“El poder de hoy y las izquierdas le tienen miedo al populismo”

Entrevista por Gala Kreisler

Con motivo de la presentación de su último disco, Populismo Rosa, la “unidad básica” de Sudor Marika nos recibió en un departamento antiguo, ubicado en pleno centro porteño. Mates de por medio, hablamos sobre cultura, política, populismo y Conurbano. Pasen y vean.

Con respecto a la estigmatización que hay hacia la cumbia como estilo musical en relación a su contenido machista, a la reproducción de estereotipos y a la descalificación de la mujer, estigmatización no recae sobre otros estilos donde el contenido machista está más disimulado. Tratándose de una banda que hace cumbia disidente ¿Qué opinan ustedes al respecto?

Rocío: Me parece muy interesante la lectura que hacés de esto de la estigmatización, porque tal vez siempre nos preguntan por las letras machistas de la cumbia y decimos que no es el único género que las tiene, pero pensarlo como una estigmatización en particular está bueno porque es verdad. Hay un ensañamiento.

Vicente: Creo que ese ensañamiento está atravesado por la clase, tiene que ver más con lo popular que con la cumbia. Hay una forma de hacer y de producir que está atravesada por la lógica patriarcal, y eso pasa por todos los géneros.

Nahuel: Si, cualquier cosa que atraviesa lo popular pareciera que es el coágulo que junta lo malo. Cuando se habla de abuso sexual, o de narcotráfico, en el imaginario circula que se da en los sectores populares; entonces también la misoginia tendría que ser solo en la música que escuchan prioritariamente en los sectores populares. Lo que toca lo popular siempre tiene que ser el foco donde cae todo lo malo.

¿La identidad de Sudor es algo pensado o que va evolucionando? Llama la atención cuando están en el escenario: pareciera haber una cierta igualdad entre todos (habitualmente hay unas 10 personas durante todo el show).

Vicente: Es un piropo casi. Está buenísimo que se genere eso. Si bien hay una jerarquía dentro del proyecto, tiene más que ver con temas de producción y la cantidad de tiempo que llevamos comprometidos con la banda (existe desde 2015). La “unidad básica”, que somos los que solemos estar desde el comienzo: Rocío, Nahuel, Seba (mi compañero) y yo. Hay algo que se comparte de la vivencia y el cotidiano que es Sudor Marika que es que no hay posicionamiento de uno por sobre el otro.

Nahuel: Esta unidad básica somos los que componemos las canciones, se forma una usina de ideas que circula entre nosotras. Sí hay diferencias, tensiones pero nadie puede decir “el líder” o “la líder” de Sudor es tal persona. En el escenario somos un montón, se arma una masa amorfa, eso sí puede ser más difuso y es interesante que suceda y lo podamos sostener. En las canciones, en general, están las tres voces y el sonido va transitando. Hay una tensión, no es una asamblea horizontal donde siempre circula todo de manera democrática, es más bien un horizonte a alcanzar.

“Lo que toca lo popular siempre tiene que ser el foco donde cae todo lo malo.” 

Siempre está presente la diversidad en sus temas y shows. En la última presentación (el show que dieron en Uniclub el sábado 6 de julio) invitaron al escenario a muchas mujeres, mujeres trans, activistas, no hegemónicas; algo que también se refleja en su público. Eso evidencia cierta generosidad.

Vicente: Pienso que tiene mucho que ver con esta idea de populismo. Tratamos de que el escenario sea un espacio, aprovechando su visibilidad y poder de comunicación, donde se puedan reflejar esas alianzas, esos diálogos. Por ejemplo, estuvieron las compañeras de “Yo no fui”[1], que son una organización con la que grabamos un tema y ayudamos a difundir el inmenso trabajo que están haciendo. Hay un deseo de que el espacio sea compartido con otros artistas, incluso es un privilegio para nosotros poder contar con la presencia de estas personas.

