Escultismo para muchaches

Por Ariana Bardauil[1]

El movimiento scout o escultismo tiene como objetivo la educación de les niñes y jóvenes en valores, a través del juego y las actividades. Se encuentra actualmente en 165 países, entre ellos la Argentina, donde surge en 1912 con la creación de la Asociación Boy Scout Argentinos. Ya en 1937, se suma la Unión Scouts Católicos Argentinos (USCA), fundada por el cardenal Santiago Copello. Entre los años 60 y 70 el movimiento se politiza, se incorporan algunas mujeres a la dirigencia con tareas relacionadas a la maternidad, y la juventud Scout gira hacia la izquierda lo cual implica que, durante la última dictadura militar, los grupos Scout también fueron foco de persecución y de desaparición de personas. Finalmente, el “no te metas”, el “algo habrán hecho” y la aversión a la política lograron permear el proyecto educativo scout durante los años de plomo, y esta perspectiva quedó instalada hasta el día de hoy, sobre todo en las organizaciones tradicionales.

En 1996 se fusionan ambas entidades y se incorpora la participación femenina de manera oficial, surgiendo la actual asociación Scout de Argentina, que cuenta con más de 70mil miembros (2016). Scout de Argentina es una de las 16 asociaciones que se distribuyen en todo el territorio nacional, y una de sus principales características es que aun siendo pluriconfesional, sobre la totalidad de sus miembros, el 90% pertenece a la iglesia católica.

Por otra parte, en el año 2013 los jóvenes desde los 16 años de edad son incorporados al sistema electoral nacional, bajo la ley 26 774, lo que implica una transformación en el concepto de ciudadanía argentina: ya no hay que formar a los adolescentes para que sean buenos ciudadanos, sino que, en caso de sentirse preparados, ya lo son. El problema surge cuando dicha transformación se traslada a los procesos decisorios de organizaciones tradicionales, cuando es la juventud politizada, interpelada por el auge del feminismo y por el movimiento LGBTIQ, la que se incorpora a la mesa de decisión.  Así es como, en el año 2016, ante la modificación del proyecto educativo de la asociación (que incorpora a las familias no tradicionales) la Arquidiócesis de Buenos Aires, mediante la famosa frase “la soga se rompió y no hay vuelta atrás” el Cardenal Poli armó una Federación Scout Católica paralela. Del mismo modo, la Arquidiócesis de La Plata retira el patrocinio de la iglesia católica a los scouts. Sin embargo, según datos de la Oficina Scout Nacional (2017) el 64% de nuestros Grupos Scouts siguen estando patrocinados por la Iglesia Católica.

¿Se puede pensar un escultismo feminista?

El aborto, la igualdad de género, la diversidad sexual, los métodos anticonceptivos, la educación sexual, el placer y la violencia de género son problemáticas omitidas en el proyecto educativo de la mayoría de los grupos, pero que resultan necesarios y urgentes para les jóvenes y que, en el año en el que todavía se encuentra vigente el debate por el aborto legal, no pueden escaparse estas discusiones e intercambios dentro del patio. Al no llevar a las actividades de los sábados estas temáticas el/la educador/a[2], el grupo, el movimiento no se están dando herramientas para afrontar la realidad, para reclamar y hacer valer sus derechos e interpelar al otro.

Ante la imposibilidad de generar instancias y actividades con perspectiva de género dentro de los grupos, surge en nuestro país “Scouts feministas”, entidad que denuncia el machismo y la falta de inclusión dentro del movimiento scout y nace inspirada en los precursores de esta movida, scouts de España, que en el 2017 lanzaron una campaña para visibilizar, concientizar y abordar la violencia ejercida hacia las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad. Así, Scouts feministas se constituye como una red a nivel nacional, que genera herramientas y lazos para transformar el movimiento desde los espacios en los que participa cada une.

