A vos amigo

Por Eri Jaqueline

“A vos arquetipo de nunca aflojar, leal y gamba” grita Ricardo Iorio en las puertas de la Basílica de Lujan. Las características que atribuye a la amistad en las letras escritas y canciones interpretadas desde sus inicios en V8, pasando por Hermética, Almafuerte, y también como solista son vastas, y no son pocas las que refieren en su otro extremo, la enemistad: a “Los buitres enemigos; un castigo que he ganado”. Lo cierto es que en esta relación amigo/enemigo se conforma en primer lugar la idea y el reconocimiento de la existencia del otro como tal, y en su reflejo se construye también el ideal de lo propio como oposición a lo ajeno.

Es en la configuración de las identidades opuestas sin matices donde el conflicto se encuentra latente todo el tiempo. Esto, llevado al punto límite, implica la posibilidad de guerra efectiva, o más bien riña, ya que en nuestro caso de análisis (la música) la idea de guerra se torna quizás demasiado amplia. Sin embargo, para el teórico Alemán Carl Schmitt, en una relación amigo/enemigo siempre va a estar latente esta posibilidad, y si no está presente en esté grado de conflictividad, es porque dicha relación no era finalmente dicotómica, ya que forma parte del comportamiento propiamente político.

Esto nos hace volver al cantautor de quien nos estamos ocupando, porque dentro de la amplia discografía que lo acompaña ha dedicado grandes frases a quienes dejando de ser amigos y mediados por la traición, pasaron a ocupar el papel de enemigos. Esta idea de traición puede ser trasplantada al espacio político para relacionarla con vastos ejemplos del contexto actual.

¿Qué relación encontramos, entonces, entre el espíritu de los planteamientos que hace por medio de su obra el primer metalero por excelencia y la teoría política?

Thomas Hobbes desarrolló en el siglo XVIII la idea de que el hombre es el lobo para el hombre, su propio depredador natural. “Creí que iba a poder, creí en la verdad, creí de fijo que no me iban a fallar. Lo que la gente cree, yo creí también, creí en todo lo que hay que creer”, confiesa por su parte Iorio en Mi credo.  En este sentido, la desconfianza mutua hace a la existencia amenazante que yace en las relaciones humanas, peligro que lo golpeó muy duro en el momento de la disolución de Hermética, ya que la disputa estuvo marcada por la traición: “Premeditaron apartarme y al saberlo me hice a un lado”, escribió en El amasijo de un gran sueño, perteneciente al primer álbum de Almafuerte haciendo referencia al hecho.

Frente a esta visión realista, cruda y metalera, podemos situar al archienemigo número uno, el enfoque naif de corte neoliberal “We are the world, we are the children” por poner un ejemplo plagado de buenas intenciones.

Este enfoque sostiene que la conciliación y el consenso son el medio para la consecución de la meta última de la política que es la paz, hablándolo en criollo, representan la idea de que podemos ser todos amigos por voluntad propia o bien a la fuerza, pero amigos, en fin. Idea riesgosa, debido a que la homogeneidad suprime diferencias identitarias.

¿La expulsión de lo distinto?

En esta sintonía de riesgo podemos hablar en coreano, más bien en surcoreano, citando al intelectual Byun-Chul Han, quién desarrolla la problemática del positivismo que aflora de las redes sociales, donde compaginamos un micromundo plagado de “amigos”, de iguales, de personas-red que responden al narcisismo con un intercambio de likes, lo cual según el filósofo elimina la negatividad, que no tiene cabida en esta movida, porque si bien tenemos para repartir likes a lo bobo no existe todavía un botón que indique un don´t like, antipático, seco y simple. En su lugar existe la posibilidad de manifestar la disconformidad, pero ante la incomodidad que ésta representa, llegado el momento en que se torna un fastidio, se suprime.

Para Han, la negatividad es la que nos hace relacionarnos con la realidad, con una compresión diferente de lo que es. La negatividad implica a ese otro, al que reconocemos como enemigo, y en base a lo contrario conformamos nosotros mismos nuestro espacio. El enlace de lo igual con lo igual es obsceno, sostiene, por el contrario, la seducción es la capacidad de arrancarle a lo igual lo que tiene de igual y quien tiene la capacidad para impulsar ese quiebre es justamente el otro.

Tanto la amistad como la enemistad, mediadas por la traición, están en juego permanentemente en la música de Iorio como temas recurrentes, y posiblemente sea, para la problemática de la supuesta conciliación perfecta y de la eliminación de la negatividad, un atisbo de luz. Esto quizás represente una suerte de resistencia o “The new hope” ante una sociedad que dentro de la vorágine de redes licúa inconscientemente esa alteridad que tanto incomoda y lleva nombre de enemigo, de otredad, de diferencia, pero que a la vez, sin darnos cuenta, silenciamos de a poco hasta que deja de existir en nuestro entorno, rodeándonos de iguales. Conformamos ecos de nosotros mismos y “en el infierno de lo igual ya no resulta posible ningún anhelo de lo distinto”, nos recuerda Han.

En su música, Iorio reconoce al enemigo, al diferente, al amigo, al amor, a la traición, a la falsedad y podemos seguir enumerando en una lista casi infinita. Lo importante a destacar es que dentro de ese abanico de existencias nos empuja de cara a la realidad que es incómoda, frustrante y contradictoria. Y tanto su música (que según él es lo importante) como sus declaraciones son movilizantes, generan ruido e incluso rencores, distancias y acercamientos, y dentro de ese juego constante, nos para de cara a la existencia de ese otro del que venimos hablando, del amigo/enemigo, que muchas veces podemos encontrar en una misma persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s