También es pervertir esa idea tan gloriosa que existe con respecto al escenario. Nosotros somos personas que no venimos del arte de toda la vida, salvo Seba que siempre fue músico.  Para todos los demás fue una experiencia re nueva. Hay gente de nuestro público que también ha subido al escenario con nosotros

Nahuel: También me parece que fueron las ganas de compartir con todos aquellos que habían participado del disco. Manada, Kevin, Susy, Yo no fui, Dani Umpi, enseguida se prendieron.

SM publico

¿Cuál es la proyección de ustedes en relación a Sudor? ¿Que su música se escuche en todos lados? ¿Que cambie la música?

Nahuel: En el disco está grabada la presentación que nos hacen en el festival que hicimos contra el G-20. Liliana Daunes nos presentó como “la banda que interrumpe el sentido común hegemónico”. No sé si tanto, pero me parece que esa apuesta es un horizonte.

Rocío: Si nos escuchan todos corremos el riesgo de volvernos parte de un mainstream musical, no tenemos ganas de ser eso. Militar las disidencias también tiene que ser conformar un espacio disidente en la música. Esto no quiere decir que si nos invitan a participar de circuitos que no son del under no vamos a ir, pero tampoco aspiramos a ser parte de Bailando por un sueño o estar en la tele.

“Militar las disidencias también tiene que ser conformar un espacio disidente en la música”

Nahuel: O cerrar un festival de verano del Gobierno de la Ciudad.

Rocío: En nuestra música hay algo de infectar, de contagiar, que existan cuestionamientos, que mientras estás bailando una cumbia haya algo de la letra que convoque a pensar algo que no habías pensado, incomodarte, hacerte alguna pregunta. El último disco, al igual que Las yeguas del Apocalipsis, tiene una ManiFiesta[2] donde decimos que “La cumbia puede ser la fuerza de una pueblada por venir”.

Nahuel: En ese sentido nos gusta bastante cuando tocamos en lugares que no son tan propios, como festivales que no son estrictamente LGTB. Está bueno estar en lugares donde pensamos parecido y podamos bailar lo que queramos bailar, pero por otro también nos gusta eso disruptivo de “¿Por qué una banda de cumbia disidente acá?”.

“Hay lugar para llegar” y “Porque nos dan la gana” son temas que tocan la temática de lo popular. Junto con “Honrar la birra”, son temas que hacen mover la conciencia y las caderas ¿Qué lxs inspira?

(Los tres se ríen, Vicente y Nahuel la miran a Rocío)

Rocío: Justo esas tres las escribí yo. Tienen una línea común, una afectación no sólo popular sino de algo que está vivo, habla de experiencias muy vívidas. “Porque nos da la gana” salió después de estar participando de las asambleas que se hicieron durante el verano para organizar el 8 M (paro internacional de mujeres). Fui a todas las asambleas, filmé e hice el video con esas imágenes y salió la letra que venía del calor de la asamblea.

“Hay lugar para llegar” también tiene algo muy vivo. Mezcla la historia de mi abuelo con una crítica a todas las medidas anti inmigración, racistas y puristas. Estamos contra todos los purismos, por la “Pureza cero”.

“Honrar la birra” surgió medio en chiste, lo que más nos gusta es la parte que dice “que vuelva un gobierno popular, que la birra empiece a bajar con sus medidas”.

“En nuestra música hay algo de infectar, de contagiar, que existan cuestionamientos.”

Vicente: Cuando la tocamos yo espero que llegue ese momento, como si por repetirlo se fuera a cumplir (risas).

Hay algo evidente en Sudor, que es lo performativo, esto de que el género no es, sino que se hace. ¿Le dan importancia a la imagen, los íconos, los símbolos, las palabras que usan y cómo se mueven en el escenario? El maquillaje, la ropa…ahora no están vestidos como en el escenario.

Nahuel: Nos descubriste (Risas).

Vicente: No es azaroso. Siempre hay una apuesta que se piensa, surge desde el comienzo cuando empezamos con la banda. Algo que estéticamente también generara sensaciones.

