¿Por el camino hacia la pobreza cero?

Por Nahuel Peña*

El martes 27 de marzo por la tarde, el Presidente de la Nación Mauricio Macri realizó un anuncio de gran trascendencia para la agenda política argentina: el índice de pobreza del último semestre del año 2017. Desde su asunción al mando del poder ejecutivo, expresó que desea que su gestión sea juzgada por el objetivo planteado de la reducción de la pobreza o “pobreza 0”. El informe elaborado por el INDEC[i], arribó a la conclusión de que un 25,7% de la población se encuentra bajo la línea de pobreza, mientras que un 4,8% están en condición de indigencia. Con gran euforia el Presidente destacó que “estamos en el buen camino (…), nos pone contentos pero también sabemos que todavía falta”, al reducirse significativamente el indicador- un 4,6% menos-  en relación al 30,3% del mismo semestre del año 2016.

La noticia fue ampliamente celebrada desde Cambiemos, dado a que es considerada por el oficialismo, el mayor logro que han anunciado en sus cerca de 3 años de gestión. El jefe del interbloque de diputados de Cambiemos, Mario Negri, sostuvo que es “Una gran noticia que todos los argentinos estábamos esperando: se redujo la pobreza entre 2016 y 2017, 2 millones 700 mil personas dejaron de ser pobres”. La diputada radical Soledad Carrizo expresó que: “Esta es una buena noticia que nos compromete aún más a seguir caminando en este rumbo”.

En los días previos desde los diferentes diarios de alcance nacional se esperaba con gran expectativa el anuncio que tendría como portavoz al mismísimo Mauricio Macri, pronosticando una baja de la pobreza desde el 28,6% del primer semestre del 2017, hacía un porcentaje que rondaría el 27%. La exposición del informe del INDEC lanzó números sorpresivos para propios y extraños, arrojando un resultado aproximadamente de un punto porcentual por debajo de lo esperado.

Desde el arco opositor, el anuncio también fue tomado por sorpresa, pero con fuertes críticas por su distancia con la “realidad cotidiana”, por la dudable perdurabilidad del logro, y también en términos estrictamente metodológicos.  El jefe de bloque del Movimiento Evita, Leonardo Grosso, cuestionó las cifras “porque los índices de pobreza e indigencia no tienen relación con el nivel de desempleo, la quita de programas sociales, la baja del poder adquisitivo y la fuerte suba de la inflación los últimos dos meses”. También los cuestionamientos provinieron desde el Frente de Izquierda, donde el ex candidato a Presidente y actual Diputado Nacional Nicolás Del Caño expreso vía Twitter que “con más tarifazos, despidos, empleo precario y salarios por detrás de la inflación en 2018 crecerá la pobreza”.

Detalles del informe

El informe del INDEC titulado “Incidencia de la pobreza y la indigencia en 31 aglomerados urbanos. Segundo semestre de 2017”, deja como principal dato que 7.097.764 personas se encontraron al final de segundo semestre del pasado año en situación de pobreza, y  1.323.747 en la indigencia. Del mencionado promedio del 25,7% de pobreza, el dato más alarmante es que por rango etario, los niños– 0 a 14 años de edad- son los más afectados por esta condición, encontrándose el 39,7% en la pobreza.

La región que mayor nivel de pobreza ha presentado es el Noreste argentino, con un promedio en sus principales conglomerados que oscila el 33,2%; mientras que los menores niveles se han registrado en la Patagonia con un 18,9% bajo el umbral fijado. El Gran Buenos Aires obtuvo un resultado por debajo del promedio- 25,5% de pobreza-, pero con una gran brecha entre CABA y los partidos del GBA- 9% de pobreza frente al 29,5%-. Los aglomerados urbanos que han presentado los niveles de pobreza más elevados son: Gran Resistencia (39,2%), Santiago del Estero – La Banda (38,3%), Corrientes (36,9%), Concordia (36,1%) y Gran Córdoba (34,2%)

En términos comparativos, las áreas que mayor variación a la negativa presentaron- es decir, menor porcentaje de personas bajo la línea de pobreza- son La Plata, con una baja del 7,7%- pasó del 30,8% en el primer semestre del 2017 al 23,1%-, La Banda en Santiago del Estero con una baja del 7,1%- del 45,4 en la primera medición de 2017 al 38,3% del último informe- y Bahía Blanca junto con Rosario que presentaron ambos una reducción del 6,5%.

