Humor y viralización: la destreza de Tinelli

Por Cristian Secul Giusti[1]

 

Marcelo Tinelli es una figura central de la cultura popular y mediática de los últimos 25 años. Tras su paso por la dirigencia de San Lorenzo y su malogrado acceso a la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), el conductor más exitoso de la televisión argentina decidió replegarse, revisar las cuentas siderales de sus empresas y volver con la intención de instalarse políticamente como opción de candidato y con el humor como aliado en ese despliegue.

Si bien la presencia mediática de Tinelli y de VideoMatch/ShowMatch siempre fue latente, incisiva e insoslayable para las figuras del poder político argentino, su potencia articuladora en términos empresariales y corporativos constantemente lo han ubicado en lugares privilegiados para negociar, conversar y mantener cercanías. En esa trama, su historicidad ha tenido buenos y malos momentos con los gobiernos de la última democracia. Pasó de ser un joven periodista y relator deportivo durante el alfonsinismo, a erigirse como símbolo popular durante el menemismo; crítico intenso durante el cierre de los noventa; oscilante durante el delarruismo, con buen contacto en tiempos de Néstor Kirchner y con chispazos diversos en los últimos tiempos de Cristina Fernández de Kirchner -más allá de que pareció apostar por Daniel Scioli durante el Balotaje de 2015-.

La llegada macrista lo encontró en un proceso de reconfiguración de consumos televisivos y en una instancia de cambio en los modos de mirar televisión y de ofrecer contenidos. Asimismo, también lo halló trabando otro tipo de alianzas y con la mira puesta en una AFA que, como se mencionó, le truncó el camino. No obstante ello, hacia mediados de 2017, Marcelo Tinelli comenzó a utilizar las redes sociales como un brazo armado para disparar perspectivas políticas y, más temprano que tarde, hacer circular su idea de participar en proyectos políticos futuros.

A partir de ello, el primer semestre del año inició con rumores de todo tenor sobre sus protagonismos políticos y también permitió que se armara el colchón de un regreso que se llevó a cabo recién en septiembre pasado. En ese interín, diferentes operadores políticos y periodísticos desplegaron retóricas discursivas que incluyeron a Tinelli como una alternativa viable para el 2023 o el 2019, en “algún cargo” o “en la Provincia” o “la Capital”.

 

El “No-candidato”

Hacia finales de agosto, el diario El Cronista, propiedad de Francisco de Narváez, tituló: “Cómo mide Tinelli contra Cristina y Macri”, y mostró los resultados de la consultora Query -dirigida por el economista Gustavo Marangoni-. De un modo rimbombante, en ese artículo se mencionó que el conductor tenía un 46 por ciento de imagen positiva contra un 34 por ciento del presidente Mauricio Macri y otro 33 por ciento de la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner.

Una semana después, el medio digital Infobae, comandado por Daniel Hadad y uno de los más importantes de América Latina, publicó una extensa nota escrita por la periodista Gabriela Cociffi con el siguiente titular: “Marcelo Tinelli: el ‘no candidato’ que miden las encuestas y quieren seducir desde Cambiemos y el peronismo anti k”. Desde ese plano, se señalaron las potencialidades del “cabezón” en las encuestas y sus simultáneos encuentros articuladores con Macri, Sergio Massa, Miguel Pichetto y Eduardo Duhalde. En estos términos, también se enumeraron sus reuniones reiteradas con asesores internacionales de comunicación y la consiguiente fuerte conexión que mantiene con el as en la manga de Cambiemos: la gobernadora María Eugenia Vidal.

En la nota de Infobae se exhiben diferentes vertientes de la figura de Tinelli como motor político. En principio, se hace mención a las propias mediciones que maneja el conductor en su fuero íntimo; en segundo plano, se abordan las relaciones tirantes que tiene con el macrismo y, asimismo, se puntualizan las aproximaciones integrales que lo vinculan con el Jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. En esa línea, el artículo focaliza en la destreza que Tinelli estaría desplegando en el territorio, visitando cooperativas, fundaciones y comedores en el conurbano bonaerense y las zonas más alejadas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Hacia el final, el texto también hace un pormenorizado detalle de las motivaciones que tiene Tinelli como sujeto preocupado por la política argentina. Se recuerdan frases dichas en el programa “Luis Novaresio Entrevista (LNE)”, se recuperan comentarios del brazo derecho de Tinelli, Gabriela Galaretto -encargada de las tareas solidarias del conductor- y su relación con el “estratega” comunicacional Antonio Solá, que se presenta como asesor de Juan Manuel Urtubey y como un auténtico “creador de líderes” -partició activamente en la candidatura del actual presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador-.

Tras la circulación de esa nota, Infobae logró posicionar como posibilidad de candidato a Tinelli y generar debates y discusiones en diferentes programas llamados “de la tarde” como los de Mariana Fabbiani o Pamela David. Del mismo modo, produjo contenido para los envíos televisivos que incluyen panelistas o periodistas que comentan sobre “la realidad”: Intratables, Animales Sueltos, Polémica en el Bar, Involucrados, Los Ángeles de la mañana, entre otros. Sin embargo, no fue el único recurso empleado por la estética comunicacional de Tinelli en estos últimos meses: también quedaría un espacio potente para el humor y la viralización irónica del mismo.

