Club Vanulen: la necesidad de espacios deportivos en el barrio

Entrevista por Paula Robbio[1]

En esta entrevista se desarrolla una apacible conversación con un vecino, reconocido como histórico del barrio. Mario Gómez es vecino hace más  de 40 años de la villa 21-24 de Barracas, villa distinguida por su tamaño – cerca de 80 mil habitantes – y por estar bien pegadita a uno de los ríos más contaminados del mundo, Cuenca Matanza del Riachuelo.
Como miembro directivo del club social, cultural y deportivo Vanulen (@vanulen), nos cuenta un poco sobre la historia y necesidad de espacios deportivos dentro del barrio, las relaciones que se generan a partir de éste y las expectativas sobre un club diverso.
A su vez, Mario marca un legado ante la Corte Suprema por el conflicto del “Camino de sirga” – margen del Riachuelo – en el cual vive. Como resultado del Fallo Mendoza de la citada Corte, él debe ser relocalizado junto a cientos de familias. Deporte, erradicación, urbanización, historia política, juntas vecinales, vivienda, derecho a la ciudad, arraigo y desarraigo son algunos de los ejes centrales que aborda la siguiente entrevista.

¿Cómo te presentarías?
Soy Mario Gómez, vecino de hace más de 43 años en el barrio. De algún modo uno ha transitado y puede contar la historia. La historia del barrio es compleja, un barrio que ha generado resistencia y ha empoderado a muchas familias y vecinos en la reivindicación y en el derecho constitucional, a conseguir trabajo, a vivir en una vivienda digna, a tener salud, educación, por el simple hecho de ser ciudadano en una República, en un contexto que tiene que ver con la vida humana.

¿En qué año llegaste al barrio?
En el 73’, pero primero venía a jugar a la pelota. El fútbol empodera y hace amigos, esos amigos después me fueron sosteniendo y me hicieron conciudadano. Yo soy provinciano, llegando de la provincia vengo desarraigado, uno viene a arraigarse.
Muchos vecinos del barrio son de países limítrofes y vienen con la ilusión de conseguir trabajo, de hacer una vida mejor. Lo que llaman en Estados Unidos “hacer la América”, nosotros lo comparamos con Buenos Aires ya que venimos porque tiene lo que otros lugares no. Aquí está Dios, en todos lados, pero atiende a Buenos Aires; vecinos a la oficina central.
Vine con el secundario incompleto, joven, tonto en esa época, tonto noble, inocente en todo caso. Uno acá lo primero que recibe es el cachetazo que lo consideren ave rara, el Payuca, el cabecita negra, el grasita. Después bueno, más profundamente y lo que se ve en los distintos ámbitos, el tema discriminatorio: el cabeza, el negrito, lo que hoy es el pibe con gorrita. El discriminado, históricamente en una ciudad tan compleja como es la CABA.

Y en el día de hoy, ¿Cómo ves esta situación? 
Históricamente es generar resistencia, bancar la parada. Cuando vine acá con mi inocencia primero sufrí discriminación. Cuando vas a buscar trabajo la condición laboral siempre es el trabajo precario, para el humilde, para el pobre. El trabajo calificado, o mejor pago, nunca es para el pobre, está claro. La mano de obra siempre es barata. Yo siempre digo, mi barrio o similares, históricamente le han dado a la ciudad una enormidad de cosas: la mano de obra barata, las trabajadoras domésticas laburando en casa de familias, nosotros en un principio laburando en la estiba – laburo que desapareció -. El de la construcción es mayoritariamente villero, el que construye la ciudad para las empresas constructoras.
La villa se fue transformando porque el villero es el constructor. El trabajador dijo para sí, voy a construir en mi barrio y construir con calidad. El gran problema es que los servicios nunca fueron contemplados por la obra pública y por el poder político.
La ciudad nunca pensó que estos vecinos que originariamente venían y se radicaban acá como mano de obra barata, terminarían construyendo una ciudad dentro de la ciudad.

La villa se fue transformando porque el villero es el constructor. El trabajador dijo para sí, voy a construir en mi barrio y construir con calidad.