En contrapartida, la pobreza prácticamente se duplicó en Rio Gallegos entre el primer y segundo semestre de 2017, pasando del 9,6 al 18,5%. En Resistencia, Chaco, pasó del 34,7 a 39,2 por ciento en tan sólo un año. Otro caso donde se registró un importante aumento fue en el conglomerado de Gran Córdoba, donde subió del 30,7 a 34,2 por ciento a lo largo de 2017.

 Hilando fino

La primera medición de los índices nacionales de pobreza e indigencia dada por el INDEC luego de su reestructuración- no se emitieron datos desde octubre de 2013-, arrojó un 32,2% de personas en situación de pobreza y un 6,3% de indigencia. Este primer dato correspondió al segundo semestre del año 2016, y desde allí los sucesivos informes siempre otorgaron datos sucesivos de pobreza en constante descenso.

Este informe tomado como punto de partida del gobierno de Macri, esconde un primer engaño, o siendo más precisos, una primer utilización tendenciosa de la información. El dato fue obtenido luego de un primer semestre del gobierno de Cambiemos, en el cual con una fuerte devaluación del más del 40% y fuertes aumentos de los servicios públicos- como la luz con picos de 700% de aumento, 300% de suba del gas, 375% el agua y 100% el transporte. Según un informe difundido por la Observatorio de la Deuda Social Argentina- perteneciente la Universidad Católica Argentina- la proporción de población bajo la línea de pobreza habría aumentado de 29% a 34,5% entre el 4to trimestre 2015 y principios de abril de 2016 (generándose un incremento de aproximadamente 1,4 millón más de pobres, llegando en torno a los 13 millones las personas en situación de pobreza)[ii].

Los posteriores informes dieron resultados a la baja, alcanzando según afirman desde el oficialismo, índices menores a los recibidos en 2015 al comenzar la gestión- de imposible comprobación ante la inexistencia de datos de oficiales o datos obtenidos en la misma metodología-. Sin embargo, la supuesta tendencia a la baja parece no ser del todo consistente.

En del último informe presentado, ya se muestran indicios de un nuevo proceso de aumento de la pobreza, dado que tal como afirma el ex Diputado Claudio Lozano- actual coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas-“La tasa de pobreza del 25,7 para el segundo semestre es resultado de una tasa del 25 en el tercer trimestre y 26,4 en el cuarto, es decir que bajó y volvió a subir; no hay ninguna tendencia consolidada a la baja, y los aumentos de precios en el primer trimestre de este año garantizan que hoy la tasa está por encima del 26,4 por ciento”. Confirmando también esta tendencia de deterioro de los indicadores sociales, el trabajo realizado por el Centro de Estudios Metropolitanos muestra que los índices de inseguridad alimentaria, laboral y social sufrieron un profundo deterioro en los últimos tres meses, con un panorama incluso peor que a comienzos de 2017[iii].

Con los sucesivos aumentos registrados a comienzos de 2018- gas, transporte, naftas, GNC-, y la tendencia al alza en la inflación- 2,4% en febrero-, la situación social parece tener un avance poco alentador. A la cuestión de la pobreza, se le suma el fuerte ajuste sobre el salario de los trabajadores con un techo paritario del 15%- siendo la inflación proyectada por encima del 20%-, y la constante precarización laboral- con un aumento del 2,2% de empleo no registrado y 4,1% de monotributistas-.

En conclusión, el anuncio del gobierno parece más una verdad a media y sesgada que una realidad. Para combatir la pobreza a nivel estructural, no parece dar buena perspectiva el aumento de la inflación y el deterioro del poder de compra de los salarios. El cambio en el cálculo de la fórmula de las jubilaciones y la AUH, tampoco parece mejorar la cuestión. Por el momento, las herramientas mostradas por el gobierno en la materia han sido solo el aumento del de la inversión en obra pública- sostenido por un insostenible endeudamiento- y la generación de empleo no registrado-. El camino tomado por el gobierno parece indicar que la pobreza 0 está cada vez más lejos.

*Estudiante Ciencia Política (UNLaM)

[i] [i] Informe disponible en: https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/eph_pobreza_02_17.pdf

 

[ii] [ii] Disponible en: http://www.uca.edu.ar/uca/common/grupo68/files/2016-Obs-Informe-n1-Pobreza-Desigualdad-Ingresos-Argentina-Urbana.pdf

 

[iii] [iii] Informe disponible en: https://www.pagina12.com.ar/105006-la-baja-de-la-pobreza-es-una-noticia-vieja

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s