Black Sabbath: 50 años de metal pesado

Por Nicolás Inchaurrondo

 

A mediados del siglo XVIII comenzó en Inglaterra la Revolución Industrial. A través de la implementación de diversas mejores en los telares, surgieron las fábricas textiles y de esa forma las máquinas empezaron a reemplazar la mano de obra humana. Esto provocó graves deterioros en las condiciones laborales de los obreros ingleses. En ese contexto mucha gente emigró del campo a las ciudades en busca de trabajo. Las que más crecieron fueron Londres, Liverpool, Manchester y Birmingham. También fueron las que más población aglomeraron durante esa época, y se transformaron en las capitales industriales de Inglaterra.

200 años después, otro fenómeno surgió en ese país, cambiando culturalmente al mundo: el rock se abrió paso entre los y las jóvenes de los años 60. El grupo The Beatles -su máximo referente- apareció a mediados del siglo XX y dominó la escena musical occidental. Pero la banda permitió el acceso de otros artistas. Si bien Londres y Liverpool se caracterizaron por ser las grandes capitales de la música en esa época, esta corriente se expandió a Estados Unidos, donde logró tener una llegada aún mayor al público.

Pero a fines de la década el “flower-power” comenzó a decaer después del Festival de Woodstock (1967), y aparecieron otros sonidos dentro del rock. En Inglaterra un grupo compuesto por cuatro jóvenes abriría un nuevo camino dentro de este género.

 

Industria del metal

En Birmingham, una ciudad que se caracterizó por el predominio industrial desde mediados del XVIII, aparecieron cuatro jóvenes que querían hacer música, aunque no querían subirse al “flower-power” de la época. Buscaban hacer algo diferente y justamente, de su cotidiano, crearon un nuevo sonido. Ozzy Osbourne, Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward formaron Black Sabbath en 1968 y, a partir de su primer disco homónimo grabado hace 50 años y lanzado en 1970, se convirtieron en la primera banda de heavy metal.

Estos jóvenes se criaron en Aston, una zona industrial de Birmingham, bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, y donde la salida laboral más fácil era insertarse en una fábrica desde la adolescencia. Esta característica sería definitoria en el sonido del grupo. Tony Iommi trabajaba en una fábrica y manejaba una compresora a los 17 años. En una jornada, su mano quedó atrapada bajo la máquina, lo que le provocó la pérdida de una parte de dos dedos.

Esto no le puso fin a su carrera como guitarrista, sino que gracias a su propio ingenio terminó de construir el sonido que tanto lo caracterizó. Se puso unas prótesis para completar sus extremidades, y bajó la afinación de las cuerdas para que sea más fácil tocar. De esa forma, logró un estilo pesado y oscuro, que dio origen al fraseo metalero del género.

Influencias: las fábricas y el cine de terror

El grupo comenzó a ensayar y buscaron un sonido parecido al que los había acompañado durante toda su vida. Rodeados de industrias repletas de maquinarias pesadas que emitían golpes metálicos, los jóvenes iban a encontrar una fuente de inspiración. Ese entorno que comenzó en el siglo XVIII, pero que terminó de concretarse con la inserción de las grandes máquinas en el siglo XIX, fue la musa inspiradora del heavy metal.

Además, tomaron otro arte para sacar ideas. Frente a su sala de ensayo había un cine, en el que estaban pasando una película de terror. Ozzy Osbourne cuenta en el documental “Seven ages of rock” de VH1 (2007) que alguien preguntó en uno de los ensayos: “¿No es raro que la gente pague para ver películas de terror?”. Esto inspiró al grupo a buscar el sonido tétrico, oscuro y profundo que tanto caracteriza al primer disco de Black Sabbath.

Esto se ve plasmado en el arte de tapa y en el inicio del álbum cincuentenario. Una lluvia es lo primero que se oye el primer track (también llamado “Black Sabbath”). De repente, en la tormenta, aparece la guitarra de Tony Iommi haciendo un fraseo pesado que suena como un trueno, acompañada por la batería de Bill Ward. De a poco la tormenta de sonido se va calmando, y en la tranquilidad aparece la voz de Ozzy Osbourne que canta: “¿Qué es esto que tengo frente a mí? Una figura de negro que me señala. Me doy vuelta y empiezo a correr”. 

Los y las jóvenes escuchaban eso, mientras que miraban la tapa del disco en la que se ve a una señora de pelo negro cubierta por una capa también negra, en medio de un parque descuidado, con una casa vieja de fondo. Y así, de esta manera, Black Sabbath, le dio origen al metal pesado dentro del rock, un género caracterizado por el sonido metálico, influenciado por las fábricas de Birmingham, y el terror que provocaban las letras y la música, provenientes del cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s