Recuerdos del futuro

Por Lucia Diaz Mendez

¿Quién es el comisario? – Hebe de Bonafini les rozaba las narices a los policías que formaban el cordón sobre Plaza de Mayo. Se paró delante de uno y lo apuntó con el dedo índice, oscilante a la altura de la gorra. – ¿Dónde están las personas que se llevaron detenidas? Ojito con lo que hacen – dijo y los fulminó con la mirada. Más tarde, la policía montada reprimiría también a las Madres.

Mientras en las escalinatas del Congreso de la Nación, otrora exento de rejas, yacía Jorge Cárdenas bañado en sangre por las balas de la Policía Federal, el entonces Presidente de la Nación Dr Fernando De la Rúa se hacía presente en los televisores de las argentinas y los argentinos para decretar el Estado de Sitio en todo el territorio nacional.

Era 19 de diciembre de 2001 y la muerte se había llevado 30 compatriotas. Al otro día, el calor emergía desde el cemento sobre Diagonal Norte y se mezclaba con el humo de las gomas. El helicóptero se llevaba al Número Uno en la lista de responsables por los asesinados en el Argentinazo. De la Rúa sobrevoló la Casa Rosada y pasó de reojo la Plaza de Mayo. Con esa misma impunidad se murió ayer, en el 203 aniversario del Día de la Independencia.

Nuestro país a veces parece guionado porque, veamos, Gerardo Sofovich se murió el “Día de la Mujer”, Bernardo Neustadt falleció el “Día del Periodista” y De la Rúa, habiendo dejado el rumbo de la economía argentina a la deriva, sellado el Blindaje con el FMI y desabastecido los bolsillos de los ciudadanos y ciudadanas, se muere el mismo día en que conmemoramos la gesta patriótica más importante, una gesta cuyo génesis data de la Revolución de Mayo de 1810; esas rotas cadenas de la dependencia con el Rey de España. Un Rey al que no le pedimos perdón, ni tampoco sufrimos angustia por despojarnos de sus ataduras comerciales, como le gustaría hacernos creer el presidente Mauricio Macri.

Mauricio, que es Macri, que ayer estuvo en Tucumán para celebrar la patria, una patria acotada; o como diría Rodolfo Walsh: “La oligarquía cuando dice patria, quiere decir clase”. Y en ese festejo insípido, el presidente dijo que los argentinos de hoy nos parecemos mucho a los de 1816 porque “cambiamos el futuro”. Una expresión que, si seguimos la línea del clásico del cine “Volver al futuro”, implica cambiar los eventos que suceden fuera de nuestra línea de tiempo presente, y eso puede alterarlo todo en todas las líneas temporales. Pero para más precisión, ¿realmente el presidente ha cambiado el futuro?

Al mediodía y en la Ciudad de Buenos Aires, en el Hipódromo de Palermo el desfile militar revindicaba la figura de Aldo Rico y el levantamiento “carapintada”, que mantuvo en vilo al gobierno del por entonces presidente Raúl Alfonsín en los días previos a Semana Santa (1987), hurgando así en la herida fresca impartida por la dictadura.

A la par, pero en el Obelisco e inmediaciones del microcentro porteño, la policía de la ciudad impedía que organizaciones sociales, sindicales y políticas realizaran ollas populares y entregaran colchones bajo la consigna “La calle no es lugar para morir”. Los efectivos repartieron palos y gases lacrimógenos, y se llevaron dos personas detenidas.

El Argentinazo cumple este año su mayoría de edad, y esta Argentina que transitamos no parece muy distante ni muy distinta de la otra; son anacrónicas porque, al igual que De la Rúa, Macri ha entregado nuestra independencia económica al FMI, ha desabastecido la salud, la educación, los bolsillos y ha reprimido sin asco. Hasta se cobró la vida de Santiago Maldonado. Entonces, ¿cuál es el futuro que cambiamos del que hablaba el presidente? Sin dudas no es este, tan parecido a las noticias de ayer y tan doloroso como aquellos días. Pero, otra vez, sin dudas “cambio es el nombre del futuro”, como dijo aquel pingüino que llegó con la fuerza del viento del sur para apagar el incendio y reestablecer una patria que nos contenga a todos. Ojalá lo cambiemos, y esta patria vuelva a ser socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana.

2 comentarios sobre “Recuerdos del futuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s