“Señores, dejo todo…”

“Te das cuenta Benjamín, el tipo puede cambiar de todo.  De cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios.  Pero hay una cosa que no puede cambiar Benjamín… No puede cambiar de pasión”.
(El Secreto de sus ojos, 2010).

Por Facundo Ariel Pajon[1]

De pasión somos

Desde la escuela, nos han enseñado a inmortalizar a hombres y mujeres que han dado la vida por nuestras tierras. Hemos idolatrado la figura de del General José de San Martín, con su inédita campaña por la independencia, cruzando la inmensa Cordillera de los Andes para enfrentar al ejército español y eliminarlo de nuestras tierras; o el General Manuel Belgrano, quién dejó sus hábitos de abogado y libró batallas independentistas como la de Tucumán, sin tener conocimiento alguno de tácticas y estrategias de guerra; o Mariano Moreno, quien por investigar y defender la “verdad” y los valores de país que se estaba construyendo, jamás regresó de su viaje a Europa, en el que murió -probablemente- envenenado.

Del mismo modo, hemos glorificado las figuras de Juana Azurduy, mariscala y generala de los ejércitos del norte -reconocida más 100 años después por Bolivia y Argentina- fue una heroína que brindó decenas de batallas por la independencia en el Alto Perú; o Eva Duarte (Evita), quién fue -inclusive- canonizada por el pueblo argentino como la “abanderada de los humildes”, aunque jamás ostentó un cargo público y su figura fue inmortalizada con la lucha de las mujeres y los desclasados -los “grasitas”- como le gustaba llamarlos. Si nos corremos de la política, aparecen figuras contemporáneas como Mercedes Sosa, Estela de Carlotto, Nora Cortiñas y tantas otras, que han hecho del arte y los derechos humanos una bandera insoslayable hasta el reconocimiento del propio Estado de los crímenes de lesa humanidad cometidos en dictadura.

Mujeres y varones, que han dejado su vida de lado por librar inmensurables batallas con el fin de conseguir sus objetivos. Desde las guerras de independencia hasta el reconocimiento de los derechos políticos y humanos de sus conciudadanos, nuestro país ha tenido ejemplos de personajes que hoy son reconocidos a simple vista de una foto, por sus obras y emprendimientos. Hasta el mismísimo, Diego Armando Maradona, ha sido glorificado tras sus epopeyas futbolísticas en el mundial de 1986, tras el que se convirtió en el D10s de miles de personas que ven reflejada en él una historia de superación y entrega que opaca toda la “miseria humana” que pudiera sobre sus actos sopesar.

Boca y River, historias de una pasión Argentina

Nos acercamos a una final histórica. En pocas horas, River Plate y Boca Juniors definirán qué equipo será inmortalizado en la historia grande del fútbol mundial y sudamericano. ¿Cuál de los dos será recordado durante varios años como el gran triunfador de esta batalla? Se trata de una final que encierra mucho más que un simple partido de fútbol.

El Club Atlético River Plate, se fundó el 25 de mayo de 1901, tras la fusión del club La Rosales y Santa Rosa, dos equipos pertenecientes al barrio de La Boca. En sus inicios el club sufrió mudanzas y desalojos, hasta que 37 años después de su nacimiento logra afianzarse y constituirse en el barrio de Nuñez, inaugurando el mítico Monumental, terreno de inolvidables epopeyas futbolísticas. Con 36 títulos nacionales, 11 copas de liga y 16 títulos internacionales, el equipo riverplatense se erige como uno de los colosos del fútbol latinoamericano.

Por otra parte, el Club Atlético Boca Juniors se inauguró el 3 de abril de 1905, por tres amigos, en el barrio de La Boca (del cual toma su nombre). En el año 1913  adoptó sus colores, ante la improvisada idea de uno de sus fundadores al observar encallado en el puerto de la ciudad a un barco sueco. En sus comienzos, el xeneize tuvo que emigrar por unos pocos años a Wilde (ciudad lindera al barrio donde había surgido, pero en el partido bonaerense de Avellaneda) para luego instalarse definitivamente en 1922 en los terrenos de La Bombonera. Con 33 títulos de liga, 12 copas nacionales y 22 títulos internacionales, el equipo del sur de la ciudad se constituye también como uno de los más victoriosos de nuestras tierras.

Pero Boca y River no son sólo sus títulos e historia. La mística de uno de los eventos deportivos que moviliza tantas vidas y pasiones en nuestro país, radica en los barrios. En sus comienzos, ambos equipos compartían el barrio, el origen y una rivalidad que fue creciendo con los primeros años de competencia amateur y profesional, hasta convertirse en el clásico de clásicos de la Argentina y uno de los espectáculos más convocantes del fútbol mundial. El historial muestra que de 201 encuentros, Boca ganó 77 veces, River lo hizo 69 y empataron en 65 oportunidades. No obstante, en el plano internacional el historial se equipara, donde se han enfrentado en 29 oportunidades, obteniendo los riverplatenses 8 victorias, los xeneizes 10 y 11 juegos han culminado con empate.

En un país inspirado en las figuras apasionadas, que dan la vida por su causa, los fanáticos de ambos clubes buscan emular en sus ídolos figuras que representen aquellas epopeyas que sólo los héroes pueden realizar. Desde los enfrentamientos entre: Maradona y Francescoli; Palermo y Salas; Riquelme y Gallardo; Guillermo y Astrada; Ramón Díaz y Bianchi; Rojitas y Labruna; Gatti y Filliol, entre otros; los periodistas deportivos y los hinchas han procurado representar batallas y duelos dignos de una historia que representa la idiosincrasia de nuestro país.

Emular batallas, invocar ídolos y reproducir cábalas,forma parte de una costumbre más de un país apasionado. Porque como bien decía el personaje interpretado por Francella, uno puede dejarlo todo… Todo menos la pasión. Por eso señores dejo todo, me voy a ver el partido, porque los jugadores nos van a demostrar que salen a ganar, que quieren salir campeón y que lo llevan adentro… “como lo llevo yo”.

[1] Licenciado en Ciencia Política (UNLaM), “bostero, católico y peronista”. @facupajon1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s