La forma de la espada

 

“Las razones que puede tener un hombre para
abominar de otro o para quererlo son infinitas:
Moon reducía la historia universal a un
sórdido conflicto económico”
Jorge Luís Borges – La forma de la espada (1942)

Por Emiliano Delucchi *

Así como argentina se caracteriza por exportar jugadores de fútbol como ninguna otra nación en este mundo, lo que más exporta Puerto Rico al resto del planeta son músicos y cantantes de reggaetón. Considerando esto, el que una de las manifestaciones políticas más importantes en la historia de la pequeña isla sea encabezada por Ricky Martin, Bad Bunny y René Pérez (Residente), es el equivalente a tener a Lionel Messi y el Kun Agüero agitándola en Plaza de Mayo.

Sin embargo, mientras que las letras contestatarias de la banda Calle 13 otorgan cierta lógica a la presencia de René encabezando una columna, el hecho de visualizar a Ricky Martin, parado arriba de un camión, agitando una bandera del orgullo gay y apelando al constantemente al significante pueblo y llamando a la movilización a través de videos de Instagram impacto a más de uno.

Las convocatorias multitudinarias de los últimos días exigían la renuncia del gobernador demócrata Ricardo Roselló (Hijo del ex gobernador Pedro Roselló), quien ganó las elecciones en noviembre de 2016, pero en el día de ayer cedió a la presión popular y dimitirá el próximo 2 de agosto.

Vale destacar que Puerto Rico ostenta una extraña condición, solo aplicable a pocos territorios en el mundo, la de Estado libre asociado (en este caso de EEUU). Esta categoría otorga a los ciudadanos puertorriqueños el pasaporte estadounidense, por lo que pueden entrar y salir del territorio continental. Sin embargo, también cuentan con ciertas limitaciones, como la imposibilidad de votar en las elecciones presidenciales de EEUU que es, al fin de cuentas, donde se elegirá el futuro presidente de la isla. En cambio, sí eligen a un Gobernador y cuentan con una constitución propia similar a la del resto de los Estados que componen a la potencia de norte.

En cuanto a lo económico, el territorio que en estos días ocupa buena parte de los espacios de los medios de comunicación globales presenta varios problemas. Según un informe del Banco Mundial, en 2018 Puerto Rico era el tercer país con mayor desigualdad entre familias de todo el mundo y el primero del continente americano. Estos datos, junto al enorme peso de la maquila[i] en sus exportaciones, explican por qué a pesar de tener un PBI per cápita similar al de Italia o España, casi el 50% de su población se encuentra por debajo de la línea de la pobreza.

Una vez presentadas estas particularidades del territorio caribeño, surge la necesidad de explicar por qué, en un lugar con estas características, lo que da lugar a una enorme manifestación popular contra el gobernador resulta ser la filtración de un chat de la red social Telegram, en donde el Roselló escribía mensajes homofóbicos, sexistas y denigrantes tanto contra sus adversarias políticas como contra minorías en general.

En este sentido, es obligatorio leer el conflicto puertorriqueño en clave posmarxista, ya que, si bien los reclamos por las declaraciones de Roselló han logrado articular demandas, sus motores están claramente definidos y traccionan desde el plano simbólico, no desde el material. Así, buena parte de las ciudadanías del siglo XXI, parecen identificarse en mayor grado con los roles que ocupan en las jerarquías étnicas, de género e incluso de especie que con el desempeñado en la producción de riqueza, o al menos darle a los primeros una mayor relevancia a la hora de pronunciarse políticamente.

A partir del auge de las demandas alternativas a las tradicionales del siglo XX, que han tenido éxito no solo en la izquierda, sino en todos los partidos políticos del continente, desde muchos sectores surgió la pregunta acerca de la capacidad de transformación concreta que poseían estos nuevos colectivos. Cabe señalar que aunque podían existir en su interior demandas relacionadas con el conflicto capital-trabajo, su fuerza radica en el pluriclasismo.

De todas maneras, lo más probable es que luego de la renuncia del gobernador actual, asuma otro que mantenga a Puerto Rico en el mismo régimen de desigualdad y subdesarrollo, pero con una visión más contemplativa hacia las minorías y las libertades individuales. No obstante, desde que en 1948 asumiera Luis Muñoz Marín como primer gobernador elegido por voto popular, esta es la primera vez en la que un mandatario debe abandonar su cargo antes de tiempo, un hecho muy relevante y para nada menor.

Curiosamente, en esta colonia estadounidense los reclamos por las libertades individuales y en defensa de las minorías (en este caso sexuales) han logrado dar forma a una acción colectiva de enorme singularidad, que tuvo consecuencias políticas contundentes, aunque todavía no está claro cuál será su verdadera profundidad. En este sentido, será interesante observar si alguna de las facciones que históricamente están en pugna en Puerto Rico, una que clama por la anexión a EEUU y otra por la independencia, son capaces de capitalizar el reciente clamor popular.

 

[i] Sistema económico y de producción que consiste en el ensamblaje manual o unitario de piezas en talleres industriales ubicados en países con mano de obra barata, cuyo resultado son productos que tienen generalmente como destino un país desarrollado.

* Lic. en Comunicación Social (UNLaM)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s