¡Es humor! ¡Es humor!

Un video breve, casero, sin mucha luz y con José María Listorti hablando a cámara se viralizó en cuestión de segundos a principios de octubre. En el clip, el actor y también conductor utilizó el humor y la enunciación irónica para criticar los aumentos en el servicio de gas que dispuso Cambiemos y que obligaban a abonar en 24 cuotas las actualizaciones por la suba descontrolada del dólar.

El fragmento, construido casi como una selfie audiovisual y con tinte de confesión de entrecasa, muestra a un Listorti preocupado porque el almacenero le pidió actualizar el costo de los 100 gramos de salchichón primavera y 100 gramos de queso de máquina que compró hace unas semanas en su local. “Me vino con un planteo de que el dólar estaba a 20 y ahora está a 40 y le tengo que pagar la diferencia, que es el doble prácticamente. Llegamos a un arreglo de que se lo voy a tener que pagar en 24 cuotas con intereses. A mí me parece que me está cagando, pero se lo voy a tener que pagar igual. ¿No?”, concluyó el humorista.

A partir del alcance masivo del video, el ex integrante de VideoMatch decidió volver a las redes sociales para aclarar los malentendidos y también para agradecer las felicitaciones. Destacó que algunos de sus seguidores no tomaron con buen tino el sketch y afirmó que no lo hizo motivado por una campaña particular: “¡ES HUMOR! ¡HUMOR! No lo tomen todo tan literal. No crean en teorías conspirativas que no existen”, remató JoseMa.

El canal TN, en su portal digital, criticó duramente la escena y señaló “José María Listorti se hizo el gracioso con el aumento del gas y no cayó muy bien”. En tanto, Infobae suavizó la intención del clip y comentó: “José María Listorti hizo una broma en Instagram por el aumento del gas y terminó polemizando con sus seguidores”.

Sin embargo, más allá de las contraposiciones en los comentarios, el fragmento tuvo una repercusión fenomenal y acorde con lo esperado: llegó a Facebook, Twitter, Instagram y Whatsapp con una velocidad inusitada y fue compartido con mucha intensidad por diferentes usuarios, contactos, seguidores. Sin dudas, convocó un mixtura relevante para analizar, ya que se trató de un ensayo crítico contra una medida del gobierno con un empleo fehaciente de humor y viralización, y con un estilo similar al de VideoMatch hace años atrás. El impacto del clip fue tan potente que se instaló rápidamente en las conversaciones cotidianas e, inclusive, logró forzar la “marcha atrás” de Cambiemos.

El doble de Macri

Pocos días después del video de Listorti, Infobae publicó una nota titulada: “Mauricio salió de timbreo por el Conurbano y mirá lo que pasó”, e incluyó un video del cómico “Freddy” Villarreal -uno de los más reconocidos humoristas del clan Tinelli, junto con “JoseMa”- imitando al presidente por la zona de Don Torcuato, partido de Tigre. Si bien no es la primera vez que el actor realiza esta parodia ni que el medio de Hadad se hace eco de su viralización, la cercanía con el clip de José María es muy sugestiva.

En ese spot, se ve al falso Macri caminando por las calles, entrando a comercios vacíos, sin mercadería y con poca clientela. De la misma manera, se observan discursos de personas jubiladas que le reclaman a Macri no poder llegar a fin de mes ni tampoco pagar los servicios. Los comentarios, tomados por “Freddy” en clave humorística, son devueltos en tono macrista -con un discurso made in Cambiemos, pero también con enunciación “cheta”-, y exacerba la actitud insensible de los funcionarios del gobierno con un refuerzo mayor de ironía y parodia.

Dicho video que incluyó timbreos apócrifos y parodias de “diálogos con los vecinos”, generó una viralización muy comentada que, asimismo, fue amplificada por Infobae sin mediar texto: solo volanta, titular y bajada. Desde ese plano, la estética VideoMatch volvió a aparecer como un potencial de crítica fuerte que se instaló rápidamente en las redes y tejió, a partir del humor, una vinculación directa con usuarios, más allá de ciertos enojos y cruces trolls típicos en estos espacios.

Cabeza y territorio

Los próximos desplazamientos de Marcelo Tinelli son una verdadera incógnita y generan incertidumbres tanto en el oficialismo como en la oposición. Aún no se sabe si puede ser un outsider de esos que cambian los panoramas electorales o si, simplemente, es un papel picado que surge como una opción de distracción y de ensayo narcisista de un empresario de televisión que se mueve por ambiciones. No obstante ello, esa situación pendular también permite que desarrolle una estrategia que lo vincula como propuesta renovadora, trascendental y hasta benefactora sin siquiera ser candidato o tener un armado político detrás.

La particularidad del humor y la cercanía de los sketch parodiados y los pasajes irónicos que recuerdan los gags históricos de VideoMatch se constituyen como herramientas fundamentales que lo posicionan en la escena política de un modo singular: es la punta de lanza de su particularidad popular y es también el refuerzo que lo distingue de otros. Por tanto, no es menor su contacto con los popes mediáticos ni tampoco su profunda destreza anfibia para inmiscuirse en diversos sectores del campo político-económico.

 

 

 

 

[1] Dr. en Comunicación – Docente (FPyCS-UNLP). Twitter: @cristianseculg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s