¿Qué es Vanulen en esta ciudad? 
Vanulen es un Club que fue creado como un espacio de recreación y deporte. En la ciudad hay clubes de barrio que en su tiempo no aceptaban a los chicos de la villa. En estos barrios los espacios que podíamos rescatar y que no se usaban para la construcción de viviendas desde la necesidad, nosotros procurabámos que sean espacios para que nuestros pibes puedan soslayarse, porque tiene derecho también. Los fuimos sosteniendo y construyendo con autogestión y generamos lugares para en lo que antiguamente en la ciudad se llamaba potrero. En la ciudad ya no hay potreros. Lo más parecido en la formación de deportistas, de gambeta, de magia, se fue perdiendo con el potrero. Acá un poco se defiende eso.
Hoy más que nunca tiene el multipropósito que nuestros pibes se diviertan, se distraigan, se distiendan. Ahora tienen una mejor perspectiva. Que existan estos espacios da lugar al deporte, mente sana y cuerpo sano.
Está potenciado. Beneficio comunitario y horizontal. Vienen al Club de cualquier lugar del barrio, de la ciudad. La canchita de cemento la modificamos en estructura para que haya torneos de handball, eso hace que vengan chicos de zonas más acaudaladas de la ciudad a jugar con los pibes del barrio. Esa ida y vuelta es paradigmática, genera una mirada que no imaginábamos.

Hoy más que nunca tiene el multipropósito que nuestros pibes se diviertan, se distraigan, se distiendan. Ahora tienen una mejor perspectiva. Que existan estos espacios da lugar al deporte, mente sana y cuerpo sano. 

¿Va más allá del deporte entonces?
Sí, tiene que ver con el derecho a la ciudadanía. Nuestros pibes no practican hockey en las canchas top. Hay deportes elitistas como el rugby, el polo, etc. Queremos masificar el deporte, no solo el fútbol. Hay otros deportes, el básquet de tres, el común, el hockey sobre patines. Universalizar el deporte en estos barrios tiene que ver con la inclusión, el derecho de un chico de manifestarse en cualquier área deportiva.

-El Club tiene una murga también ¿Qué significa para vos?
Cuando hablamos de cultura hay que retrotraerse a un personaje del barrio que dió mucho. Julio Arrieta, un gran amigo mío que lamentablemente ya no está, dejó una herencia impresionante y que está enquistada en su propia familia y en elementos donde vemos su huella. Las murgas son un claro ejemplo, nos ha marcado a fuego su impronta en el barrio. En el club funciona la murga “Compadritos de Barracas” que la conforma su familia.

Sabemos también que estás muy metido con el tema relocalización ¿Por qué surge y que implica?
Hace 43 años que vivo al lado del Río (Riachuelo). Mucho antes no sabía que el Río nos envenenaba. En realidad no nos envenena, nos envenena la ambición del hombre, lo contaminó la angurria. Primero de vender materia prima a esa codiciosa Inglaterra en la Revolución Industrial. Echarle la culpa al Río es la miseria propia del hombre. Si hay un evento que perturbe la naturaleza es el hombre. Ojalá hayan nuevas tendencias para recuperar.

¿El Río es el camino de Sirga? 
Sí, yo soy vecino de ahí. Cuando llegué no tenía idea, con el tiempo sin querer me iba curando. La contaminación está en la tierra y cuando uno arma un contrapiso, como parte de su progreso, el de su vivienda, y pone una cerámica, ayuda a no contaminar la familia.
En las metas de estudios que se hizo, que fueron muy incompletos y politizados, en relación al relevamiento de salud hecho por el Gobierno de la Ciudad, dió en mi caso bajos niveles de contaminación producto de la autogestión que hacemos desde nuestra casa. Casa de material, agua de red, conexión de cloaca auto gestionada, reducimos el daño.
Cuando surge el fallo “Mendoza” de la CSJN, que es un fallo paradigmático, ahí empezamos a actuar nosotros. No sólo adquiere importancia en la Ciudad de Buenos Aires y en la Argentina, sino que creo que va a tener mayor trascendencia porque castiga y condena a los poderes fácticos y da soluciones medioambientales a las familias, al pueblo. En principio no estábamos tan organizados. La ciudad quiso hacer un censo unilateral, sin hablar con los vecinos, con información que se vendía para afuera diciendo que había que relocalizar a 700 vecinos. Pero no hablaban de relocalización, hablaban de erradicación.
Cuando nosotros nos enteramos, siempre tarde, de que íbamos a ser erradicados, nos enfrentamos, nos organizamos. Tuvimos ayuda de estructuras que tienen que ver con el derecho humano, el CELS, ACIJ, Ministerio Público Fiscal de Ciudad, Fundación Temas, la Asesoría Tutelar. Toda esa estructura también nos ayudó a organizarnos.
Con esa experiencia de saber cómo se construye un tendido de luz, se da clases de apoyo escolar, se prepara una olla, todo lo que se aprende con la ausencia del Estado, pudimos armar un cuerpo de delegados que salió a defender el colectivo de las familias para que sean relocalizadas en función de sus derechos.

