El fútbol con más sombra que luz

Por Pablo Martínez[1]

Cuando Eduardo Galeano escribió su libro “El fútbol a sol y sombra” en 1995, uno de los relatos más preciosos para aquellos amantes de este hermoso deporte, no se hubiera esperado jamás ver a un Real Madrid tricampeón de Europa venciendo en otra final de la UEFA Champions League.

A pesar de que ésta no fue una de sus mejores campañas deportivas y ya se empiezan a vislumbrar sus fisuras, esta aplanadora futbolística ha dejado en el camino a equipos históricos como la Juventus de Turín (heptacampeón del calcio italiano), al Bayern Múnich (hexacampeón de la Bundesliga Alemana) y por supuesto, al polémico Paris Saint Germain.

Sin embargo, tanto la Champions League como la Europa League en los últimos años se encuentran frente a una fuerte disyuntiva que va mucho más allá de quién será el futuro vencedor de las competencias. El problema reside en el rol que toman algunos equipos con poca o prácticamente nula historia deportiva en este tipo de competencias, que apoyados por enormes fondos de inversión internacionales han logrado resultados deportivos increíbles.

Si bien el Real Madrid es un club que ha sido puesto en tela de juicio por sus maniobras sospechosas, sus penales a favor en el último minuto de partido, los alargues interminables, los córneres inventados y por supuesto los debatibles goles adelantados, es un equipo que posee toda una estructura institucional deportiva de años de trascendencia que le ha permitido coronarse en múltiples otros deportes como por ejemplo en la Champions del Básquet.

El precio del éxito

Existen actualmente en el fútbol internacional clubes que son depositarios de fondos de inversiones internacionales o placeres especiales de multimillonarios como el caso de los empresarios rusos Román Abramovich a cargo del Chelsea F.C. y Dmitry Rybolovlev dueño del Mónaco, el jeque árabe Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahyan dueño del Manchester City, o Sheikh Tanim bin Hamad Al-Thani jeque catarí dueño del Paris Saint Germain. Muchos clubes históricos incluso optan por vender la entidad a fuertes inversores que sean capaces de enderezar el rumbo como ha hecho el Inter de Milán[2], el A.C. Milán[3], el Liverpool[4] o el Manchester United[5].

Actualmente, excepto por el caso particular del triunfo en la Champions League 2011-12 del equipo londinense Chelsea F.C. o el del Manchester United en la Europa League 2016-17, ninguno de estos clubes ha logrado tener grandes resultados de manera internacional a pesar de los miles de millones de dólares/euros invertidos, con renombradas contrataciones como la de Neymar Jr. por más de 200 millones de Euros o Paul Pogba por 127 millones de Euros.

Cada día son más los clubes que se alejan del proyecto futbolístico centrado en la inversión particular de sus socios y con una importancia clave de los mismos en las tomas de decisiones como el caso del Barcelona de España, o siquiera de ser financiados por empresarios de sus propios países como el Real Madrid o la Juventus de Italia.

Actualmente éstos, están dominando los primeros puestos de las ligas más grandes del mundo, como el caso del Red Bull Salzburgo de Austria quien desde su compra por parte de la empresa de bebidas energizantes Red Bull en el año 2005 ha ganado 7 torneos de la liga austriaca y 4 copas de la liga, con incluso una clasificación a la semifinal de la Europa League. El Rasen Ballsport Leipzig de Alemania fundado en el año 2009 y que desde la temporada 2016-17 se encuentra en la primera división de la Bundesliga y que incluso ha llegado a debatirle el monopolio al Bayer Múnich, líder indiscutible de la liga alemana.

Ambos equipos al igual que el New York Red Bulls, Red Bull Brasil y Red Bull Ghana pertenecen a la empresa austriaca Red Bull GmbH, la cual desde principios del milenio se ha colocado como una de las empresas de bebidas más poderosas del mundo, invirtiendo también en equipos de Hockey sobre hielo y automovilismo, pero son sin lugar a dudas sus inversiones en el deporte de la danza de la pelota las que más resultados ha obtenido.

Captura

Esta situación de avance de los equipos/empresas en las distintas ligas del mundo no solo afecta al fútbol de Europa, sino que también comienzan a verse en las ligas argentinas. Uno se preguntará ¿Cómo es posible que en nuestro país, en donde los clubes son asociaciones civiles sin fines de lucro, y que tienen una articulación con la comunidad y los barrios tan fuertes, pueda permitirse un avance de las empresas privadas?

