Humor social: la opinión de la ciudadanía sobre el aislamiento.

Investigación realizada conjuntamente entre Argumentaria* y COMUNA**

Nota:

La pandemia causada por el COVID-19 puso en tensión en todo el mundo el desempeño de los Estados y ubicó en primer plano el debate permanente sobre los modelos económicos y las acciones estatales que profundizan o atenúan desigualdades. En democracias modernas, las decisiones gubernamentales se disputan entre la urgencia y la opinión pública, esta última moderada por los medios de comunicación, sectores políticos, empresariales y sectores sociales. 

Desde el inicio de nuestro trabajo, desde Argumentaria y COMUNA hemos observado el debate político y la conversación social alrededor de algunos interrogantes: ¿El relanzamiento económico del país lo debe conducir el Estado? La idea o valoración sobre el papel que el Estado debe cumplir en el país, ¿es la misma que antes de la pandemia o cambió? ¿Son los medios de comunicación reflejo de las demandas ciudadanas?

De este modo, durante el mes de abril y mayo, realizamos un triple registro que permitió explorar y comprender los sentidos circulantes en la ciudadanía respecto de medidas que el gobierno fue adoptando ante la pandemia, con el objetivo de conocer el ánimo social a medida que van avanzando las semanas, la aceptación o rechazo al aislamiento y la mirada sobre los otros, entre varios aspectos.

El avance del primer informe “COVID-19 Y HUMOR SOCIAL Informe sobre apoyos y rechazos al aislamiento. Centralidad del Estado ante la pandemia”, consistió en una investigación cualitativa descriptiva, que se basó en la realización de entrevistas de tipo estandarizado, programado y estructurado por WhatsApp, el armado de un corpus de 2749 mensajes obtenido mediante el registro de opiniones y expresiones ciudadanas en plataformas que usan medios de comunicación para difundir noticias y la recolección de “memes” circulantes por la red WhatsApp.

Las entrevistas estructuradas realizadas a 40 personas de clase media y clase media baja de Gran Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires durante el periodo de indagación, afirmaron el apoyo a las medidas de cuidado a pesar del desgaste económico atravesado por los últimos años, adhiriendo al aislamiento entendiéndolo como una necesidad para prevenir los contagios. Los y las participantes fueron consultadas cada semana durante un mes, obteniendo un total de 160 respuestas que fueron codificadas y analizadas. 

Para corroborar la fiabilidad de la investigación, se contrastó con trabajos realizados por por Synopsis Consultores que indican que, en la cuarta semana de abril, el 74,9 por ciento de los encuestados apoyaban las medidas, y una encuesta del Observatorio de Economía Política y Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales, en la que el 87% apoya las medidas sanitarias y el 55% plantea “preocupación” en cuanto a la situación económica.

La incertidumbre es el elemento que se profundizó durante el avance de las semanas entre los y las entrevistadas, especialmente en los grupos etarios entre 25 y 45 años de edad. El país arrastra una crisis económica que no fue generada por la pandemia, pero la crisis sanitaria la profundizó. La incertidumbre sobre el momento de la reactivación de la economía y de normalización de la vida cotidiana emerge con mayor potencia en el período consultado. La responsabilidad de resolver esta demanda aparece, entre los y las entrevistadas, dirigida con nitidez al Estado, como actor que es objeto de una concepción paternalista, pero de forma no cognoscente según las expresiones obtenidas.

Cabe indicar que todas las personas entrevistadas tienen parte de sus ingresos económicos asegurados y se identifican como clase social media. Respecto de sus posiciones políticas, un porcentaje de las personas entrevistadas se identifican a sí mismas como cercanas al gobierno de Alberto Fernández, otras como apartidarias y otras como cercanas a la oposición de Juntos por el Cambio.

Es este sentido, hemos hallado que hay expectativas centradas aún por quienes se definen adherentes al macrismo o se identifican con una cultura “meritocrática o liberal”. Surge, entonces,  una suerte de “estatismo clasista”: los sectores medios que en general no visualizan ni reconocen el impacto de las políticas públicas en sus vidas cotidianas (como demostró un estudio anterior de Argumentaria, durante 2019), depositan ahora toda la responsabilidad de la resolución de sus vidas en el Estado, y solicitan también que les permitan a las personas con menores posibilidades económicas volver a trabajar. Hemos detectado en varias respuestas que la preocupación hacia estos sectores más desprotegidos se nota en el deseo de que puedan recuperar sus actividades y no tanto en que reciban auxilio con medidas como el IFE.

