¿Qué tan naturalmente rico es nuestro país?

Por Emiliano Delucchi[1]

Habitantes de un suelo en el que todo crece, los argentinos podemos ver en “el campo”, ideología mediante, tanto la garantía de nuestro éxito futuro como la respuesta a las desgracias presentes y pasadas. La riqueza inigualable de las pampas forma parte del imaginario social vernáculo, sin embargo: ¿Existe realmente?

emi 1

Hace algunas semanas Banco Mundial publicó la versión 2018 del informe sobre el cambio en la riqueza natural de las naciones en el que, contrariando al mito de potencia natural, Argentina se encuentra en mitad de tabla en este rubro, incluso por debajo de varios países sudamericanos.

El texto está disponible en PDF (en inglés) y cuenta con una metodología para la cual el capital natural de una nación se deduce a través de la suma de sus recursos energéticos, agropecuarios, áreas terrestres, minerales y bosques, en base a los cuales se calcula un índice per cápita en dólares.

Los fríos números arrojan para Argentina un valor apenas por encima de los 16 mil dólares per cápita, mientras que países con los que siempre se nos ha comparado, como Australia y Canadá, cuentan con 180 y 55 mil dólares per cápita respectivamente, lo que representa un índice 11 veces mayor para los oceánicos y 3 veces para los norteamericanos.

Ante estos datos, vale considerar que lo históricamente resultó un modelo exitoso para la economía Australia podría no ser aplicable directamente a nuestro país, ya que su extenso territorio y su baja población colocó a la potencia ocánica en una mejor posición en cuanto a la capacidad de aprovechar la riqueza de su suelo. Lo mismo cuenta para el caso canadiense, aunque el país del norte haya optado por una economía mucho más industrializada.

Esperando la carroza

Hasta ahora, esta lectura errónea de nuestra capacidad natural ha generado interpretaciones equivocadas sobre la realidad económica argentina tanto por derecha como por izquierda, para las cuales todos los problemas de nuestro país podían resolverse con la mirada centrada en el agro, aunque las metodologías para lograr dicha resolución sean antagónicas y se expresen mediante diferentes intereses de clase.

Mientras que los conservadores (liberales económicos) aseguraban que, si se dejaba al “campo” libre de trabas y regulación estatal, este proveería los recursos necesarios para todos, idea que se expresó en la famosa frase “estamos condenados al éxito”, mientras tanto desde la izquierda se cree que la expropiación de los grandes latifundios y la posterior distribución de la propiedad entre la población aumentaría inmediatamente su nivel de vida.

Esto no quiere decir que la propiedad de la tierra sea irrelevante, ya que casi no existen países que hayan podido desarrollarse y alcanzar un buen nivel de vida general poseyendo una clase propietaria que base su existencia en la mera explotación del suelo y se apropie de un elevado porcentaje del ingreso nacional. En líneas generales, un sistema oligárquico no es compatible con el desarrollo y el bienestar de la población en su conjunto.

Lo cierto es que, si bien somos un país relativamente rico naturalmente, dicha riqueza no es suficiente para mantener un buen nivel de vida para todos los habitantes. Según el economista Aldo Ferrer, el sector primario (con agroindustria incluida) solo puede mantener al 30% de la población viviendo en condiciones aceptables, independientemente de cuál sea la repartición de la tierra. Sin embargo, para lograr un alto nivel de vida en el resto de la población, hace falta indefectiblemente orientar la inversión hacia el desarrollo tecnológico e industrial.

¿Qué pasa en el resto del mundo?

Por otra parte, un gran capital natural no garantiza un elevado nivel de vida por sí mismo, sino que debe estar correctamente complementado con desarrollo tecnológico y productivo aplicado a la explotación, mantención y resguardo de esos recursos, como también a la reinversión de los excedentes que éstos generan en fuentes de ingresos diversificadas de cara al futuro.

emi 2

[i]

Países como Venezuela son ejemplo de elevado capital natural per cápita (USD 70 mil) e IDH[ii] a la baja debido a la elevada dependencia de la exportación de petróleo crudo y carencia de industria y tecnología propias, que le permitan una independencia de los mercados internacionales y las empresas proveedoras de tecnología con sede en países imperialistas. Por otra parte, también debe atenderse a la distribución de la riqueza generada, ya que países como Qatar poseen una enorme riqueza natural, el PBI per cápita más alto del mundo, pero una incorrecta distribución del ingreso, lo que retrasa el nivel de vida de su población.

En la vereda de enfrente están Francia y Alemania, territorios con una escasa riqueza natural (11 mil y 8 mil USD respectivamente), pero con un nivel de vida de sus poblaciones entre los más altos del mundo, precisamente debido a su productividad basada en un gran desarrollo industrial y un elevado porcentaje del PBI invertido en ciencia y técnica durante décadas.

Dada las características de Argentina, deberá encontrar su rumbo en un camino intermedio, potenciando la agro-industria e incorporándole ciencia y tecnología propias para dejar atrás la mera exportación de materias primas, pero a su vez retomar la senda industrialista que otorgó buenos resultados en cuanto a salarios y niveles de equidad desde la primera ISI[iii] 1930 y 1976, año en el que fue abandonada con el ascenso de la dictadura cívico-militar.

[i] Catar no ofrece datos

[ii] Indice de desarrollo humano

[iii] Industrialización por sustitución de importaciones

[1] Lic. en Comunicación Social (UNLaM)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s