La realidad es que hoy en día existen clubes que con más o menos éxito se han posicionado en las ligas de fútbol de la Argentina en altos niveles, sin corresponderse esos éxitos deportivos con progresos tradicionales de sus economías o incluso sin un marco institucional lógico.

Podemos tomar como primer ejemplo el caso de Crucero del Norte, club perteneciente a la mutual de la empresa de transporte en micros de larga distancia Crucero del Norte S.A., y que ha llegado a militar en la primera división del fútbol argentino entre el 2014/15 a pesar de haber sido fundado en el año 2003. El caso del Club Agropecuario Argentino[6] fundado en año 2012 por el empresario argentino Bernardo Grobocopatel “El Rey de la Soja” *, que durante este año se encontró peleando en el reducido de la B Nacional con la intención de ascender a la primera división o Súper Liga Argentina de fútbol.

También hay casos de equipos que poseen una larga trayectoria como Deportivo Riestra (Deportivo Riestra Asociación de Fomento Barrio Colón), club de Nueva Pompeya fundado en 1931. Desde su fundación, el club ha militado durante toda su historia como un ascensor que va entre la primera D y la primera C,[7] e incluso sufriendo la desafiliación en la campaña 1989/90 al obtener el peor promedio de la categoría. Aunque el club volvió para la campaña 1991/92, no dejó sus hábitos de inestabilidad hasta el año 2013/14, en el que la gerencia pasó a manos de Víctor Stinfale[8], ex abogado de Diego Maradona, Luís “el Gordo” Valor (famoso ladrón de bancos) y Carlos Telleldín (acusado de armar la camioneta que hizo estallar la AMIA).

El polémico abogado ha construido un fuerte vínculo con la compañía “Energy Group”, productora de la bebida energizante “Speed Unlimited” (abogado de la misma durante 15 años) y organizadora de la fiesta “Time Warp” donde 5 jóvenes perdieron la vida en el año 2016. Hoy en día el club ascendió en tan solo 5 años de la primera D a la primera B Nacional, e incluso presentándosele el pelear por acceder al reducido para llegar a Primera División. Situación que quedó trunca por los inconvenientes surgidos durante el partido contra el club Comunicaciones en el ascenso de primera B Metropolitana a Nacional durante la temporada 2016/17, que les generó la pérdida de 20 puntos (sanción que luego sería revisada y cambiada a 10) y por consiguiente la posterior pérdida de la categoría nuevamente.

Sin embargo, lo más llamativo del club es que todo este proceso lo realizó financiado por una sola compañía, “Energy Group”, el único sponsor que posee. Siendo sospechoso que, a pesar de ser un club de la tercera categoría, está vestido deportivamente por una de las dos marcas de ropa deportiva más importante del mundo como es Adidas, siendo que otros clubes que hace años juegan en Primera División no han tenido esa oportunidad.

También está el caso de la UAI Urquiza, que durante esta temporada 2017/18 se encontró debatiéndole a Defensores de Belgrano una plaza en el ascenso a la Primera B Nacional. El club posee una historia que se remonta a 1950 como Club Deportivo Social y Cultural Ferrocarril Urquiza, perteneciente a los trabajadores ferroviarios del Urquiza, pero que recién sería admitido dentro de las ligas de AFA en 1970. Se convirtió en un clásico de la última categoría, donde militó durante 39 años en los que sufrió 26 desafiliaciones, sin embargo, en el año 2009 fue adquirido mediante una fusión por la privada Universidad Abierta Interamericana, siendo renombrado Club Deportivo UAI Urquiza. Desde ese momento, ha llevado una meteórica carrera que lo ha posicionado en la Primera B Metropolitana y con grandes chances de seguir así, gracias a la fuerte inversión realizada.

Breves Conclusiones

Hoy en día el fútbol internacional se encuentra frente a una fuerte disyuntiva sobre el rol que tienen los inversores externos sobre las ligas, y es importante que las éstas y las confederaciones internacionales tomen un posicionamiento claro sobre el asunto del financiamiento de los clubes.

Más que nunca es necesario que el fair play económico sea respetado y reajustado, ya que las diferencias entre las ligas y los equipos se están haciendo insalvables, generando competencias locales que no son más que meros trámites para los grandes equipos, mientras que las competencias internacionales que están yendo por el mismo camino.

Por eso, es indispensable que la FIFA comience a regular con mayor ímpetu (y con un interés deportivo real por encima de negocio) a nuevas ligas que invierten más dinero que nunca como la Superliga de la Asociación China de Fútbol o la Major League Soccer (MLS) de EEUU y Canadá, buscando respetar la estructura económica de los clubes para no generar una burbuja especulativa sobre el valor deportivo de un jugador.

