Ariel Larroude: “Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada” no solo debe ser una declamación mediática, sino un pilar práctico de todo el Estado

Ariel Larroude es Director de política criminal del ministerio de seguridad de la nación, autor del libro “Crimen, política y estado” (prologado por Raúl Zaffaroni, EDIAR, 2019) y maestrando en “Inteligencia Estratégica Nacional” (UNLP). Poco más de un año después de nuestra charla, conversó nuevamente con Primera Generación sobre los temas más picantes de la coyuntura en cuanto a seguridad, sin dejar de lado una visión estratégica a mediano y largo plazo. Sostuvo que el respeto riguroso de la ley no solo debe ser una declamación mediática, sino un pilar práctico de todo el Estado.

La última vez que conversamos dijiste que querías una policía con
un gran sentido de la racionalidad y bajo una dirección político
criminal que tenga como fin reducir el delito, pero respetando el
estado de derecho.  ¿Que se está haciendo hoy para lograr ese
objetivo?

Apenas llegamos al ministerio el objetivo fue dejar de pensar a las fuerzas de seguridad como una extensión territorial del poder político. La gestión anterior se apoyó mucho en los cuerpos policiales para reprimir la conflictividad social emergente de su modelo neoliberal.  Por ello, el primer gran paso para replantear la agenda político-criminal fue recomponer la relación tripartita entre las fuerzas federales de seguridad, la ciudadanía y la Constitución Nacional, en el sentido de ajustar la actuación territorial de las agencias policiales al conjunto de principios, derechos y garantías de la carta magna.

Así fue como en los primeros meses se dieron de baja varios protocolos que nos alejaban de ese objetivo como el del uso de las pistolas TASER, el servicio cívico voluntario o el plan de “ofensores en trenes”, que posibilitaba a las fuerzas policiales a requerir documentos en las estaciones ferroviarias pese a no haber situaciones que ameriten la actuación preventiva de estos cuerpos policiales. No obstante, lo cierto es que apenas llegamos, vino también esta terrible pandemia y, obviamente, cualquier análisis que se realice sobre la reducción del delito y la violencia queda soslayado por la Pandemia del Covid 19.

Los cuatro meses de cuarentena han alterado de forma significativa los índices de criminalidad que, obviamente, tendieron a una baja muy fuerte al principio de la cuarentena y a un incremento natural en las últimas semanas debido a una mayor circulación de gente.  No obstante, debo destacar que el trabajo del ministerio y de las fuerzas federales durante el aislamiento preventivo, social y obligatorio fue fundamental. Apenas se inició la cuarentena estricta, se creó un Comando Unificado que hasta el día de hoy trabaja todos los días, las veinticuatro horas, monitoreando en tiempo real todos los controles y despliegues operativos de las fuerzas de seguridad en todo el país. Este dispositivo fue medular para evitar desbordes y gestionar el estado de conmoción y angustia de la gente. Ahora lo que resta es retomar rápidamente la agenda que nos propusimos al principio de la gestión y orientar el trabajo de las fuerzas federales en razón de los intereses político-criminales que surgen de las competencias naturales de las fuerzas federales de seguridad.

Cuando les tocó desembarcar en el ministerio de seguridad, en tu
caso particular como director de política criminal, ¿Cuál era el estado
de las cosas luego de 4 años de la conducción de Patricia Bullrich?

Bueno, la realidad es que no es necesario hablar en demasía sobre la gestión anterior. El pueblo eligió otra conducción política para que nos hagamos cargo de los problemas que tiene la Argentina, los que se han agravado por esta terrible pandemia. Por eso nuestro desafío es salir de esta crisis social con políticas sustentables a corto, mediano y largo plazo.

Más allá de esto -para no escapar a tu pregunta- solo voy a decir que la política criminal que antecedió a este gobierno estuvo construida sobre la base de un fuerte discurso represivo que se vio representado por un alza superlativa de las tasas de prisionización y de un fuerte proceso de revigorización policial que trascendió la órbita federal. De manera muy rápida se acentuó el paradigma del control territorial y de la discrecionalidad policial. Pero ojo que esto no significó un retroceso de bandas delictivas, de hecho, en lo que respecta al narcotráfico, hubo una cantidad impresionante de procedimientos, pero las incautaciones, en tanto cantidad de toneladas, tendieron a la baja en comparación con años anteriores. Lo que quiere decir que se prefirió perseguir a los consumidores, pero no a las grandes bandas. Por ello, ahora hay que concentrarse y redirigir el trabajo de las fuerzas federales para que los esfuerzos de los cuerpos policiales traigan consigo resultados que atenten de forma real contra los intereses económicos, logísticos y operativos de las redes criminales que tanto daño le hacen a la sociedad.   


Una de las primeras polémicas desde que empezó la pandemia
fue la del tratamiento a la población carcelaria y la disputa en torno
a si tenían o no derecho a salir transitoriamente por motivos
sanitarios. En los debates, uno de los temas recurrentes era el
hacinamiento y las malas condiciones generales que, además de promover
el contagio, dificultan la capacidad de reinserción. ¿Cuáles son las
bases que debe tener, hoy, un sistema integral que aborde la
problemática de seguridad y sistema penitenciario?

Hay que aclarar que la liberación de personas privadas de la libertad no ha sido una decisión del Poder Ejecutivo ya que no tiene competencia para decidir en ello. Por otro lado, el sistema integral de la cuestión penitenciaria es necesario para abordar la criminalidad, tanto para evitar que el delito se cometa como para el tratamiento ulterior de la persona egresada del penal. Esa integralidad debe estar enlazada a la creación de proyectos de vida por fuera de la actividad criminal, principalmente, en lo que respecta al delito ordinario que ocupa las tres cuartas partes de la población carcelaria.