Nahuel: Es algo bien de las marikas. Para nosotras una oportunidad de mariconear más. A mí de chiquita me hubiese encantado pintarme las uñas, y eso estaba vedado. Es un momento para sacar todas las plumas. Que sigue siendo extraño igual que necesitemos una instancia artística o validada por estar arriba de un escenario para jugar un poco más. Con Vicente ahora vamos al trabajo con las uñas pintadas (Risas): Somos las más pesadas con eso, las queremos mariconear a las tortas y nos devuelven los shortcitos de lentejuelas que les tiramos (Risas).

Rocío: Es difícil ser lesbiana en una banda de marikas. Son modos diferentes de posicionarse en la vida.

“La cumbia puede ser la fuerza de una pueblada por venir”

Yendo al disco nuevo, “Populismo rosa”. El nombre proviene de una crítica que les hizo un lector de un portal troskista ¿Qué implica para ustedes ser el populismo rosa? ¿Qué significa como acto reivindicativo tomar un insulto que les hacen y ponerlo como nombre del disco?

Rocío: En ese comentario que nos hicieron en 2017 dijeron que éramos un populismo bien berreta como Village People o Madonna. Es un gesto que circula mucho en las disidencias: lo que para el sentido hegemónico es un insulto, para ciertas partes de las disidencias no, al contrario. Si, populismo rosa, bien berreta. La mayoría no somos musiques, se nos da la gana hacer canciones, escribir y hacer algo que tal vez no habíamos hecho. No buscamos la perfección ni ser especialistas en. No creemos que haya que tener un doctorado en música para hacer una canción. Cuando decimos berreta no es para menospreciar lo popular sino para decir “hacemos música con lo que tenemos, con lo que podemos y con lo que está al alcance”

Nahuel: Hay algo del populismo que también hay que tomarlo. La palabra populismo hoy tiene una carga peyorativa mucho más alta que puto, que trava, que travesti. Los medios se cuidan de decir puto torta o travesti como insulto, pero no se cuidan en ningún momento de usar populista en sentido negativo. Tiñe todo lo malo: así como en un momento homosexual estaba asociado a perverso, a violador, abusador de menores, y coagulaba todo lo malo, hoy se condensa en populismo.

De lo que tiene miedo el poder hoy, y de hecho también las izquierdas, es del populismo. Tanto izquierda como derecha lo toman para decir que no es el modo posible para vivir y para nosotras es el modo de vida donde mejor nos hemos sentido. A veces pienso, y esto es una apreciación mía, que es importante que los feminismos también recojan esto, que la organización política donde mejor pueden ser es en el populismo.

“La palabra populismo hoy tiene una carga peyorativa mucho más alta que puto, que trava, que travesti.”

Ustedes no solo se hacen cargo de que la música es política sino que también puede ser partidaria. ¿Es algo que se consensuó en la banda? ¿Hablan de política entre ustedes? ¿Militan en organizaciones? 

Rocío: Nadie milita en un partido político orgánicamente, aunque sí tenemos afinidad. Hay algo de los modos de organización de los partidos políticos que son un poco asfixiantes. A veces hablamos de “La sudor marika”, como si fuera una organización, pero no tenemos el cuerpo ni la sumisión necesaria para eso. Tener que acatar ciertas cosas que “te bajan” no va, estamos contra todo mandato.

Nahuel: Sin embargo, logramos cierto caudal político, si se puede decir así. Sudor Marika no tiene ningún closet: no vamos a ocultar que somos kirchneristas, que deseamos que Cristina pueda estar organizando algo de lo que pasa. En un momento donde muchos se replegaron porque no era lo que más garpaba, no era un momento cómodo para decir “soy kirchnerista” o “soy populista”, nosotros lo sostuvimos siempre. Alguna vez el gobierno de la Ciudad coqueteó con convocarnos a algún evento y nuestra respuesta es clara e inquebrantable.

También tenemos un mensaje para la izquierda, que en su momento tuvo el discurso de “son lo mismo”. Es increíble la cantidad de plata que se gasta en represión, hoy en día las taser son legales, durante el kirchnerismo estaban prohibidas por una orden judicial. Si la izquierda es la que pone el cuerpo en las movilizaciones, se tienen que dar cuenta que no da lo mismo. Trump en Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil y Macri en Argentina representan el avance de la derecha y el fascismo. Desde que ganó Macri en 2015 fuimos perdiendo algunos derechos. Una nueva victoria del macrismo puede tener resultados desastrosos, mucho más que los derechos perdidos.