Para el caso de la Argentina en imprescindible que la AFA determine qué tipo de estructura deportiva está buscando realmente.

Si pretende llevar adelante una privatización de los clubes como lo proponen algunos presidentes como Daniel Angelici (CABJ) o Andrés Fassi (Talleres), e incluso el presidente de la Argentina Mauricio Macri quien en el 2016 argumentó que “Si el mundo aceptó la figura de las Sociedades Anónimas, el fútbol argentino la tiene que aceptar”[9]. En ese caso ¿de qué tipo de privatización estamos hablando? Una al estilo mexicano (en donde el Estado tiene una fuerte presencia en el control pero que aun así son sospechadas) o una más bien similar proyecto noventoso que casi dejó a uno de los clubes más importantes del país, como Racing, a punto de quebrar[10].

O si por el contrario vamos a decidir llevar adelante una Democracia Corinthiana[11] de los años 80 en donde las decisiones importantes, como las contrataciones, las reglas para las concentraciones, la libertad para expresar opiniones, etcétera, sean decididas a través del voto igualitario de sus miembros. Un proyecto que, si bien en Brasil no tuvo un gran éxito ya que a mediados de la década ya estaba agotado, encontró su mejor articulación en el club Barcelona de España, del cual hoy en día los hinchas poseen una fuerte implicancia en las decisiones.

Nos encontramos frente a una encrucijada clave en donde se nos presentan cuatro caminos, el modelo actual que permite la existencia de clubes poco controlados, con un oscuro manejo de sus finanzas y problemas de intereses con distintos sectores externos al deporte, un proyecto fundado en el modelo neoliberal de la CEOcracia[12] como el pretendido por los clubes europeos y añorado por nuestro actual presidente, otro de carácter bien horizontalista al estilo Corinthiano o por último, un modelo superador en donde los clubes sean controlados realmente por el Estado, con la posibilidad de un financiamiento mixto pero con las decisiones queden en manos de sus verdaderos dueños: los hinchas.

 

*Empresario dueño de la empresa Los Grobo, el primer productor de trigo del país y el segundo de soja de la Argentina

[1] Lic. en Ciencia Política (UNLaM)

[2]  El 70% pertenece a la empresa China Suning Holdings Group y el 30% a la empresa International Sports Capital proveniente de Indonesia y dirigido por su actual presidente Erick Thohir

[3] El 5 de agosto de 2016, se confirma que Silvio Berlusconi vende el 99,93% de sus acciones del equipo al grupo inversor chino Haixia Capital por aproximadamente 740 millones de euros, convirtiéndose en el máximo accionista del club. Actualmente su presidente es el chino Li Yonghong.

[4] Al comienzo de la temporada 2010-11 el club se encontraba al borde de la bancarrota y sus acreedores pidieron al Tribunal Superior de Justicia que permita una venta del club. John W. Henry, dueño de los Boston Red Sox y del grupo empresario Fenway Sports Group, tomó posesión en octubre de 2010 tras ser aprobada su oferta.

[5] Propiedad del empresario norteamericano Malcolm Glazer dueño primero de un 28,7% del club en 2005 pero que en el último tiempo pasó a tomar control de más de la mitad del club.

[6] https://www.lanacion.com.ar/2026404-agropecuario-en-la-siembra-de-soja-y-goles

[7] Nombre con el que se conoce a los clubes que suben y bajan de categoría constantemente, sin lograr hacer pie en ninguna de ellas. En general durante muy poco tiempo en cualquiera de las categorías.

[8] https://www.clarin.com/deportes/ascenso/victor-stinfale-polemico-gerenciador-deportivo-riestra_0_SyU4GlbPZ.html

[9] http://www.goal.com/es-ar/news/4454/f%C3%BAtbol-argentino/2016/03/31/21860082/los-riesgos-de-que-los-clubes-se-conviertan-en-sociedades

[10] Esta situación fue provocada por un pésimo gerenciamiento realizado por la incompetente empresa Blanquiceleste S.A. que desde el año 2000 se hizo cargo del club, pero que, ante pésimos resultados deportivos y económicos, y luego de varias marchas multitudinarias en contra del gerenciamiento se logró la vuelta a las elecciones en el club.

[11] Sócrates, Wladimir, Casagrande y Zenon en 1980 fundaron un proyecto político y deportivo en el club paulista Sport Club Corinthians Paulista.

[12] Gobierno de los gerentes o CEOs de las grandes compañías internacionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s