“Acá se trabaja” y otras provocaciones

El video dura diez segundos y monedas. Mauricio Macri aparece de sopetón, con la fuerza intempestiva de quien tiene dificultad para caminar y dice, mirando a cámara, entre muecas y ojos libidinosos: “acá se trabaja”. Escoltado por granaderos, y acompañado por sus consejeros, el presidente se aleja del cuadro y se pierde en uno de los rincones de la Casa Rosada. Ahí termina el asunto, sin más para decir, sin nada que agregar.

Por  Cristian Secul Giusti[1]

 

Esa fue la respuesta oficial de Cambiemos para contrarrestar el potente Paro Nacional de ayer. Sin embargo, desde los costados aleatorios y bruscos del discurso cambiemista, el gobierno trató de deslegitimar la medida de fuerza con sus trolls robotizados, humanos y vocacionales. En esta sintonía, surgieron algunas declaraciones de funcionarios y funcionarias; brotaron tweets tragicómicos y se explotaron otras fotos subliminales.

Los medios de comunicación hegemónicos, en tanto, cubrieron el evento recordando la cantidad de paros realizados durante la democracia, resaltando que es un “paro político” (suprema revelación) y remarcando también los cortes de ruta que imposibilitaron los accesos. No obstante, la previa del partido de la selección argentina contra Nigeria en el Mundial Rusia 2018 fue la coartada perfecta para intentar invisibilizar el contundente acatamiento de los/as trabajadores.

Desde ese plano, la referencia mundialista se rellenó con periodistas deportivos, opinólogos y hasta tarotistas que hablaron tiempo completo del tercer y crucial encuentro del seleccionado nacional. Desde Mariana Fabbiani hasta Pamela David, pasando por la horda bestial presente en “Intratables” y “Animales Sueltos”, todos y todas dieron rienda suelta al tratamiento mundialista, la presencia de Messi y las internas del grupo, con sus ires y venires, sus operaciones mediáticas y los intereses económicos correspondientes.

De golpe, pasaron cosas, y los productores del canal América, por ejemplo, se coparon tanto, pero tanto con la formación nigeriana que hasta hablaron de la cantidad de habitantes que tiene actualmente ese país. Fue burdo. Muy burdo. Y se notó demasiado. Muchísimo, como sucede habitualmente.

La tapadera es siempre agresiva, dislocada y continúa su curso sin verguenzas. Aún tiene su efecto latente e intransigente en los públicos, es innegable. Pero ¿hasta cuándo seguirá este servilismo y esta integración a las órdenes del neoliberalismo? Los/as periodistas, columnistas y presentadores/as que operan fuerte a favor de Cambiemos, ¿suponen que el tiempo es eterno? ¿Piensan que el actual proceso de memoria corta es para siempre? Evidentemente, están convencidos y pujan por insertar una lógica de olvido de penurias y situaciones de crisis, pero también participan de un goce colectivo e íntimo. En esa apelación al constante olvido y la desmemoria potencia sus negocios y sus perspectivas.

Sin embargo, hay algo que es muy real y complejo a la vez: no siempre la figurita mediática sale airosa y/o inalterable. Alguien siempre cae en la volteada de ese mientras tanto de destrucción y  ruptura posterior al júbilo neoliberal. Sabemos que esto termina mal, y que si bien Cambiemos puede ganar en el 2019, la mecha es corta porque su intención política es incendiaria, despiadada y crujiente.

La fauna mediática, que articula, oculta y amplifica, piensa que esto pasa de largo, y que todo queda debajo de la alfombra. Puede que tengan razón en lo inmediato, pero es difícil que se salgan con la suya a futuro. “Acá se trabaja”, repite Macri, como un mantra insoportable para sus labios y con voluntad de ingresar de lleno a los memes. “Este paro es político” expresa Marcos Peña, Jefe de Gabinete y porrista de la comunicación oficial. Los fanáticos aplauden. Y los medios hegemónicos sostienen esa idea. La defienden mirando para el costado y silbando alto, a puro grito, con alarido de vuvuzela.

A pesar de ello, el escupitajo hacia el techo siempre vuelve y la risa acomodada ante el fracaso de otros no puede durar. Se dispara como el dólar. Se resiente como los ánimos. Se hunde en la provocación.

Video: https://www.youtube.com/watch?v=3aIfJHvIoks

[1] Dr. en Comunicación, Docente (FPyCS-UNLP).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s