Conectarse para resistir

Por Santiago Alonso[i]

Estamos atravesando una época donde el dueño de una radio de alcance nacional puede tomar la decisión de cambiar el formato y arrasar con toda la programación. Por lo general, no se trata de hombres y mujeres de prensa sino gerentes de rubros que poco tienen que ver con el “palo social”: dueños de petroleras, de compañías de medicina prepaga, entre otras.

Ante esto, muchos periodistas optaron por  la autogestión, que no es lo mismo que el emprendedorismo que sale de las usinas de pensamiento macrista, sino que se trata de proyectos alternativos que existen gracias a internet. Más allá del renombre de comunicadores como Clemente Cancela, quien fue despedido de Blue FM y armó Congo.fm, o Julia Mengolini, quien tuvo un destino similar con el cambio de gobierno, y tras ser despedida de Radio Nacional Rock armó Futurock.fm, existen ejemplos de colegas que han creado un espacio propio sin tanta figuración pública.

El fenómeno responde a diversos motivos: montar una FM es muy costoso. Haciendo un listado de equipos transmisores, consolas, micrófonos, auriculares, computadoras, una torre y su instalación el presupuesto puede  oscilar entre $300.000 y $400.000 pesos, sin tener en cuenta el espacio físico donde funcionaría cuyos valores se calculan aparte.

Otra razón es la constante superposición de emisoras que “se pisan” porque tienen más potencia que la que legalmente permite el ente regulador, es decir, el ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones), antes AFSCA (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) renombrada de manera simultánea con la famosa ley 26.522, y que llegó a financiar estaciones de radio pertenecientes a sindicatos, municipios, universidades y colectivos vecinales.

En la Provincia de Buenos aires hay frecuencias que están adjudicadas sólo para la explotación comercial de grandes empresas privadas. Rock and Pop ocupa desde hace años la 95.9 y Mega 98.3, esto significa que ningún licenciatario con interés local puede ocupar esas frecuencias que son de alta potencia. Sin embargo, hay muchas radios en el 92.3 del dial con proyectos bien diferentes, que el lector/a podrá captar o no depende de la zona en la que viva. Si está en Ituzaingó escuchará FM Oriente y si esta en San Pedro escucha otra cosa.

Hace algunos años y como ocurrió en los 80, donde la interferencia no era total y grupos de periodistas gestaban su propio medio, diferentes colegas hallaron en internet un nuevo hogar y, teniendo en cuenta su espacio ilimitado, crearon radios por fuera ya no solo de las FM tradicionales y de llegada masiva, sino también al margen de las estaciones de radio locales. Sería algo alternativo a lo ya alternativo.

Repasemos: para quien nos lea y desee armar su propia radio online hace falta: una consola de – como mínimo – 5 canales, 3 o 4 micrófonos con sus “pies”, una caja de retorno que permita la conexión de múltiples auriculares, una PC de escritorio o una Notebook con los cables de conexión, servicio de Internet y streaming para enviar la señal. República Hosting, una empresa del rubro ubicada en Castelar, ofrece planes mensuales de entre $248 a $385 pesos mensuales para el armado de la señal y que llegue de manera sencilla a computadoras, tablets y teléfonos celulares mediante una aplicación.

El sistema tiene un extra que hace que la música se pueda emitir subiendo material a un servidor, y que éste se emita de manera rotativa mientras no hay programas, lo que reduce notoriamente los valores de consumo de energía eléctrica que hoy traen más de un disgusto a quienes poseen una estación de radio de salida por aire. Los costos serán muy inferiores a los de una emisora tradicional, aunque se recomienda formación en materia de operación técnica, edición de sonido y manejo de software específico.

Nadie dice que sea algo sencillo, pero es mucho más accesible que pagar los costos de su gestación tradicional con los correspondientes valores del pliego para emitir en una zona determinada con la autorización de ENACOM. Quienes deseen hacerlo al margen de la ley no encontrarán trabas, pero el fantasma del decomiso siempre existió y en algunas ocasiones dejó sin aire a diferentes emisoras (intervención policial incluida), lo que derivó en la retención de una consola y equipos transmisores.

Los/as que ya “surfean” en la red: en el aire y pedaleando

Emiliano “El Conde” Gagilano es uno de los directores de Radio La Bici, proyecto que nació en el 2011 y que tiene dos estudios con diferente programación pero que son parte de la misma emisora: “Lado A” y “Lado B”.

