Parar cuando todo está parado

Por Daniel G. Rossetti

Este paro pareciera ser consecuencia del paro general que se realizó el 30 de abril por la Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) junto con los gremios de Camioneros, Bancarios y otras agrupaciones sociales; el cual obligó a los representantes de los obreros agrupados en la “dialoguista” Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT) a poner una fecha a una medida de unidad desde la dirigencia sindical contra las políticas de destrucción del empleo que está llevando a cabo la administración cambiemita.

No obstante, muchos de los dirigentes de las actividades industriales se vieron en una fuerte disyuntiva ante la gravísima situación que enfrenta el sector industrial y arrastra hacia un precipicio a los comercios. Ya había pasado en el paro de fines de abril que, en muchas empresas cuyos gremios no habían adherido a la medida, la actividad laboral estaba suspendida por la patronal frente al momento recesivo que atraviesan. Es que a muchas empresas le resulta más utilitario el paro general que le permite ahorrarse el día de trabajo y los premios productivos y de asistencia y presentismo de los trabajadores, que tener que pagar el día completo, cuando sus depósitos y los de sus clientes se encuentra atiborrados de mercadería en un mercado interno paralizado. No solo la apertura indiscriminada de las importaciones rompió la cadena productiva, también la fenomenal ganancia que genera la especulación financiera, que dejó sin dinero a los sectores populares y a los sectores de mayores ingresos le direcciona sus ganancias hacia inversiones que nada tienen que ver con generar empleos de calidad.

Lejos de aquella manifestación de marzo de 2017, cuando los trabajadores les pidieron a sus representantes la primera medida de acción directa con el recordado reclamo de “Poné la fecha”, y una medida en este sentido hubiera tenido otro significado, hoy el paro tuvo que visibilizarse con la herramienta que generaron los trabajadores desocupados cuando la andanada neoliberal de los 90’ del siglo pasado usó las mismas políticas económicas y cerraba empresas: el piquete.

En el corte que se produjo en el Puente Pueyrredón, la Prefectura llevó sus vallas “automáticas” estrenadas en el G-20 para evitar el corte total por parte de los manifestantes, aunque el colmo de las paradojas fue que las fuerzas de seguridad le impidieron el paso a una ambulancia a la que los trabajadores que realizaban la protesta habían liberado un carril. Los manifestantes, que se reunieron previo a la convocatoria de las agrupaciones de la izquierda clasista en el Obelisco, fueron reprimidos violentamente por Prefectura con gas pimienta y balas de goma. Como consecuencia hirieron en el rostro a Horacio A., un trabajador que hace un año que está desocupado. En otros puntos de manifestación, Panamericana y Ruta 197 y  en Avenida Vergara y Acceso Oeste, la Gendarmería evitó los cortes dejando a los manifestantes en las colectoras donde visibilizaron los reclamos.

Lo que no ha variado es la respuesta del gobierno. La ministra de Seguridad Patricia Bullrich manifestó que estaba harta de los paros y de los que no dejan a la gente ir a trabajar, en tanto hacía gala de la decisión de utilizar la fuerza para evitar cortes, declaración que hizo efectiva. Por parte del presidente Macri, fue llamativo su silencio. En el acto realizado en el día del Ejército en el Colegio Militar de El Palomar, habló acerca del rol de las fuerzas armadas en el siglo XXI y otra vez hizo hincapié en que hay que “dejar atrás el pasado y mirar al futuro”, desconociendo nuevamente el triste rol del ejército en la historia reciente.

Curiosamente, la celebración y el paro coinciden con el quincuagésimo aniversario del Cordobazo y la represión llevada a cabo contra trabajadores y estudiantes. No sorprende la omisión por parte de una administración que se caracteriza por mantener en el olvido toda acción en favor de la ampliación de los derechos de la ciudadanía. En aquel otoño cordobés de 1969 se logró la unidad de las dos centrales obreras representadas por Elpidio Torres y Atilio López una y por Agustín Tosco la otra, y también se sumaron a ellas los estudiantes secundarios y universitarios. En conjunto pusieron en jaque al gobierno de Onganía, obligando a su renuncia, un dirigente que había tomado el gobierno alegando que tenía “objetivos y no plazos”. En ese momento la unión de los sectores populares emplazó a la dictadura que estaba más preocupada por el largo del pelo y las polleras que por realizar un proyecto autónomo de desarrollo. Cuesta olvidar que fue el mismo ejército que realizó la “Noche de los Bastones Largos” anulando el desarrollo tecnocientífico y luego la más brutal represión de la dictadura instalada en 1976 que destruyó el tejido social, cultural, político y productivo y que todavía se está tratando de reconstruir.

