“Volvimos para ser mujeres”

Por Florencia Kordon

“Volvimos para ser mujeres, mejores”, dijo el presidente Alberto Fernández. Fue un lapsus. O, mejor dicho, un acto fallido que expresa una idea política que ratifica el camino para insistir en que efectivamente se volvió, pero para ser mujeres. En su honestidad, Alberto Fernández no tiene ningún problema en ser mujer. Lo considera un camino sensato hacia el que debe ir la sociedad toda. 

En psicoanálisis, el acto fallido es un mecanismo por medio del cual el inconsciente sale sin ninguna barrera de la represión. Aunque la persona tenga el discurso planificado y listo para ser dicho, queda algo que no pasa el tamiz de lo consciente. La verdadera idea de la persona sale a la luz, el discurso “falla”. El inconsciente juega una mala pasada. Pero el presidente opta por reírse de sus errores. En todo caso no es un error. En este desliz freudiano.

Muy por el contrario, en 2015 María Eugenia Vidal también hizo una confesión sin quererlo sobre su futuro gobierno en la provincia de Buenos Aires. “Cambiamos futuro por pasado”, dijo, sonriendo. Esta idea, que también parte de un desliz, no da importancia a sus hechos. Con desvergüenza, no conecta su discurso con sus actos. Y parece que esa era su idea original, a la luz de los hechos. 

Aunque no hizo referencia a la sanción de ley del aborto, Alberto dejó claro en todo su mensaje que va a  favorecer a los sectores populares, recuperando su poder adquisitivo, mejorando el empleo, controlando la inflación (que en febrero fue de 2%), y asegurándose en fomentar las políticas sociales para los que menos tienen.

Durante el Día Internacional de la Mujer (8M), el presidente manifestó su intención de que se termine el flagelo de los femicidios y también expresó su opinión favorable sobre la ley de Interrupción Legal del Embarazo. ¿Agenda feminista? Sí, podríamos decir que sí. Con motivo de la conmemoración, en el Parque Centenario, mujeres se reunieron por la sanción de la ley de ILE en medio de festivales artísticos y de concientización, donde la información sobre acceso a métodos anticonceptivos fue la estrella de la tarde. Esta reunión buscaba concientizar a las mujeres sobre cuáles son sus derechos.

Sin embargo, y más allá de los discursos, la erogación de fondos estatales resulta fundamental, ya que las campañas de prevención sobre el embarazo son el mejor recurso para estar informados.  Debemos poner nuestros esfuerzos en consolidar estos dispositivos, para después no tener que lamentar muertes en las mujeres o abortos clandestinos. 

También en este sentido, Mercedes D’Alessandro, titular de la Dirección de Economía, Igualdad y Género, propone resolver la brecha económica entre las mujeres y los hombres, porque la igualdad de derechos tiene que verse reflejada en la igualdad económica. 

Como se ve, este Gobierno dio su compromiso para que mujeres y hombres tengamos las mismas oportunidades laborales. La pregunta sobre la igualdad entre hombres y mujeres está latente. La gestión Fernández toma el desafío y lo lleva adelante. El lapsus expone una raíz interna, la misma que enarbola las banderas de la justicia social. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s