Total normalidad

“invitan a nuestros líderes
a vender su alma al diablo verde
inventan bonitas siglas para que se sientan
un poco más importantes
y el inocente pueblo de Latinoamérica
llorara si muere Ronald Reagan o la Reina
y le sigue paso a paso la vida a carolina
como si esa gente sufriera del subdesarrollo
¡estamos en un hoyo! parece que en realidad…
Latinoamérica es un pueblo al sur de estados unidos…
Latinoamérica es un pueblo al sur de los EEUU”

Los Prisioneros (Chile)

Por Daniel G. Rossetti

El 22 de marzo en Santiago de Chile se terminó de dar estructura formal al Foro para el Progreso de América del Sur. Con la participación de Colombia, Perú, Argentina, Brasil, Paraguay, Ecuador, Guyana y el anfitrión Chile, se conformó una nueva forma de integración regional qué según las palabras de uno de sus ideólogos e impulsor, el presidente colombiano Iván Duque Márquez, será “un mecanismo de coordinación suramericana de políticas públicas, en defensa de la democracia, la independencia de poderes, la economía de mercados, la agenda social, con sostenibilidad y con debida aplicación”.

Muy a gusto con el lenguaje que manejan los CEO’s que administran los Estados convocantes, la intención final es extender el grupo Lima al resto de subcontinente y desde ahí volver a la normalidad la división mundial del trabajo, donde la región solo debe ser el proveedora de materias primas a la potencia hegemónica continental, los EE. UU., que hace años está viendo disputada su posición central a nivel mundial debido a la participación cada vez más fuerte de China y Rusia. El ProSur se presenta así como una barrera al avance de las inversiones de los competidores por la hegemonía planetaria.

El organismo nace con una misión central: dar por finalizado el intento de una integración autónoma de Sudamérica que nació con la creación de la Unasur. “Estamos impulsando un foro sin burocracia, sin estructuras pesadas, más inspirados en la exitosa Alianza del Pacífico” señaló el canciller chileno Roberto Ampuro, aclarando que “nadie está impulsando un foro ideológico”, frase central del neoliberalismo cuando quiere esconder el vuelco a la derecha de sus políticas.

Recordemos que la Unasur surgió por el impulso del eje Caracas-Brasilia-Buenos Aires en pleno auge de los populismos de izquierda, que en ese momento parecían estar generando una nueva clase dirigente. El fallecimiento de Néstor Kirchner primero, y luego el de Hugo Chávez le hicieron perder parte de la impronta inicial, a lo que se sumó el rearmado de las fuerzas conservadoras en el resto de la región y orientó las preocupaciones de dirigentes como Cristina Fernández de Kirchner, Rafael Correa y Evo Morales a los problemas internos, dejando el afianzamiento de bloque regional en otras manos, que no tuvieron ni la pericia ni el carisma de los líderes que le dieron vida.

Con el avance de las fuerzas neoconservadoras en lo político – cultural – social, y neoliberales en lo económico financiero, atropellaron fuertemente la Unasur, con el presidente paraguayo Abdo Benítez a la vanguardia del ataque, siendo el primero en retirar a sus representantes del organismo en los tiempos en que el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, era el presidente pro témpore. Esta puede verse como la génesis del ataque desde los gobiernos regionales alineados con la administración Trump hacia Venezuela.

Luego, el abandono por parte de las administraciones gubernamentales de Argentina, Brasil y posteriormente Ecuador, la vaciaron de contenido finalmente. Tal vez la postura del mandatario ecuatoriano Lenin Moreno sea el ejemplo más cabal de la fe de los conversos. Luego de llegar a la presidencia de la mano de Rafael Correa, de quien había sido su vicepresidente, tuvo todas las actitudes necesarias para reconstruir las relaciones tradicionales con los EE. UU. Al punto de llegar a promulgar una resolución para que se retire la estatua de Néstor Kirchner (para no hacer “apología del delito”, según sus palabras) del frente del edificio de la Unasur y reclamar para el Estado meridional los terrenos que hoy ocupa, como siempre alegando que se uso plata de la educación y de “nuestros jubilados”, excusa sensiblera a la que acuden los neoconservadores en todas partes.

