EMPATHY APP: La Unidad del Peronismo

Por Agostina Díaz[1]

La empatía proviene de la parte humana y emocional de las personas, sin embargo, es imprescindible para aquellos que desean generar un movimiento emancipatorio, e incluso uno más justo e igualitario. La capacidad para entender las emociones de los demás y ponerse en el lugar del otro, es necesaria para la política emancipadora porque solidifica los lazos sociales y permite la integración, en definitiva, favorece la articulación entre los diversos sectores que integran nuestra sociedad con demandas insatisfechas, por lo que resultará fundamental en la tan buscada “Unidad”

Judith Butler, intelectual norteamericana, entiende que las formas que tenemos de comprender ciertas vidas como humanas son producto de esquemas conceptuales que guían nuestra forma de entender al otro, estos esquemas son los que indican hasta qué punto la otra persona nos resulta humana. Una forma de entender este argumento es mediante la política, ya que constantemente la usamos como vehículo para interpretar al otro. La vida de una persona nos parece valiosa acorde al contexto político en que se encuentre, y a la hegemonía vigente que construye esos marcos valorativos por medio de los cuales nos permitimos conocerla.

De esto podemos desprender que, políticamente, los diversos gobiernos postulan estrategias para establecer los valores que les damos tanto a nuestros pares, como así también las valorizaciones en torno a situaciones que aquejan a los colectivos sociales.

Un gobierno como el actual, consecuente con la hegemonía neoliberal de larga data en nuestro país, fundamentalmente luego del golpe de estado, tiene como estrategia la difusión de la meritocracia, entre otras enunciaciones, como valor fundamental para el desarrollo y el progreso, siempre individual, donde el que triunfa lo hace por su esfuerzo propio y sin ayuda de nadie. Dentro de estos “nadies” se encuentra el Estado, que en este momento desea estar ausente, pero también se encuentra la otredad, que es imprescindible para constituirse a uno mismo, porque retomando a Butler, se es a partir del otro.

El neoliberalismo ha sido muy astuto en fortalecer la individualidad por medio del mérito y el odio al otro, dado que su estrategia siempre fue la misma, con transformaciones en las herramientas utilizadas, pero invariablemente difundiendo el mismo mensaje desde el Estado. Es por esto que no resulta sorprendente que en nuestro país tengan asidero en mayor medida los discursos de odio en lugar de aquellos que invitan a la solidaridad

Los gobiernos populistas, que entendieron esta disputa histórica, usaron estrategias discursivas para contrarrestarla: no solo es ejemplo la frase “La patria es el otro”, de la épica Kirchnerista sino que desde el gobierno de Perón, que se consideraba profundamente humanista, se encuentran enunciaciones similares como “Para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”, frente al “Algo habrán hecho” o el “por algo será” , enarboladas desde el terreno opuesto durante el terrorismo de estado, y a partir de las cuales se invocó al sentido común de la sociedad para que esta no se comprometiera ante los crímenes y desapariciones forzadas de miles de jóvenes. Estos discursos demuestran históricamente las posiciones antagónicas en cada estrategia.

¿Hará falta una “Empathy App” descargable que guíe hacia la unidad a los dirigentes del peronismo y ciertos militantes del llamado progresismo?

Esta pregunta surge desde la falta de diálogo y estrategias claras entre los integrantes de la oposición a los fines de construir una propuesta fuerte para ganar las elecciones. Si bien existen muchas aristas desde las cuales analizar esta falta de unidad, no hay razón para no centrarse en la empatía

Hablar de empatía es ponerle nombre a una disputa histórica que invita a tomar una posición a los actores políticos frente a una coyuntura determinada. Estas posiciones, que pueden ser equivalentes a lo que Oszlak y O´Donnell entienden como el rol del Estado frente a una política pública, se toman por acción u omisión. Por lo tanto, lo que está en juego ahora, es entender el momento histórico que atraviesa Argentina y la necesidad de fortalecer los lazos mediante el diálogo, pero también de la acción.

El campo oficialista, respetando su tradición, sigue operando en el terreno de la fragmentación, generando divisiones por todos los medios, como fue la intervención del partido justicialista en tanto ataque a lo que podría haber sido una herramienta para consolidar una oposición sólida. A esto suma una serie de discursos que estigmatizan al otro frente a cualquier demanda que pueda realizar hacia el Estado. Lo novedoso en este caso, es que los sectores que se reivindican como integrantes del campo popular, pongan altos a una construcción colectiva que se oponga a la fragmentación que plantea el oficialismo.

Si bien es cierto que la unidad no sólo incluye a la política electoral, esta debe tener en cuenta lo político. El Estado se presenta como una de las herramientas más valiosas en la construcción de un proyecto nacional y popular, que fiel a su tradición, vuelva a trabajar la empatía y comience a poner en duda el discurso de la individualidad y la competencia que presenta el neoliberalismo.

 

[1] Lic. en Ciencia Política (UNLaM)

Un comentario sobre “EMPATHY APP: La Unidad del Peronismo

  1. Excelente, muy buena idea lo de la aplicación, algo que sirva de precepto social peronistas para dejar de lado los intereses jugados y formar de una vez y por todas algo superador a nivel nacional y popular

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s