Foros virtuales: empate técnico

El estudio realizado sobre portales virtuales se basó en registrar 2.749 mensajes de usuarios de Facebook y Twitter, tomando la noticia sobre la pandemia publicada en ese momento que hubiese concitado la mayor cantidad de intervenciones del público, tomando solo los mensajes directos, no las réplicas e intercambios entre personas. Esos medios fueron Clarín, C5N, La Nación, Página/12, Radio Mitre, Télam y TN. 

En el registro de las opiniones expresadas en las plataformas virtuales de los medios de comunicación estudiados, los usuarios que se pronunciaron específicamente sobre la cuarentena fueron 247. En ese grupo se observa 47,7 % de apoyo (118), 46,1 % de rechazo (114), 6,0 % de apoyo crítico (15). Aquí visualizamos una primera tensión entre las expresiones de apoyo al ASPO en las entrevistas, así como en las encuestas mencionadas, y la postura en estos ambientes.  

Si bien también se planteaba la preocupación por la economía, se vislumbraba más fuertemente la polarización entre unos y otros, aparecía así la famosa “grieta”, que no se hizo visible en las entrevistas estructuradas. Volvemos a señalar que la particularidad de la intervención en los ambientes digitales es en muchos casos el anonimato. Por lo tanto, la responsabilidad es menor y, como consecuencia frecuente, la expresión es más virulenta o intolerante.

Supeditado a lo expuesto, de los mensajes estudiados se hallaron pronunciamientos sobre los medios que publican las noticias, y son abrumadoramente críticos. Del total de mensajes, se dan estas expresiones en 11,2% del total. Son 309 mensajes en los que la opinión sobre los medios o la forma en que informan o comentan las noticias es una parte del texto o lo ocupa en su totalidad. De ese total, 92,8% de estos usuarios critican a los medios, y apenas 7,1% expresa algún elogio o acuerdo. Viendo a las plataformas como un espacio de tribuna o hinchada de enunciaciones valorativas hacia con los medios.

El estudio destaca que ante la consulta por las manifestaciones trascurridas en el periodo explorado se observó que el impacto de las noticias en las personas entrevistadas se expresa en angustia y preocupación en comentarios de los y las participantes ante titulares o información periodística. Aun cuando esta no era oficial o institucional. También, en las entrevistas, algunas personas indicaron que dejaron de ver noticias porque les generaba ansiedad o desánimo. Por consiguiente, se advierte una posición crítica sobre el rol de los medios de comunicación y su responsabilidad social. Esta posición se detectó con mayor fuerza entre las personas simpatizantes del gobierno actual, quienes, al ser consultadas sobre las convocatorias a manifestaciones o protestas, direccionan la responsabilidad a medios masivos y “hegemónicos”. 

Las redes se presentan como un microclima y no como imagen de la sociedad. De este modo, solo en este tipo de virtualidad se ve un empate técnico entre dos posturas opuestas en discusión. Tomar estas como abarcativas puede generar errores interpretativos que no debe recaer la comunicación política. La desconfianza, la saturación y críticas hacia los flujos a los medios debe también leerse como un humor que, pasado cincuenta días del primer registro realizado por Argumentaria y COMUNA debe considerar las demandas a una información que permita conocer el fenómeno que atravesamos y no generar mayor pánico entre la ciudadanía, que atraviesa un momento de incertidumbre agotada de la confrontación. 

Concluyendo, los apoyos o rechazos a la medida de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, que ha modificado la vida y la cotidianidad de la sociedad argentina en su conjunto, dan cuenta de ciertos sentidos circulantes apropiados por una parte de la ciudadanía. La finalidad de esta investigación se basó entonces, en poder describir y profundizar en esos sentidos que no son de una sola casusa ni pueden ser generalizados, sino que tienen matices. 

Pronto, lanzaremos un segundo informe vislumbrando la modificación en la relación con las autoridades de la seguridad y una particular comprensión al control social.      

* Argumentaria, Investigación Social para la Comunicación Política. 

**Comunicadores de Argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s