido, Magneto en persona presentó un pedido de juicio político contra su señoría en el Consejo de la Magistratura. Al proceso de la causa de Papel Prensa lo mantuvieron abierto hasta fines del 2015, esperando el “cambio”. Con el gobierno en manos de Cambiemos, el juez Ercolini, en quien recayó la causa, decidió los sobreseimientos de los empresarios beneficiados con la fábrica de papel, sin ni siquiera llamar a los acusados a una indagatoria. Mitre; Noble y Magneto no corrieron con la misma suerte que Milagro Sala.

Cambio en la interpretación de las leyes

“Queremos saber la verdad y si no vamos a buscar otros jueces que nos representen”, de esta forma tan simple y vulgar el Presidente Macri se refirió, en su perorata confrontativa, al trabajo de los jueces y dejó en claro su sesgada visión de la praxis del derecho. En los tiempos del cambio, el derecho apareció al servicio de la contingencia para plasmar el plan económico neoliberal y así imponer falsas sensaciones en la ciudadanía en relación al trabajo acelerado de los jueces. La venganza fue llevada a cabo a su máxima expresión, legalizada por actos que están fuera del marco constitucional.

La frase “Los jueces no tienen que ser amigos de los políticos” se corresponde con estar de acuerdo con las independencias de los poderes del Estado dentro de una república. Sin embargo, del dicho al hecho hay un gran trecho. El presidente se quedó corto en su apreciación de la no amistad de los jueces con el aparato político: debió agregar que los jueces no debieron ser cómplices de empresarios inescrupulosos que llegaron al sillón de Rivadavia con dos procesos en marcha, o no tener compasión con empresas mediáticas que debieron millones de pesos al fisco, como fue la deuda del diario  La Nación. Estuvo claro que los dadores de justicia fueron absolutamente parciales: al amigo todo, al enemigo nada.

Mientras el país se hunde en una deuda funesta,  la desocupación y la desigualdad avanzan a paso firme; el carrusel comandado por una parte del Poder Judicial sigue dando vueltas mareándonos con las causas: Nisman; Hotesur; Lázaro Baez; Los bolsos de López; etc. Sin embargo esas causas no dan cuenta de muchos de los funcionarios de la alianza de derecha que gobierna que, según los dictámenes de la Ley de Ética Pública, no debieron ejercer cargos públicos ejecutivos. Al estar de los dos lados del mostrador, con sus decisiones gubernativas favorecieron a las antiguas empresas en donde fueron célebres CEOs. En la nebulosa de los jueces adictos a la derecha quedaron las causas de: Panamá Paper; Paradise Paper; las coimas de Odebrech; el sobre de madera con dinero no justificado de la vice presidenta y la empresa fantasma de don Fernando.

Mirá quien habla

El odio de clase se manifestó con la frase “la mafia de los juicios laborales”, el problema para la oligarquía argentina siempre fue el trabajador; a quien se le atribuyó el cierre de las empresas por defender sus derechos laborales. El antiguo presidente del Correo Argentino, Mauricio Macri, perdió una querella por lo que se lo condenó en primera instancia y en Cámara por prácticas antisindicales: obligaba a los trabajadores a desafiliarse del sindicato y por ello tuvo que pagar en el año 2000 una multa de 300.000 pesos. La mentira del cierre de las Pymes por los juicios laborales sirvieron como vil excusa para tapar el exterminio sistemático del plan económico amarillo: entre diciembre de 2015 y marzo de 2017, en la Argentina cerraron 3198 empresas, es decir siete por día.

Triste será la historia que se redactará en un futuro, en donde se pondrá a la luz el accionar de los poderes del estado democrático que se asemejaron a las más nefastas dictaduras cívico militares. En esta etapa se repitió la lógica de los negocios de los grandes empresarios, quienes por intermedio de la expoliación de las arcas estatales con la ruin complicidad de jueces (que fueron la verdadera pesada herencia que dejó el Proceso de Reorganización Nacional). Hoy no hay compatriotas desaparecidos por sus ideales políticos, sí hay una persecución política descarada, con presos políticos, llevada a cabo por la mano de la revancha de los que se pusieron el traje de republicanos con buenos modales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s