La “grieta” inventada

Por Cristian Taborda

Quizá haya sido la disputa del gobierno con el campo por la resolución 125/2008 -popularmente conocida como  “La 125”-, el hecho puntual que simbólicamente dividió las aguas de forma amplia en el pueblo argentino. La ley anunciada por el entonces ministro de Economía Martín Lousteau incrementaba la alícuota de retenciones a las exportaciones del sector agropecuario. Este aumento impositivo logró reunir a los distintos sectores del campo con profundas diferencias entre sí en la denominada “Mesa de enlace” conformada por la Sociedad Rural, Confederaciones rurales argentinas, la Federación Agraria Argentina y Coninagro.

Son recordados los sucesos de marchas y contra marchas, cacerolazos y actos oficialistas, los incidentes y detenciones y el voto “No-positivo” del Ex vicepresidente, representante del radicalismo, Julio Cobos. La resolución de índole derivó en un conflicto ideológico llevado al paroxismo, donde la sociedad pareció dividirse en dos abruptamente, por un lado el campo y por el otro el gobierno, el peronismo y el antiperonismo, la patria y la anti patria. El debate se trasladó de lo económico, a lo mediático, de lo mediático a lo judicial, de lo judicial a la calle, irrumpiendo en la vida pública de todos los ciudadanos y profundamente en lo privado, donde se manifestó en discusiones familiares: se estaba de un lado o del otro.

Esta “división” se profundizó en el tiempo y fue agitada desde los medios de comunicación a medida que se incrementaba su pelea con el oficialismo. De una discusión impositiva, entre el gobierno y agroexportadores, se logró instalar en la opinión pública la idea de una “grieta” insalvable, en donde no hay puntos de acuerdo y se es imposible la existencia de uno sin la destrucción del otro. Luego de la “Ley 125” lo que sobrevino no fue una “grieta”, sino un invento para dividir a la población y obtener rédito político por parte de sectores minoritarios, lo cual sería imposible con la unidad nacional del pueblo. Hubo una mediatización de la división, una programación del odio, una construcción del conflicto, ingeniería social a disposición de una grieta inventada.

La tensión entre las partes por la implementación de retenciones, en donde se dirimían cuestiones económicas entre el ejecutivo y un sector agropecuario, fue un conflicto de intereses entre actores que pujaban sobre la redistribución de la riqueza, fue una circunstancia conflictiva por determinar la política distributiva. Posteriormente al conflicto del campo, hubo una utilización de la opinión pública para poder instalar diversas agendas políticas. La división del pueblo no tuvo lugar real.

Argentina cuenta con una vasta lucha de intereses contrapuestos, que van desde la Revolución de Mayo hasta nuestros días, y esos conflictos siempre se dirimieron pueblo contra anti pueblo, una mayoría democrática contra una minoría oligárquica. A partir de la modernidad, luego de la Revolución Francesa, con la aparición del pueblo y el ciudadano como actor político, surgió la lucha por el dominio de la la opinión pública, la cual se trata de dirigir por parte de quien ostenta el poder real o económico del territorio en cuestión, una de las estrategias más antiguas para tal dominio es la división.

La verdadera división

El pueblo, como actor político, es incómodo para quien intenta hacerse del control de las decisiones, o quien cuenta con un poder político o real (que siempre es una minoría), ya que como bien define Aristóteles en su “Política”, el pueblo son los pobres quienes siempre en la historia fueron la mayoría. El pueblo representa el interés nacional, los de la mayoría en un territorio delimitado. Las minorías no representan ningún interés nacional ni colectivo, sino el beneficio individual. De allí el intento histórico de insistir en una división popular, donde la mejor fórmula es crear sectores facciosos, instalar el odio y generar insatisfacción por no poder cumplir los deseos que promueve la absoluta libertad ofrecida.

Resulta interesante ver cómo aparece la oposición entre libertad y pueblo, donde la libertad sólo aparece como individual,ya que estar en el conjunto limita la satisfacción del deseo propio según parece proponer la tesis liberal. La suma de absolutas libertades individuales desorganizadas y sujetos del deseo, frente a la unión de la comunidad organizada en un pueblo, donde el hombre y la mujer se realizan individualmente si se realiza el conjunto, y viceversa.

El intento mediático de antagonizar estos dos sectores, arrastrando a la sociedad en un intento de generar conflictos existenciales indisolubles, deja en claro la utilización facciosa de quien ejerce el poder para así obtener beneficios y poder actuar como juez y parte ante el supuesto litigio, fogoneando el conflicto, incentivando la división y proponiendo la solución, siempre para su partida.

Hoy, ante la destrucción económica que pone en peligro la continuidad del Estado Nacional argentino tal como lo conocemos, que deja en jaque al sector empresarial, el salario de los trabajadores y la vida de los jubilados. Ante la destrucción de la educación, que precariza a docentes y profesores recortando recursos y presupuestos, y donde se producen deserciones. Ante la destrucción cultural que elimina todo patrimonio histórico, que prohíbe el acceso a la cultura; la destrucción espiritual y científica en la cual no se tiene en cuenta la ciencia y se ajusta el presupuesto tanto en el CONICET como en la iglesia, donde de destruye la figura del científico tanto como la de el sumo pontífice, Papa Francisco. O ante la destrucción social que incrementa la pobreza e indigencia, que prohíbe acceder a los ciudadanos a la alimentación de calidad y consumo de servicios básicos, es necesario romper con ese esquema mediático y teledirigido por una minoría que no representa el interés del conjunto ni del individuo que habita el territorio. Debemos converger hacia el interés común de la Nación en la cual el pueblo habita y desde sus distintas aristas con sus diferencias hacen posible la unidad, las distintas partes que forman el todo en un Estado íntegro que incluye la diferencia y no la expulsa ni la destruye como propone la lógica del poder, la expulsión de lo distinto.

La verdadera y real división nunca fue entre el pueblo, sino entre el pueblo y quien no representa los intereses del suelo que este habita, estos últimos haciéndose pasar por parte del pueblo dirigiendo la opinión pública. Quien no representa los intereses de su tierra es porque representa otros intereses, extranjeros. En el pasado la lucha era por la conquista de territorios para colonizar, hoy la guerra es comercial y la lucha por instalar en los mercados el trabajo producido en el país de origen vía exportaciones. Ya no es una invasión territorial, sino una invasión comercial donde se destruye el trabajo nacional por la entrada de importaciones indiscriminadas. Y junto a las importaciones materiales vienen las consignas culturales de un capitalismo global que intenta  desarraigar a los hombres y mujeres para imponer sus ideales, un pueblo desarraigado, sin tierra, sin tradición, no tendría problemas en aceptar una cultura y un trabajo globalizado donde sobrevive el más competitivo.

La verdadera grieta no es entre quienes piensan diferente, entre amigos o en la familia por distintas posiciones políticas, no es entre peronistas y radicales, ni tampoco entre pañuelos verdes o celestes, ateos o creyentes, la división es entre una propuesta humanista y otra materialista. Es una división real entre una propuesta nacional en defensa del hombre y la mujer, del trabajo, la cultura y tradiciones del pueblo frente a quienes intentan destruirlos en pos de un globalismo que hace de los pueblos y su territorio almacenes donde colocar sus productos y problemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s