Encuentro amistoso, suspendido

A una semana de la suspensión del partido, queda en evidencia que el encuentro deportivo fue un arreglo para rendir pleitesía a las políticas del fiel aliado de EE.UU. Decidieron jugar un amistoso la derecha de Israel y la derecha Argentina, a consecuencia de una vieja promesa de Macri al presidente de la DAIA

Por Víctor E.G.

Ante todo viene muy bien aclarar, para no herir ningún tipo de susceptibilidad y también para que no haya ninguna mala interpretación o sospecha de un mensaje racista disfrazado en una simple nota de opinión política: hay grandes diferencias entre una práctica política y la elección de una devoción, el sionismo es un movimiento político que defiende la usurpación del Estado de Israel en la Franja de Gaza. El sionista no tiene nada que ver con la religión de los semitas o con algún otro tipo de credo, y además, el adepto a esa praxis puedo haber nacido en cualquier parte del globo.

En la antesala del Mundial Rusia 2018, el contexto político-ideológico de la época quiso dar el primer pase filtrado a la red; con una gambeta endiablada distrajo la atención de los simpatizantes del seleccionado nacional, que se vieron frustrados en no poder ver a su selección. Aficionados, que tal vez no sepan del porqué del encuentro amistoso. Se iba a jugar un partido entre las selecciones de Israel y Argentina. Dicho encuentro se llevaría a cabo en un punto neurálgico de Medio Oriente, la ciudad de Jerusalén, tomada por el Estado de Israel a los palestinos en el año 1967, luego de la Guerra de los Seis Días, Israel quedó con todo el control de la ciudad. El sionismo, usurpo a sangre y fuego las tierras ajenas

El encuentro deportivo, fue un arreglo para rendir pleitesía a las políticas al fiel aliado de EE.UU. Decidieron jugar un amistoso la derecha de Israel y la derecha Argentina. A consecuencia de una vieja promesa de Macri al presidente de la DAIA, el seleccionado nacional estaba dispuesto a ser parte de la  conmemoración de los 70 años del estado hebraico. Sin embargo, no se habla mucho sobre el tema del arreglo político del macrismo con el sionismo.

Los grandes medios deportivos, dueños de la televisación del partido amistoso, clamaron a los cuatro vientos, que el encuentro era parte de una “cábala” que tuvo su punto fundante en el año 1986, con la selección del doctor Bilardo. Otros medios amigos del gobierno, justifican el encuentro simplemente por la suculenta ganancia económica de la AFA, a la que tildaron como una paga récord. Simples especulaciones y cortinas de humo para tapar (una vez más) la connivencia de los gobiernos de la derecha, que tienen muchos puntos en común en sus políticas de represión. O tal vez, tenga que ver también la omisión informativa que hay con respecto a los crímenes de guerra cometidos por el gobierno israelí.

Tampoco se puede descartar la sospecha de que los medios de información masivos argentinos, y sobre todo algunos periodistas estrella que utilizan seudónimos para esconder sus apellidos de origen hebraico, tienen una clara impronta sionista. Otro ejemplo claro se puede observar en algunos formadores de opiniones que no esconden su origen, en la difusión de la ideología mosaica del ojo por ojo: “uno menos, éste no jode más”; “se robaron todo” ;“me da asco esta tipa”; “viva el cáncer”.

Dime con quién andas y te diré quién eres.

Al asumir la presidencia, Macri recibió la visita de Benjamín Netanyahu, Primer Ministro de Israel, el motivo de su visita fue netamente comercial: la venta de balas y chalecos antibalas. Dicho negocio trajo aparejado el comienzo de la destrucción de la  industria nacional, ya que los elementos eran elaborados en Fabricaciones Militares. Personal de mucho prestigio y de varios años de antigüedad fueron echados de sus puestos de trabajo, acusados de ñoquis. Al hecho económico se debe sumar los métodos de espionaje enseñados por los israelíes, metodología que fue y es usada como moneda corriente de la política Pro. Y por si fuera poco se le suma la alarmante presencia del Mossad en la instrucción y asesoramiento de la Policía de la CABA.

Parte de la matriz política del PRO está estructurada por el sionismo argentino, el diputado Waldo Wolff, ex presidente de la DAIA, que más tarde hizo sus inicios políticos abrazado a la muerte del fiscal Nisman; causa la cual sale al ruedo como cortina mediática cada vez que se produce un descalabro económico financiero por parte del “mejor equipo de los últimos 50 años”. Entre sus logros de diputado se lo puede encontrar como impulsor al pago de la deuda a los Fondos Buitres, y la compra de armas al país de sus ancestros. Otro personaje célebre salido del riñón sionista argentino es Claudio Avruj,  Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, que estuvo de acuerdo con el fallo de la Corte Suprema de Justicia con respecto al 2 X 1. Además, no apeló los sobreseimientos en la causa por el traspaso de Papel Prensa durante la última dictadura tal como le correspondía según la norma en curso.

Para una derecha no hay nada mejor que otra derecha

Impacta ver la coherencia ideológica del macrismo con el sionismo, ambos coinciden en la victimización, los de aquí al echar culpas siempre a los demás por la implantación de sus propias políticas de saqueo al Estado y la acusación sistemática de golpista a todo opositor al planteo neoliberal, y los de allá que utilizan el argumento del antisemitismo y del “judío” como una víctima (que perdura en cualquier tiempo histórico) para acallar las voces críticas que existen por las acciones criminales de los soldados israelíes en contra de mujeres, niños y ancianos palestinos.

Fue Triste observar que las palabras más acertadas de todo este entuerto internacional las haya pronunciado un jugador de nuestra Selección Nacional: “Obviamente, primero está el sentido común, lo correcto era no ir”. Lo original fue ver una manifestación de ciudadanos palestinos en el complejo del Barcelona (lugar en donde se entrenó la selección) en la cual se escucharon los mensajes a viva voz, “no laven la imagen de Israel”, en clara alusión en contra de la represión salvaje hebrea. Lo insólito fue escuchar a través de un megáfono la frase filosófica de Maradona, “la pelota no se mancha”. Y lo vergonzoso fueron las tardías recomendaciones del canciller argentino que luego del gran papelón político, aconsejaba no jugar el encuentro en Jerusalén.

El partido quedó postergado hasta nuevo aviso. Lo que no se posterga es la entrega de soberanía ante los deseos y postulados de las derechas internacionales que hoy más que nunca intentan una colonización económica y cultural. Es difícil diferenciar a los depredadores nacionales e internacionales. Lo que sí se puede es observar con asombro  los festejos de los goles en contra que le hacen a la Argentina. La mayoría de la sociedad , que está padeciendo en carne propia el plan político del macrismo y su aliado sionista; debería tomar conciencia que lo peor no pasó. El poder del sionismo argentino es muy grande y está anclado en todos los que manejan el poder en beneficio propio: periodistas, políticos en ejercicio, opinólogos, grandes empresarios y banqueros. Hoy cómo nunca son parte de la expoliación económica y social llevada a cabo en los últimos dos años.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s