Del mismo modo, surge entre les beneficiaries y educadores de la asociación un problema de arduo debate y sensible a todes: ¿Scout Ateo? Si bien la asociación es pluriconfesional y la ley scout no establece una filiación religiosa, la mayoría de los grupos se encuentran dentro de parroquias. De este modo, se sigue excluyendo e impidiendo la formación scout a aquelles que no desean declarar su religión o simplemente no poseen ninguna.

Seguimos pensando el proyecto educativo de Scout Argentina en base a su creador, el militar y artista británico Badén Powell, y a sus enseñanzas, tradiciones y pensamientos que datan de, por lo menos, cien años atrás. En “roverismo hacia el éxito” Powell aconseja a los futuros hombres adultos sobre cómo poseer una vida alejada de los vicios. Uno de los escollos que puede inmiscuirse en la vida perfecta del hombre es “la mujer”, por lo que le dedica un capítulo entero a su problematización.

En las bases bibliográficas del movimiento scout no sólo se excluye a la mujer como autora sino como sujeto activo. En la obra de Powell no existe la mujer como sujeto, y si se la menciona aparece como una traba en el camino del ciudadano. Por otro lado, junto a Agnes Baden Powell (hermana) y Lady Olave (esposa) crearon el movimiento guía (movimiento scout femenino[i]), y escribieron libros sobre la mujer-scout. Uno de ellos, firmado por Agnes y su hermano y titulado “escultismo para muchachas” (una reversión de “escultismo para muchachos”) está orientado a las mujeres scout. Y esa bibliografía, aun habiendo incorporado oficialmente a las mujeres hace 22 años a la asociación, ni siquiera es mencionada en la página oficial de scout de Argentina. Los libros que sí aparecen, son aquellos en los que la mujer se caracteriza por su ausencia o por ser un obstáculo en el camino del boy-scout ¿Cómo podemos pensar un movimiento igualitario mientras se excluye a la mujer como sujeto histórico dentro del mismo? Resulta necesario repensar la perspectiva de género dentro de la formación de los educadores y las actividades realizadas para los niños y niñas.

La semana próxima se debatirá a nivel nacional el nuevo estatuto[3] de la organización, donde se decidirá si se sigue con la misma mirada que hace 20 años o se dará un salto hacia adelante; si se va a ser fiel al término “movimiento” o en cambio primará el estancamiento y la defensa de un pensamiento arcaico, tradicional y estático. No hay que olvidarse que el escultismo es un movimiento pensado para les jóvenes, y es necesario que la asociación interpele sus demandas y las de la sociedad.

“Todo Scout debe estar siempre listo para ser un buen ciudadano de su país y del mundo” afirma Baden Powell en su libro “escultismo para muchachos”. El mundo hoy reclama perspectiva de género, y el escultismo no puede hacer oídos sordos ante los cambios. La asociación también debe estar “siempre lista” para adaptarse a los nuevos tiempos y nuevas dinámicas. Es importante recordarlo para que les jóvenes quieran seguir formando parte de este movimiento y no que, por no hallarse, tengan que migrar hacia otros espacios.

[1] Estudiante de Ciencia Política, participante del movimiento scout desde hace 10 años

[2] El educador dentro del movimiento scout argentino es llamado “Dirigente”, se opta por la palabra “educador” porque se entiende que el rol del mismo no es dirigir la conducta o mandar sino facilitar herramientas y acompañar al niño o niña. La disputa de “educador o dirigente” se encuentra latente dentro del movimiento y, el optar por el primer término tiene que ver con las nuevas formas de ver la educación y formación dentro de la asociación.

[3] Los estatutos son las normas que marcan el régimen interno, la vida, de una organización, institución  o asociación, debiendo ser aprobadas por el organismo del estado para tal fin.

[i] El movimiento scout (creado en 1907) era solo para varones, Agnes Baden-Powell junto a su hermano y posteriormente Olave Saint Claire Soames crean en 1910 el guidismo, solo para mujeres. Se institucionaliza mediante la creación de La Asociación Mundial de Guías Scouts -AMGS- (WAGGGS, por sus siglas en inglés: World Association of Girl Guides and Girl Scouts) en 1928.

 

Ariana Bardauil, participante del movimiento scout hace 10 años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s