A cincuenta años de dicha gesta, la historia se repite y las centrales obreras, frente a otro contexto, se vieron en la obligación de dejar de lado las divisiones internas y poner frente al gobierno la imagen de unidad contra las políticas que están dejando a miles de trabajadores en las calles, tanto por parte del Estado como para el sector privado. A la inútil cuenta desde el gobierno de calcular el “costo del paro” se le contraponen los datos de INDEC que señalaron una retracción del 14,5% en las ventas de supermercado para marzo de este año, y del 16,6% en grandes centros de ventas (shoppings), ambos reflejos directos de la retracción del mercado interno y de la destrucción sistemática de toda actividad industrial.

Los dirigentes sindicales en las respectivas conferencias de prensa dejaron en claro que la medida de fuerza es en directa oposición a las políticas económicas del gobierno. En la sede de Camioneros, desde el Frente Sindical para el Modelo Nacional (FCMN) Sergio Palazzo de la Bancaria corrigió al ministro Dante Sica por el cálculo del paro “Si corrigieran la política económica y modificaran la base salarial solo el uno por ciento el crecimiento sería de 80 mil millones. Entonces habría más consumos y más trabajo”. En el mismo sentido Hugo Moyano señaló que “El paro tiene un altísimo acatamiento y eso demuestra la necesidad del trabajador, el desempleo, el jubilado de expresar el mal momento que están viviendo. Acá todos se ven afectado por la política económica y por lo tanto no debe sorprender el alto rechazo que se está expresando”. También rechazaron las acciones violentas tomadas por las fuerzas comandadas por Bullrich contra los manifestantes. Así lo expresó el representante de los trabajadores mecánicos de SMATA, Mario Manrique, “La represión es la respuesta de los que no tienen respuesta. Este paro tiene una modalidad particular que son las ollas populares. Ahí está la verdad, por eso reprimen para que los medios hablen de eso y no de los verdaderos problemas que tienen los argentinos”.

Ante la pregunta sobre como seguir ante un gobierno que desde el discurso expresado en los medios de comunicación afines convoca al dialogo; pero ante las expresiones de los trabajadores no atiende y tiene una postura tozuda en sus políticas, Hugo Moyano dijo que la salida es en octubre. Aclaró que “los trabajadores no nos volveremos a equivocar” y ante los que están reticentes a la unidad de la oposición, remarcó que los que no se suman a estos esfuerzos están jugando “a favor del enemigo”.

Por parte de la CGT, desde la sede de Azopardo uno de sus secretarios generales, Héctor Daer, coincidiendo en el mensaje de sus pares destacó que “la sumatoria de los trabajadores más un sector mayoritario del pueblo se sumó a la convocatoria de la CGT para reclamar medidas urgentes contra las medidas económicas que fueron erosionado la actividad económica” y que “la mayoría del pueblo argentino acompañó la medida”. A su lado el otro secretario, Carlos Acuña, criticó las declaraciones de la ministra Bullrich a señalar que “No entiende que (el paro) es una herramienta constitucional que tenemos los trabajadores para que nos escuchen” al tiempo que señaló que “la gente nos está pidiendo alguna acción para mandarle un mensaje al gobierno, que se deje de hacer cortinas de humo”.

Pero no solo los trabajadores están en contra de las políticas llevada adelante por Mauricio Macri, parte de su propia base electoral también le está marcando los errores. La Unión Industrial Argentina (UIA) en un durísimo informe describe que en “Un contexto de caída de la actividad, el empleo y las exportaciones industriales y de inviable desarrollo del proceso productivo, se perdieron 133.796 empleos industriales en los últimos tres años –lo cual equivale a la destrucción de uno de cada diez empleos industriales– y hay medidas con sesgo anti-exportador que penalizan el agregado de valor de los productos destinados al mercado mundial”. Ante esto el gobierno no presenta mayor reacción o intención en el cambio de sus políticas, ni siquiera en pleno año electoral, donde su única estrategia es intentar poner presa a la mayor referente política del momento. La debilidad de Macri se está haciendo cada vez más visible. Desde su entorno cercano ponen en duda su reelección rescatando la imagen de la gobernadora María Eugenia Vidal o le llegan a proponer una interna desde sus socios radicales.

La destrucción del sistema productivo está en un punto dónde es más que necesario un profundo cambio en las políticas estatales. La cercanía de las elecciones asegura una paz social que desde la ciudadanía se mantiene por la esperanza que tienen en las instituciones y las posibilidades de un profundo cambio de rumbo. Las últimas movidas políticas marcaron la necesidad de volver a hablar de proyectos distintos al aplicado por el actual gobierno. La unidad en un proyecto inclusivo es la única salida que tienen los trabajadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s