Rock ¿para divertirse?

Por Nicolás Inchaurrondo[i]

En reiteradas ocasiones, y desde sus lugares de estrellas de rock, muchos artistas han manifestado una posición relacionada  con la anti-política. Estos discursos son complejos porque ubican al rock en un sector incómodo, que desorienta su origen cultural y lo despoja de la trascendencia social y política que atraviesa su identidad.

Rolo Sartorio es un exponente de este pensamiento. En los últimos meses ha potenciado un perfil que no se corresponde con las luchas sociales y políticas que se dan en la actualidad argentina. De esta forma, caracteriza banalmente al movimiento del rock como una herramienta que solo sirve para divertirse.

Para refutar esa propuesta es necesario ir a los inicios del género. La cultura rock surgió como una corriente contra-cultural en la década de los 50 y 60 en Estados Unidos y Gran Bretaña. Sirvió como espacio de expresión para los y las jóvenes que veían reprimidos sus gustos por la cultura tradicional de sus padres. Los bailes, exóticos para la éòca, fueron los primeros en romper los esquemas: Chuck Berry, Jerry Lee Lewis y Elvis Presley se consagraron como los principales símbolos de ese movimiento. Luego, las letras de las canciones ganaron un espacio primordial en el rock: tanto John Lennon en The Beatles como Bob Dylan comenzaron a introducir reclamos en sus canciones y reflejar los contextos en que se encontraban.

La ola de la beatlemania llegó a Argentina a fines de los años 60 e influenció a jóvenes que comenzaron a copiar la música, pero cantando en español. En el poder estaba la dictadura de Juan Carlos Onganía, que reprimía a los movimientos juveniles de la época. Los jóvenes de pelo largo, que habían empezado a producir el primer rock argentino, eran perseguidos por las fuerzas de seguridad y en reiteradas ocasiones terminaban en los calabozos.

Ese contexto de vulnerabilidad se profundizó durante la última dictadura militar, época en la que los artistas fueron censurados y que, en muchos casos, tuvieron que partir al exilio. De este modo, la forma de enfrentarse a estas adversidades fue la composición de letras con metáforas que reflejaban la situación del país.

Recién a partir de la Guerra de Malvinas (1982) y la consecuente censura de la música en inglés, fue que el rock argentino tuvo cierta preponderancia en las radios. Con la vuelta de la democracia el movimiento obtuvo una libertad que hasta ese momento no había vivido en Argentina. En ese sentido, los problemas sociales y económicos que se vivieron durante los 90 fueron reflejados por variados grupos. Surgieron canciones de protesta que servirían de bandera en las luchas populares que se oponían a las medidas neoliberales de la época.

Ya en estos años, bajo un contexto nuevamente desfavorable creado por las políticas económicas de Cambiemos, Sartorio se manifestó durante un recital en Tecnópolis en noviembre de 2018 y señaló: “Sabemos que el país está casi destruido y sabemos que es muy difícil pagar una entrada para ver artistas, así que muchas gracias por venir esta noche”. Este agradecimiento fue aplaudido por el público que comenzó a cantar en contra del presidente -más precisamente, “Mauricio Macri la puta que te pario”-.

El líder de La Beriso, notablemente enojado, pidió que se callaran, impidiendo la libre expresión y agregando que sus dichos no iban en contra de nadie: “Nosotros vinimos a disfrutar, no tenemos bandera política, así que disfrutemos y dejemos disfrutar, no vayamos en contra de nadie”. De esta forma, Sartorio le quitó a Macri la responsabilidad de la actualidad del país, de la que se había quejado en un comienzo.

Unos meses antes, en mayo de 2018, también había expresado un discurso acorde al que expresan los gobernantes de Cambiemos: “Los de hoy, los de ayer y los de hace 50 años nos siguen robando. Y después saltan diciendo que tenemos banderas políticas. ¿Qué banderas si nos están cogiendo hace 50 años?”. Más allá de insistir en que no son partidarios de una bandera política, Sartorio expresó un mensaje que se alinea al expresado por los miembros de Cambiemos.

Desde el macrismo se suele atribuir “la decadencia del país” a los denominados “70 años de peronismo”. Este tipo de discurso incluye en la misma bolsa a diferentes gobiernos constitucionales con regímenes dictatoriales, y también medidas económicas contrapuestas con consecuencias políticas y sociales diversas. Al sumarse a esta línea discursiva, Sartorio sedimenta su ideología anti-política como un modo de construcción de sentido, remarcando una supuesta solución alejada de toda crítica que pueda cambiar la situación del país.

El rock sin perspectiva

A pesar de la viralización de sus dichos de 2018 y las posteriores críticas, Rolo volvió a hacer de las suyas hace pocas semanas, en el Embalse, Córdoba. En pleno concierto de La Beriso, quiso hacerse el gracioso con su público contando una anécdota homofóbica que le comentó un conocido: “se fue con una chica, cenando, boliche y después terminó en el departamento. Entonces cuando se saca la ropa, la chica tenía… Sí, ella le dijo ´¡sorpresa!´ y él le dijo ´¿qué sorpresa?´ Era puto, se la comía. Ja, ja, ja. Era re puto, boludo”.

Esta historia, contada a modo de broma, es un claro desentendimiento del contexto actual. Un escenario en el que se lucha cada vez más por la libertad en la elección del género y que viene a romper con los estereotipos sexuales binarios. Es una pelea que la juventud da en las calles y que no cuenta con el apoyo del gobierno nacional.

Las posturas de Sartorio sobre el escenario responden a una línea ideológica que es representada por Cambiemos. Son pensamientos de derecha que se encuentran en auge y que se amplifican con poder, luego de haberse visto en jaque por las luchas que fueron dándose en el último tiempo. Esa es una pelea que el rock acompañó y que también tuvo un lugar esencial en la segunda década del siglo XX. No debe perderse ese eje de discusión y de lucha. El rock no es sólo música en parlantes, también es una actitud y una manera de plantarse ante las injusticias y las desigualdades.

[i] Licenciado en comunicación social (UNLP)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s