¿Cómo repercutió esa organización de la sirga en la urbanización de la 21-24?
La 21-24 es la única villa que no tiene ley, siendo una de las más grandes en tamaño y habitantes.
En el año 2001 mediante una política demagógica, el gobierno de Menem mediante el Decreto 1001 entregó las tierras a los vecinos. Ese mismo poder político que en la Ciudad estaba articulado por Carlos Grosso, entregó unilateralmente esas tierras a una mutual que se auto- tituló dueña de la tierra.
Esa mutual ha estafado a vecinos que pagaron su espacio y derecho a la tierra, otros que no pagaron, como mi caso, porque no quise ya que ellos no me consideraban ciudadano del barrio.
Pero bueno, tenemos esa situación, como una zona gris que tiene que ver con quién es dueño de la tierra.

En la actualidad, y hace más de 10 años el PRO gobierna la Ciudad ¿Cómo ves sus políticas en relación a barrios como el tuyo?

El PRO en las villas lo que hizo fue darle una pinturita marketinera, no hay un trabajo sustancial, un trabajo de generación de derecho ciudadano al acceso de una vivienda digna.
Hay un sin fin de acciones que tiene que ver con acciones puenteriles. Tenemos un “gran hermano” que maneja la obra pública, que está cartelizada y que la ganan las mismas empresas o cooperativas.

Tenés que ser un lamebotas para acceder a un trabajo digno.  Mucho más ahora donde políticamente la ciudad está referenciada a nivel Nación y Provincia de Buenos Aires. Es un combo perfecto donde solamente es pintar, aliarse con el matonaje del barrio para poder mostrar honestamente no sé qué -nada-. La intervención del gobierno en políticas públicas de la ciudad es un manejo de punteros y negocios, simples negocios.

-En este contexto, se eligió una junta vecinal opositora. ¿Cómo ves éste hecho y cuál crees que es su rol de cara al barrio?

Es esperanzador, las juntas vecinales anteriores, la primera que fue aliada al PRO terminó siendo corrida por su ineptitud y su cercanía a lo corrupto. La segunda daba fe de no ser del PRO, pero terminó siendo cooptada, funcional y servil a sus políticas.
El tema de la junta vecinal, como órgano político legítimo del barrio, es que no responda políticamente a la corrupción que genera un personero, como Girón. Lo que pasa en la ciudad por ejemplo, que rompen veredas y arreglan, rompen y arreglan. Acá lo vivimos, donde pasan los años y los tiempos y la obra pública para el vecino no aparece. Si quisiéramos ponerle etapas a la construcción de viviendas es necesario una política pública seria, transparente, donde no haya cartelización y haya participación del barrio. Ahí se podrían proyectar el día de mañana acciones de sostenimiento de derechos.
Increíblemente esta nueva junta unió lo que en otros momentos era impensado, es esperanzador. En este barrio se pudo unir una izquierda, un peronismo, y cierto centrismo en Unidad Vecinal que está cansada de la corrupción que nos sobrevuela. Hoy trabaja unida en asambleas.
El poder político tiene que abrir su mente, abrir opciones y posibilidades de acción. Esta junta demuestra transparencia en asambleas con participación vecinal. Esto genera descontento a aquellos que no quieren al barrio, gente que planea sus negocios y no le importa que las necesidades básicas de sus vecinos se concreten.

¿Y de cara a la urbanización?
Esta junta nos ha pedido participación a los delegados, cosa que las anteriores no. A los anteriores los fuimos a buscar para estar a la par y sostener banderas y no se dió. No vamos a llorar sobre la leche derramada. Esta nueva junta asumió el compromiso de participar y aprender. Los delegados tienen mucho para dar. Los delegados decimos que hay un antes y después del fallo Mendoza y tiene que ver con que todos los vecinos puedan acceder a una vivienda digna.

-¿La relocalización de la Sirga es un pie para urbanizar la 21-24? ¿Y  de cara a la villa 31? 
Absolutamente. Hay diferencias, no es lo mismo el valor de los Mts2 en la 31 que en la 21-24. La patria inmobiliaria que rodea a la 31 está mucho más presente, ojalá los vecinos de la 31 puedan acceder a la vivienda.
Nosotros tenemos una operatoria respecto de las familias a relocalizarse. Es absolutamente ventajosa en relación a la adquisición de la vivienda por parte de nuestras familias y llevó muchos años, sacrificio y trabajo conseguirla.
Como legado, esa operatoria la queremos abrir al resto de los vecinos y pares en asentamientos iguales al nuestro. La operatoria cumple en perspectiva la mayor de las reivindicaciones en relación al derecho a la vivienda.
Fuimos parte de la solución y no del problema, si el poder político mira y proyecta con honestidad, debe pensar y repensar que los vecinos de los barrios humildes que peleamos por el derecho a la ciudadanía, tenemos una perspectiva de soluciones integrales.
Siempre digo en relación al derecho a la ciudadanía, que la ciudad también nos merezca a nosotros que como ciudadanos, le hemos ganado a mil situaciones contra viento y marea.

[1] Estudiante de Trabajo Social (UBA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s