Después de muchos años de estar haciendo aire en diferentes medios se abrió camino con un algo propio, en ese sentido “El Conde” sostiene: “Formé parte de muchas radios y ante la falta de creatividad, dirección y producción, y ya cansado de esas propuestas, decidí abrir Radio La Bici en función de todo lo que les faltaba. La mayoría de lo que hacemos se basa a cosas que a mí me hubiese gustado que existieran en otros lados. El estilo es de música negra, donde suena mucho hip hop pero también Blues, Jazz o Acid Jazz. A las radios zonales les perdí la pista, tener una FM zonal ya fue. Nosotros ofrecemos artísticas, edición, locución, imagen gráfica y un montón de cosas más. Con respecto a la música tenemos un musicalizador que cura cada uno de los horarios de la radio, cuando no hay programas hay canciones con un sentido, lo hace Matías “El Checoslovaco” Masiero, que es musicalizador y mi socio”.

PG – ¿Cuál es la línea editorial de la radio?

“No tenemos una impronta o línea editorial como radio planteada con respecto al macrismo o kirchnerismo. Odiamos a Macri y creemos que es alto hijo de puta, personalmente y masivamente, como grupo, pero no tenemos una intención política ni nada. Por temas feministas, en relación al libre derecho al aborto legal seguro y gratuito, estamos a favor. De hecho hay un espacio en Lado B periodístico feminista llamado “De Mostras” en el que ellas llevan adelante bocha de campañas a favor de los derechos de la mujer y son ellas las que organizan el Encuentro Radiofeminista en Mar del Plata y lo organizamos nosotros a través de ese espacio que es una de nuestras 7 producciones propias.”

Espacio de resistencia

Quien habla ahora es el periodista Fernando Borroni quien además de ser columnista del programa de Víctor Hugo Morales, presentó hace algunos días su libro “La inquisición neoliberal”. También fundó junto con un grupo de colegas “Radio Hache” que empezó a nacer en el 2009 al calor de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en el Espacio Cultural de la Homero Manzi.

“Cuando la ley de SCA estaba ya disputada en el Congreso y luego se sanciona, Lorena Pokoik, presidenta de la Mutual y hoy legisladora de Unidad Ciudadana en la Ciudad plantea la necesidad de construir una radio, una productora y una escuela de radio y televisión entendiendo que no alcanzaba con ampliar las voces sino que había que formar a esas voces en un nuevo paradigma comunicacional. La lógica es de formación y capacitación. Comenzamos a salir al aire en 2010.”

Sobre el armado de la grilla, Fernando sostiene que “La manera de pensar la programación tiene que ver con la identidad de la radio. Mariano Quiroga es el colega que está a cargo y siempre son criterios discutidos, conversados por los compañeros que llevamos adelante el proyecto y tiene que ver con que Radio Hache sea una propuesta desde el campo nacional y popular y en defensa de dicha cultura, donde haya una clara impronta política.”

Borroni agregó: “La Homero Manzi como centralidad y madre de la radio – no me gusta la palabra dueño – tiene 25 años de una historia de lucha política y nuestro medio refleja eso. Allí es que encontramos voces de periodistas hombres y mujeres desde con claro posicionamiento, pero también programas dedicados al folklore, y a la lucha feminista que se está dando y que tan bien nos hace a todos y a todas.

Encontramos ciclos que están parados en una raigambre muy musical, de rap. Es música, es política, es cultura y son esas expresiones en el campo Nacional y Popular adonde camina Radio Hache. Actualmente nosotros estamos repensando nuestra música, siempre nacional y latinoamericana, pero también estamos debatiendo cuanto más debemos ampliarnos teniendo en cuenta que hay un público joven que está marcando un camino en pos de los nuevos ritmos”.

PG – ¿Cuál es tu pronóstico en relación a las emisoras tradicionales por aire?

 “Yo creo que las radios por Internet no van a reemplazar a las históricas, de hecho no debería pasar. Puede ocurrir por la importancia de la red, pero de igual manera todo el mundo en las redes va a seguir creciendo pero no podemos permitir que se pierda el medio tradicional sobre todo porque el que se pierdan esos esquemas de radio tradicionales significan puestos de trabajo que dejan de existir, y ese espacio de pertenencia que ha significado una radio, un estudio de radio que es un espacio muy concreto.

Hoy con Internet, con elementos básicos, podés hacer un programa. Lo que no tiene que desaparecer es la pecera y especialmente tenemos que sacarnos de la cabeza la idea de que el mundo entero tiene acceso a Internet. Habría que hacer una estadística sobre la conexión y ver cuanta gente consume internet o cable y si buscamos esos números la cantidad es menor a la que creemos y si la radio queda solo en internet queda afuera mucha gente”.

Otredad como concepto

Mariano Lentile dirige Radio La Otra y conduce “Bolsa de gatos” en esa misma emisora, nos cuenta que “La radio nace en 2015 y no tiene mucha épica su historia. Estábamos en una radio llamada Sin Dial y vimos que era posible hacerlo nosotros. Quisimos cumplir esa fantasía y al ver cómo era la cocina y que estaba adentro de nuestras posibilidades, dijimos: “nosotros también”, así que nace por ese impulso”

PG – ¿A qué se debe su nombre?