En los últimos veinte años, la economía de consumo masivo de bienes y servicios ha sido un problema constante por la generación de mercados ilícitos que se han creado para la satisfacción de las demandas insatisfechas, por eso es tan importante que los problemas estructurales de la economía se resuelvan para que el delito deje de ser una opción rentable a corto plazo. Por otro lado, hay competencias ejecutivas que no forman parte de la estructura de seguridad pero que sin dudas forman parte de la agenda básica de una posible revisión de las bases estructurales

¿Cómo deben controlarse los presos que están hoy haciendo la
cuarentena en sus domicilios?

Repito, no es una decisión del Poder Ejecutivo por lo que no me voy a explayar sobre este punto. No obstante, lo cierto es que, si el poder judicial lo requiere, las fuerzas federales de seguridad, como auxiliares de la justicia, allí estarán para ocuparse de lo que haga falta.

El Estado no está para legitimar o deslegitimar la protesta porque estas son un simple canal de expresión.

Si bien una transformación de las fuerzas de seguridad lleva
tiempo ¿cuáles son las medidas que se deben tomar con carácter urgente
para suprimir los casos como el de Facundo Castro?

Algo dijo la ministra hace poco y de manera coincidente entiendo que las fuerzas de seguridad, no sólo las federales sino también las provinciales, reciben mucha preparación sobre derechos humanos y derecho constitucional en su etapa de formación, pero no así durante el ejercicio de su vida profesional. Eso es algo que debemos comenzar a trabajar de inmediato para que el programa operativo de las fuerzas no se desligue del conjunto de derechos y garantías que componen los plexos normativos de la república y que deben enmarcar la actividad de las fuerzas.

De todas maneras, hay que ser muy prudente de la investigación y de los pasos que la justicia vaya dando, lo que no quita que a tres meses de la desaparición de Facundo Castro no exista la obligación real de determinar responsabilidades en todas las escalas. La frase “dentro de la ley todo, fuera de la ley nada” no solo debe ser una declamación mediática, sino un pilar práctico de todo el Estado. Por otro lado, creo también, hay que seguir construyendo, como lo venimos haciendo día a día, una agenda de mayor racionalidad en las actuaciones policiales bajo una consigna clara: que las fuerzas de seguridad no generen más violencia que aquella violencia que intenta prevenir.  Para ello hay que seguir trabajando para dejar de lado la idea de vigorización y discrecionalidad policial de la administración anterior y seguir construyendo planes securitarios atados a los principios, derechos y garantías de la Constitución Nacional y a las necesidades reales de la gente, sin intereses políticos.

En los últimos días hubo mucha repercusión por la inactividad
de las fuerzas de seguridad en torno a la violación de la cuarentena
por parte de manifestantes que se aglomeraron en el microcentro.
¿Fallaron los controles a la circulación? ¿Hay una doble vara a la
hora de aplicar la fuerza represiva estatal?

Fueron controladas millones y millones de personas y fueron aprehendidas otras miles que no han cumplido con el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Esto demuestra que las fuerzas de seguridad han actuado correctamente y con apego a la ley. No obstante, en referencia a las marchas de los “anticuarentena”, debo decir que la gente tiene derecho de expresarse porque la protesta es un pilar básico de la democracia.

El Estado no está para legitimar o deslegitimar la protesta porque estas son un simple canal de expresión. Nuestra obligación es interpretar la palabra de cada sector de la sociedad, aunque estas vayan en contra del conjunto de políticas desarrolladas por nuestra administración. Lo que sí me preocupa es que haya un sector de la oposición que se aproveche del estado de necesidad que hoy tiene la gente capitalizando y radicalizando su angustia con fines que atentan contra la gobernabilidad. Fue mucho el esfuerzo que todos los ciudadanos hicimos como para buscar una ventaja política. Con esto hay que ser muy cuidadosos para no terminar con agresiones como las que se vivieron el pasado 9 de julio en el obelisco cuando fueron violentados algunos periodistas que cubrían esa protesta. En lo particular, creo que la oposición se debe un debate serio que licue internamente sus distancias para evitar posturas exacerbadas que solo encuentran asidero en redes sociales y algunos programas de TV pero no en la real política.

¿Cuál es tu opinión respecto a la actuación del jubilado en el robo de Quilmes?

Bueno, fue todo realmente lamentable. Tanto el robo como el homicidio posterior. Yo respecto a la responsabilidad penal del jubilado no me voy a expedir porque lo debe hacer la justicia. Sí, por el contrario, considero que debemos ser extremadamente cuidadosos en tomar posturas mediáticas que con el correr del tiempo pueden esmerilar la relación entre la ley y la ciudadanía.

No se puede alentar a que la gente salga a resolver los problemas de seguridad con mano propia porque eso atenta contra las instituciones creadas para evitar, justamente, la venganza privada. Es obvio que la provincia atraviesa un notorio problema de seguridad y que se necesita de la articulación de todos sus actores para resolverlo. Por eso desde este viernes, el Ministerio de Seguridad de la Nación reforzó la presencia de las fuerzas federales en distintos distritos de la Provincia de Buenos Aires, en un operativo que complementa el trabajo de la policía bonaerense que tiene, obviamente, la jurisdicción natural de su territorio.

Ariel Larroude. Director de política criminal del Ministerio de Seguridad de la Nación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s