Las únicas resistencias al abandono del bloque la presentaron Uruguay y Bolivia. Al punto tal que enviaron a la reunión de Santiago de Chile a funcionarios de segundo nivel. Las críticas por parte de la administración de Tabaré Vásquez se hicieron oír por parte de su vicecanciller, Ariel Bergamino, que en declaraciones a la agencia Sputnik, hizo saber que Uruguay no formará ningún organismo de integración que no incluya a todos los países de la región. Esto es en alusión a la exclusión que sufre Venezuela mientras el presidente sea Nicolás Maduro. Siguiendo los lineamientos del grupo Lima, alineación multilateral creada únicamente en línea con los intereses de los bloques de poder regionales para destituir al presidente venezolano, el ProSur se muestra como el intento organizacional de la región para dar por finalizado como sea el proceso iniciado por Hugo Chávez a fines del siglo pasado en el país caribeño.

Todos los intentos desde la Unasur encabezados por Ernesto Samper, que convocó a distintas figuras políticas internacionales, entre ellos el expresidente español González Zapatero, fueron desestimados, incluso el pacto de pacificación firmado en Cuba con dirigentes de la oposición al chavismo, que permitió la realización de las elecciones de 2018, cuando Nicolás Maduro se impuso a Henri Falcón. Los gobiernos conformantes del nuevo bloque no reconocieron como legítimas a estas elecciones con excusas que van desde irregularidades en el proceso electoral, que no fueron confirmadas por los organismos internacionales fiscalizadores, hasta la baja participación del electorado. Recordemos que en Venezuela el voto no es obligatorio y participó el 46,02% de la población habilitada, aun así, la participaron fue similar en porcentajes a la concurrencia de electores de varios presidentes del foro, entre ellos uno de sus impulsores, Sebastián Piñera, que llegó al Palacio de la Moneda con una participación del 46,8%.

Es inseparable el bloqueo económico que impuso EE. UU. de la crisis que vive Venezuela que, sin deslindar limitaciones y errores propios del gobierno de Maduro, derivó en una crítica situación económica y social. El ProSur vino a profundizar el ataque de la potencia continental e intenta romper con la idea fundadora del Unasur, que fue la de generar una confederación de países que no siguiera la lógica de las necesidades políticas de los EE. UU. rompiendo con la injerencia que tenía sobre la Organización de los Estado Americanos (OEA).

Muestra de esta alineación es la postura del uruguayo Luis Almagro, qué desde su cargo de secretario general, hizo todo lo posible para que fracase todo intento de normalización institucional venezolano, al grado que por su accionar fue expulsado del Frente Grande, partido al cual pertenecía. Prosur que viene a romper con las tradiciones de no injerencia en los asuntos internos de los estados

Como ya expusimos en otras ediciones[i], la importancia de generar instituciones que permitan un desarrollo autónomo de la región es parte de las políticas que deben buscarse para que las riquezas de nuestro subcontinente puedan enfrentar al capital internacional cada vez más concentrado. El fallido intento de la Unasur dio paso a un foro como ProSur, que no representará a los intereses autónomos de la región, sino que será el facilitador de las políticas que necesita la clase dominante. Estará más cerca de unificar a la baja los salarios de la región que promover el agregado de valor a las materias primas. Mas cerca de generar de reformas laborales que flexibilicen las relaciones laborales que de generar desarrollo de industrias y tecnologías. Más cerca del proyecto de Rivadavia que del sueño de San Martín. La doctrina Monroe regresa con total normalidad.

[i] “Una Sur en el olvido”

Fuentes:

Nodal; https://www.nodal.am/

Sputnik mundo; https://mundo.sputniknews.com/

BBC; https://www.bbc.com/mundo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s