¿Tuvo consecuencias negativas para ustedes ser una banda que habla de política? Por ejemplo, que no los dejen tocar en algún lugar.

Nahuel: Ahora no, pero en 2016, en el primer año de gobierno macrista nos caían inspecciones del Gobierno de la Ciudad. Nosotros notamos una persecución clara contra el movimiento minoritario que estaba haciendo arte. Nos levantaban los shows. Instagram nos borró una cuenta con 5000 seguidores por un video donde decíamos “Papá Noel, hay que recuperar la plata que se robaron los cipayos”.

Vicente: También dimos una disputa a nivel digital, dado que al principio Facebook no nos dejaban publicitar porque nuestro nombre infringía las normas comunitarias. Cuando preguntamos “¿Qué es lo que incomoda? ¿El sudor o lo marika?”.

Nosotras decidimos prescindir de la publicidad, pero sabemos que las fiestas que nos contratan pueden publicitar y a ellos no los censuran, porque solo usan el nombre; en cambio nosotros teníamos una postura crítica en las publicaciones.

¿Creen que su público se identifica con las letras, con los sujetos que protagonizan las canciones, o se trata de un consumo del “pink washing”: ir a ver bandas disidentes porque está de moda, algo que a veces pasa con las bandas de cumbia villera?

Nahuel: Creo que en parte responde a que, con el feminismo y la deconstrucción de los varones, las pibas de las orgas les recomiendan que escuchen nuestros temas y así se acercan al feminismo. Nos pasó en el último recital que veíamos parejitas de pakis, algo que antes no pasaba. Con respecto al pink washing No creemos que sudor pueda lavar nada, queremos ensuciarlo todo.

Vicente: Sabemos, porque siempre nos etiquetan, que hay agrupaciones políticas que incorporaron el feminismo, porque saben que si no se quedan afuera, movimiento que no paró de crecer en estos años. Suben historias donde están escuchando nuestras canciones, o nos vienen a ver.

Rocío: Algo que sucede también es que ya no pasa eso que pasaba antes que creías que eras la única torta de tu barrio, o el único puto. Yo no fui torta hasta que me vine a vivir a Capital, de repente había otras como yo que encima vivían cerca mío.

“Trump en Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil y Macri en Argentina representan el avance de la derecha y el fascismo.”

¿Encuentran diferencias entre el público que los ve cuando cruzan la General Paz?

Rocío: Sí, es algo que se nota. No quiero romantizar el Conurbano, sino que lo entiendo con que hay un disfrute mayor cuando la oferta cultural está restringida. En Capital tenés muchos shows para ver, de distintas bandas. Cuando vamos al Conurbano nos están esperando, se corrió la voz y hay mucho disfrute en nuestros recitales. De hecho, en nuestros temas mencionamos lugares como Morón, y en un tema hablamos de “los pibes y las pibas del Conurbano”.

Vicente: Sí, ese momento es genial, se genera algo muy bueno, muy emotivo. Es que nosotras somos una banda del Conurbano, somos de Dock Sud, de Avellaneda, ahí vivimos. También hemos tocado en unidades básicas en Moreno, Merlo, Morón… “hoy te vi pasar” (parte del tema “Lobestory”) transcurre en el Conurbano. Nuestros videos, nuestras canciones transcurren ahí.

Rocío: En nuestras canciones está muy presente la idea del barrio, y eso hace que te identifiques. Por otro lado, otra cosa que pasa es que cuesta mucho movilizarse a Capital, por eso también tratamos de tocar más allá de la General Paz. El ajuste es también un ajuste al disfrute.

[1] Yo no fui es una organización social que trabaja en proyectos artísticos y productivos en las cárceles de mujeres de Ezeiza y, afuera, una vez que las mujeres han recuperado la libertad. Más información en http://www.extensioncbc.com.ar/wp-content/uploads/voluntariado_yonofui.pdf

[2] Disponible aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s