La política como tragedia

Por Natalia Palomo[i]

The time is out of joint, el tiempo está fuera de quicio. Este famoso postulado de William Shakespeare hoy está más presente que nunca.  Nos preguntamos qué relación tiene la política con el tiempo, y repreguntamos qué relación tienen ambos con la tragedia.

Eduardo Rinesi (2011) piensa la política como tragedia, y de este modo parte de la aceptación del conflicto como parte constitutiva de la política, en detrimento de la idea del consenso, poniendo de manifiesto la imposibilidad de poder satisfacer a todos los sectores de la sociedad.

En este tiempo de pandemia del Covid-19, con más de sesenta días de aislamiento social, preventivo y obligatorio “cuarentena”, ha quedado de lado la sensación idílica de consenso que reinó en marzo. Aquellas medidas políticas anunciadas desde la presidencia parecían socavar cualquier disenso en pos del bien común. Sin embargo, con el correr de los días la disputa por la significación de ciertos acontecimientos reavivó la tensión de los diversos sectores antagónicos dentro del campo social, dejando al descubierto que el conflicto es inerradicable de la política.

Pensar la política como tragedia, es pensar la política desde el conflicto, desde el antagonismo, y no intentar forcluirlo, sino aceptarlo como el motor que pone en movimiento los asuntos políticos.

Pensar la política como tragedia permite pensar en el rol del Príncipe, tomando a Nicolás Maquiavelo como el autor que marca un quiebre con respecto al comportamiento del mismo, constituyendo una moral política que difiere totalmente de la moral cristiana, reconociendo que la política se refiere más a los hombres que a los principios.

Y si nos referimos a Maquiavelo es menester señalar la relación entre la fortuna y la virtud, y cómo ambas conllevan en sí un componente trágico en el hacer del Príncipe, de donde se desprenden dos de las tres tragedias de la política que expone Rinesi en su libro Política y tragedia. Hamlet entre Maquiavelo y Hobbes.

Maquiavelo reconoció que existen sistemas de valores contrapuestos irreconciliables y que al elegir uno se renuncia a la totalidad del otro. El Príncipe debe debatirse entre sistemas morales antagónicos, y no puede salvar su alma y la república. Es decir, irremediablemente debe renunciar a alguna.

De dicho postulado se desprende la primera tragedia de la política, la de los valores que refiere a que el actor político siempre sitúa su actuar en un contexto de conflictos de valores, de valores antagónicos, contrapuestos entre sí. Y dicha elección se da en un contexto contingente donde nada le garantiza de antemano el éxito de aquello que emprenda. Aquí nos encontramos con la segunda tragedia de la política, la tragedia de la acción.

Maquiavelo va a tomar la figura de la fortuna, como lo incognoscible, como aquello que escapa al cálculo, aquello relacionado a la coyuntura, al tiempo que está fuera de quicio (the time is out of joint), acá la conexión con el principio. La tragedia de la acción es el reconocimiento de un límite donde la voluntad y la racionalidad política son sobrepasadas por las situaciones contingentes que pueden acaecer y escapar a la previsionalidad.

Pero así, El Príncipe que ocupa el espacio rector tiene que tomar una decisión y tiene que hacerse cargo de sus decisiones aun cuando no sea el responsable de las causas. Tiene que tomar medidas siendo consciente que se mueve en un espacio donde prima la contingencia, donde el antagonismo se presenta como el momento que instituye lo político. Tiene que tomar una decisión aun sabiendo que no se puede dejar contentos a todos, porque aquello que es inherente a la política es el conflicto, y que el consenso y la paz mundial sólo existen en los cuentos de hadas. Tiene que tomar una decisión aun sabiendo que el resto de mortales jamás comprenderán que El Príncipe busca obtener fines buenos aún en medio de la tragedia.

[i] Lic. en Ciencia Política. Docente. Maestranda en Teoría Política y Social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s