Se llama La Otra por el concepto de siempre estar buscando ser distinto, siempre diferenciarnos aunque en realidad no somos nada originales porque todos buscamos eso: salir de lo conocido o lo establecido, pero si algo nos molestaba sobre lo que escuchábamos. No es tanto el objetivo sino el camino lo que nos convoca. Ese sería nuestro norte.”

Nuevamente la pregunta obligada gira en torno al público al que se dirige La Otra: “El estilo musical de la radio comprende funk, Blues y jazz por un lado y por otro lado hay música del Under del rock, ya que nos relacionamos con muchas bandas del Under y del indie, un género absolutamente amplio donde entra el folk, pop, el rock suavecito y de todo un poco. En cuanto a lo clásico tenemos también rock nacional. Hacemos muchas entrevistas a bandas indie y su material pasa a ser parte de la radio. Somos muy amplios.”

PG – ¿Hay programas propios?

“La radio cuenta con producciones propias e independientes, no es algo que hayamos decidido desde un principio, creo que cuando se tiene una emisora lo que se busca es tener todas producciones afines, eso es lo ideal. Cuando te chocás con la realidad te das cuenta de que necesitas que te alquilen el espacio, que son las que bancan económicamente lo que hacemos, que no tienen mucho que ver pero la sustentan. Fijate que pasa en la tele con los evangelistas. Fijate C5N, no está de acuerdo con los evangelistas pero no tiene un mango y por eso alquila la trasnoche. Las radios independientes tenemos esos programas que quizás lo único que hacen es ocupar un espacio y listo. Esa es también la naturaleza de los medios chicos.”

PG – ¿Cuál es el posicionamiento editorial del medio?

“Nuestro posicionamiento político acompaña mucho a los movimientos feministas. Digo muchos porque hay varias corrientes. Si bien no profesamos un lineamiento partidario, si acá confluyen muchos troskos, zurdos y kirchneristas. Esa es la línea, con un denominador común entre esas distintas y disímiles áreas de la política, ahí nos entendemos. Buscamos ir en contra de discursos heteronormativos y patriarcales. Sostenemos muchas banderas relacionadas a esto, a la liberación feminista, la igualdad de géneros y la libertad de géneros. Por supuesto también las libertades sexuales y de derechos individuales como lo es estar a favor de la marihuana, no porque nos guste el faso (que nos encanta) pero es una bandera testigo de gran parte de la represión del sistema, entonces, ante estos discursos, nos postulamos como anti-sistema. Va por el lado de lo progresista y la cultura de izquierda e independiente.” 

PG – ¿Las AM y FM convencionales van a dejar de existir? ¿Tienen futuro?

“Considero que las radios online son el futuro, pero en realidad nosotros y otras radios similares lo único que hicimos es copiar a las FM y transmitir por internet, no vinimos a modificar ese formato. En el camino nos dimos cuenta de ir cambiando los contenidos, al sostener la legalización de la marihuana tuvimos un programa que hablaba de eso y habilitamos el espacio para ese tipo de contenidos, que no creemos que puedan ser posibles en una FM comercial.

Somos las radios comunitarias de hoy, un poco mas chetas y con más contenido y calidad, pero no nos vamos de eso. Si creo que hay un futuro en la radio online que todavía se está probando, y si ponemos el paradigma de Vorterix, pensalo como una canal online que no es solo una web. La radio como radio no va a desaparecer pero irá variando. El podcast es un formato novedoso para el país y en otros lados ya es popular.”

“Lo que va a suceder es una combinación de las dos cosas, lo “on demand” donde están las personas de 25 años para abajo escuchando radio a la carta, y a su vez va a haber una necesidad de estar informado y de prender la radio y ver que hay, habrá una  combinación de las dos cosas. La disposición tecnológica está para que existan miles de cosas y se prueben. La radio en vivo va a mutar hacia otra cosa y el podcast nos marca la línea.”

Son incontables los artículos y ensayos que elaboran acertadas críticas contra el modelo comunicacional vigente y su discurso dominante. En tiempos donde quienes tienen la palabra masiva acomodan la realidad y generan representaciones en la población, es imperante tomar algunos de estos ejemplos para la gestación de algo propio y activar desde ahí.

Ya quedó comprobado con las radios comunitarias que es posible establecer esta “otra agenda” de la cual se ha hablado en tantas ocasiones. Grupos de Facebook como “Gente de Radio Online” de activa participación de directores/as y conductores/as de emisoras por internet comparten material, programas grabados, software de edición de sonido y operación, y algunas reflexiones.

Quizás sea momento de pensar otros soportes para quitarles algo de terreno a los que, siendo dueños de la palabra, siempre lo han tenido todo.

[i] Periodista, director de Bender FM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s