ETCHECHOCOPARBAR

Por Víctor E.G.

La inseguridad es un flagelo para la sociedad en general y un gran negocio para los medios que azuzan las diatribas de venganza y odio a sus oyentes, los cuales exacerban sus sentimientos de miedo y furia hacia los que no pertenecen a su “clase” social.

El título de la nota parece un trabalenguas. Sin embargo, lleva la esencia de la mezcla de odio e ignorancia que asola en nuestros días. La trágica muerte del chofer de colectivo de la línea 620 en Virrey del Pino, a manos de dos individuos que lo asesinaron a sangre fría (aparentemente por una discusión con respecto al pago del boleto) trajo aparejada los viejos discursos reaccionarios de tinte fascista y xenófobos. Todo esto, en nombre de una práctica justiciera digitada hacia un cierto grupo social. Las crueles e insensatas redes sociales manejadas por personas sin escrúpulos o tal vez llevadas por su ignorancia y bronca ante el funesto hecho, viralizaron la agonía y la muerte del trabajador del medio de transporte, agregando así más dolor e impotencia al accionar bestial de los asesinos.

La inseguridad es un flagelo para la sociedad en general y un gran negocio para los medios que azuzan las diatribas de venganza y odio a sus oyentes, los cuales exacerban sus sentimientos de miedo y furia hacia los que no pertenecen a su “clase” social. El periodista Baby Etchecopar, como ya es su costumbre, se despachó con un rosario de insultos y con una afiebrada mezcla de conceptos pseudo políticos y sociales que no tienen conexión unos con otros, sólo existen en la conexidad de personajes que lucran con la muerte y el dolor de las inocentes víctimas de la violencia social. “Negros vagos hijos de puta”, se le escuchó decir a este“sociólogo” de la mano dura. Una vez más, el mensaje del heraldo de la derecha bruta argentina entonó el himno de la xenofobia.

“Pala, pala, pala, hacer zanjas para que no se inunden los campos de la gente que trabaja para mantenerlos” Para los cultores de las fáciles soluciones del gatillo fácil los criminales siempre son los pobres o, como les gusta marcar, los “negros, vagos y mantenidos”. Sin embargo, en la historia argentina desde la revolución de 1816 hasta el día de hoy, quienes bancan a los ricos son los pobres.

Sin embargo, el mensaje racial estigmatizador recala en el color de piel y en la no descendencia europea. Cabe recordar que los negros fueron carne de cañón en las guerras revolucionarias, ya que los hacían ocupar las primeras filas en las batallas, y su número fue diezmado hasta casi la extinción. Luego, les tocó el turno a los pueblos originarios (llamados indios por las clases altas), quienes también derramaron su sangre en las luchas por la independencia y más tarde fueron masacrados para poder así quitarles sus tierras, las cuales fueron compradas a precio vil por las familias patricias argentinas. Un ejemplo claro e indigno si los hay, es el apellido Peña Brown. Por último, la persecución del gaucho, con la coincidencia de que también eran tildados de vagos por las clases ilustradas de Buenos Aires, llevados a la fuerza a la leva, con el fin de cuidar las estancias de la primigenia oligarquía nacional.

De esta forma el camino quedó allanado para la llegada del “crisol” de razas venidos de Europa, los cuales llegaron con la ideología de los camisas negras de Mussolini, impregnados con el mensaje de la antipolítica y con un grado mínimo de conocimientos laborales, que sirvieron para explotar a los que ellos llamaban “cabecitas negras”. Sus campos, sus negocios y sus industrias prosperaron con el trabajo esclavo de los nativos argentinos que no contaban con los derechos laborales y sociales; la ley era trabajar de sol a sol. Esos son los tiempos que añoran los descendientes de las patronales de esos días y a eso apunta el mensaje esquizofrénico del defensor de Chocobar. Fueron los tiempos de la seguridad de los ricos en los cuales las fuerzas de seguridad estaban dispuestas a cortar cualquier huelga y a reprimir a cualquier trabajador que luchara por sus derechos. Hoy la historia se repite, y naturalmente pasa lo mismo.

Mejor no hablar de ciertas cosas

La inseguridad, o mejor dicho la violencia social, anidan en todos los estratos de la sociedad argentina. Los medios de comunicación masiva se horrorizan ante el legado de la desigualdad. Sin embargo, siguen lucrando con la muerte de los inocentes y a cambio proclaman una nueva Ley del Talión en contra de los que no son de su clase. Casualmente, ninguno de los comunicadores sociales hace referencia a la ineptitud de la gestión de la actual gobernadora Vidal, que cuenta con la guarda mediática, por la cual descarga todas las culpas sobre las intendencias y los errores de gestiones pasadas (que seguro los hubo, pero no al nivel exagerado que se pretende instalar). Dos años y medio de discursos de autoayuda no fueron eficaces a la hora de bajar las tasas de robos y asesinatos en la Provincia de Buenos Aires. La derecha provincial, está desbordada por la inseguridad recibida y por la que ella misma creó con sus ajustes económicos.

Al poner atención a los mensajes de resentimientos emitidos por los mercaderes de la decadencia humana, se observa como la muerte discriminada pasa a ser un culto del neoliberalismo macrista. La raza blanca mata para protegerse, son profesionales del crimen, su sistema depredador los lleva a ello y es ese mismo sistema el que quieren implantar en nuestras márgenes, por intermedio de la propaganda del odio y la mentira; a través de la estigmatización de un grupo social determinado y para ello no hay mejor parlante que los medios de comunicación masiva.

Habrá que estar atentos para no dejarse llevar por los discursos viscerales que mueven las fibras más íntimas de la sociedad, a la cual le muestran una cara del problema; la otra cara está bien oculta y muy bien protegida por falsas sonrisas, por cínicas palabras y por espectaculares imágenes elaboradas por la cultura conservadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s